Alan Farcas: “Emprendimientos tecnológicos deberían nacer con una visión global desde su inicio”

shutterstock_262775003
Una conversación con el cofundador de Nazca Ventures sobre el programa de coinversión con Chrysalis y temas como el 'valle de la muerte'.

A modo de introducción hay que decir que Alan Farcas es un emprendedor serial, de eso no cabe duda.

Además de ser cofundador del fondo de capital de riesgo Nazca Ventures, actualmente es el director de Innovación y Emprendimiento de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI). Ocupó el cargo de director ejecutivo de Endeavor por más de cinco años y fue director de la Escuela de Negocios de la UAI, además de realizar consultorías para organizaciones internacionales por más de 10 años. También es miembro del Directorio de Endeavor, InCuba (filial de Codelco), EcoSea, Centrovet, ASECH y Socialab. Ha invertido y guiado a numerosas startups.

Chrysalis comparte con los lectores de PulsoSocial una entrevista con Farcas sobre el programa de coinversión de Chrysalis y Nazca Ventures y sobre temas como el ‘valle de la muerte’, Silicon Valley y la formación de profesionales, entre otros temas.

(Lea: Chrysalis y Nazca Ventures lanzan convocatoria para startups única en Latinoamérica)

» ¿Cómo esta alianza beneficia al emprendedor que busca potenciar su startup?

“Porque lo que estamos resolviendo con esto al emprendedor es su necesidad de capital en el minuto que más le complica y que más necesita levantar dinero y hacerlo más fluido. Chrysalis es una incubadora que administra capital semilla y entrega y potencia emprendedores en etapas muy tempranas y nosotros, por su parte, somos un fondo que apoya a emprendedores que ya superaron la prueba de concepto y que necesitan escalar esa prueba de concepto en otros países, otros mercados o simplemente ir creciendo.

En esa lógica, la idea es que el emprendedor pueda focalizarse 100% sólo en crecer y que ya tenga avanzado el proceso de levantamiento de capital post-semilla y capital de riesgo, que somos nosotros, es super potente porque le permite focalizarse en el negocio y estar más cercano al objetivo de levantar capital, situación que siempre es más compleja”.

17074022125_e97d2e63a0_z
Alan Farcas, cofundador de Nazca Ventures. Foto: Incubadora Chrysalis.

» ¿Por qué con Chrysalis?

“Chrysalis ha sido una de las incubadoras más activas en el último tiempo y además están focalizados en las industrias que a nosotros nos interesan, que son las industrias de la tecnología y digitales con alta escalabilidad, entonces ahí hay un complemento y un calce muy bueno entre los objetivos de ambas organizaciones. Además, hasta la fecha hemos estado haciendo cosas juntos, entonces se dio naturalmente que avanzáramos en una alianza más formal de la que ya veníamos trabajando menos sistemáticamente”.

» ¿Esta convocatoria tiene un foco en alguna tecnología en especial?

“La incubadora de la PUCV tiene un punto de vista más amplio desde la mirada de la innovación y a cualquier industria donde se esté incorporando tecnología y nuevos modelos de negocios, nosotros compartimos esa visión, aunque nosotros tenemos un sello más característico en el mundo digital, como comercio electrónico, software, TI  y ahí es donde vamos a poner la mayor cantidad de esfuerzo en esta alianza. Independientemente que estamos abiertos a explorar otras áreas de nuestro foco principal, como puede ser la biotecnología, la biosalud e innovaciones en otras áreas. No descartamos estas verticales, pero nuestro foco principal es el mundo digital”.

» El temible ‘valle de la muerte’… ¿cómo poder sobrevivir a esta pesadilla?

“Efectivamente es muy difícil superar el ‘valle de la muerte’, porque todavía los ingresos son menos que los gastos y existe un estrés permanente. Hay varias razones. Por ejemplo, el mercado chileno es muy pequeño, por lo tanto, es difícil llegar al punto de equilibrio porque es complicado vender en Chile, y es por esto que los emprendimientos tecnológicos deberían nacer desde el inicio con una visión más global o al menos más regional.’

muerte2

Otra razón es la planificación. Simplemente, al no poder levantar plata en su fase semilla no se planifica bien y llega un punto en que se quedan sin dinero y en forma tardía tratan de reaccionar y no son capaces de llegar a tiempo a una ronda para cubrir ese ‘valle de la muerte’.

Y una tercera, es un tema probabilístico. Efectivamente muchas empresas de este mundo mueren en el intento, así funciona acá y en todas partes del globo y hay que entender también que un buen porcentaje de compañías de capital de riesgo no van a subsistir, entonces hay una lógica media ‘darwiniana’ en ese sentido”.

» ¿Se exagera la figura mesiánica que muchos tienen de Silicon Valley?

“Creo que hay que tratar de ver las cosas que son copiables para nuestra realidad y potenciarlo. Hay aspectos conceptuales muy potentes que hay que imitar. Uno es la confianza y como la gente allá interactúa y colabora para llevar adelante los negocios, eso es algo que sí deberíamos destacar y ver cómo se puede desarrollar con más fuerza en Chile. La lógica de que todo el mundo colabora con todo el mundo para sacar adelante los nuevos emprendimientos es muy potente.

Mercado de Capital de Riesgo en Silicon ValleyLo segundo es la masa crítica, es decir, cómo logramos que haya un volumen de negocios suficientemente alto para que se genere este círculo virtuoso.

Ahora, desde un punto de vista más local tenemos que ver cuáles son nuestras fortalezas y tratar de levantar proyectos que se apalanquen en ellas, en industrias como la minería o la acuicultura, donde proveedores nuestros podrían ser de escala global. Todos estos conceptos deberían fusionarse con algunas de las lógicas de Silicon Valley, pero no esperar que en el corto plazo en Chile tengamos un Facebook o un Google (ojalá así sea, señala Farcas), pero en términos de modelo deberíamos trabajar para digitalizar y escalar negocios más tradicionales y llevarlos a un siguiente nivel”.

» Innovación direccionada, ¿estás hablando de enfocar las tecnologías y emprendimientos a las necesidades industriales del país?

“Exacto. Hay mucho valor que generar allí, en cómo llevar las tecnologías a las necesidades de las industrias de Chile, industrias emergentes también cómo la astronomía, por ejemplo, o actividades que no son tan tradicionales. Pero también hay que darles la oportunidad a los que quieren hacer el nuevo Facebook y si quieren intentarlo que lo hagan. Lo que sucede es que en términos de esfuerzo país, creo que la gran parte debería estar orientada a potenciar los cluster ya consolidados y también los emergentes”.

» Relacionado a este nuevo enfoque que requiere el país, ¿cómo ves la formación en las universidades de estos nuevos profesionales ‘globales’?

graduacion-universitaria“Probablemente las universidades están jugando un rol de no destruir lo potente que están emergiendo las nuevas generaciones. No sé si los están ayudando a potenciarlos, pero al menos no los están opacando, en el sentido que las universidades están intentando modernizarse, generando plataformas para potenciar el emprendimiento y Chile es líder en la región, de todas maneras.

Ahora, de que podrían hacer más y enseñar ingeniería o desarrollo de aplicaciones o software de una manera mucho más sistemática sí, pero creo que en general los jóvenes ya vienen muy digitalizados y lo que hay que hacer es no molestarlos tanto. Y las universidades están lentas en este sentido, pero van por esa lógica”.

» ¿Ves algunos sectores  donde a los jóvenes les guste más desarrollar startups?

“En general los jóvenes buscan  problemas que les afectan a ellos y tratan de diseñar soluciones, como el mundo del transporte, las bicicletas, obviamente el mundo de las aplicaciones para servicios, restaurantes. Están muy enfocados  a los problemas de ellos, me gustaría que levantaran un poco la cabeza bajo del agua y vieran problemas más grandes que afectan a la industria, y que fueran capaces de interactuar con esas lógicas. Quizás tendríamos más emprendimientos de alto impacto”.

» ¿Modelos en el mundo para replicar?, ¿la varita mágica?

“Es difícil, hay varios ejemplos, pero tenemos un problema estructural acá que es la educación. La educación que tenemos en Chile hace que no más del 5 a 10% de la población pueda soñar con ser un emprendedor de alto impacto porque el 90% restante no tiene las herramientas. Entonces, por mucho que estemos viendo modelos globales, mientras no resolvamos estructuralmente este tema va a ser difícil que podamos avanzar seriamente, porque lo más importante es que haya más gente con potencial de ser emprendedor, porque estamos dejando mucho talento debajo de la mesa porque no le damos la oportunidad. Ahí está el gran desafío en el corto plazo.

Y después la situación va a caer por su propio peso. Gente talentosa con las herramientas, y sin que la molesten mucho, van a ser buenos emprendedores”.

» Para terminar, ¿algunos consejos a los que ya están emprendiendo y quieren llegar a las grandes ligas?

“Armar un buen equipo, tener las competencias y habilidades relativas a lo que me estoy metiendo y pensar en grande desde un inicio. Intentar resolver un problema global”.

Fuente imagen destacada