Valoraciones “astronómicas”: ¿Burbuja tecnológica o una oportunidad de crecimiento?

magic-of-bubbles
Compras como la de WhatsApp por US$19.000 millones; valoraciones de startups como Uber en más de US$40.000 millones, y Nasdaq llegando a máximos históricos revivieron el fantasma de una burbuja tecnológica.

Compras como la de WhatsApp por US$19.000 millones; valoraciones de startups como Uber en más de US$40.000 millones, y Nasdaq llegando a máximos históricos revivieron el fantasma de una burbuja tecnológica.

(Lea: Resiliencia y 9 razones de por qué es poco probable que haya otra burbuja tecnológica)

El nuevo negocio ya deja a varios jóvenes menores de 18 años  como multimillonarios y a grandes empresas peleando por hacerse a los mejores emprendimientos. Y es que los gigantes del sector están de compras. Entre 2014 y lo que va corrido de este año, Google ha adquirido 38 startups, entre ellas el fabricante de dispositivos para el hogar Nest, por US$3.200 millones. Yahoo ya suma 18 compañías y Apple por lo menos 10.

Facebook llega a un total de 11 compras, pero tiene el récord de la adquisición más costosa con la app de mensajería WhatsApp por US$19.000 millones. También compró Oculus VR, la empresa de cascos de realidad virtual.

¿Están pagando caro estas empresas tecnológicas por las startups? Los expertos aseguran que en muchos casos es prematuro decirlo. Sin embargo, Alan Colmenares, vicepresidente ejecutivo de Tappsi, explicó que es muy posible que algunas de estas compras salgan mal, aunque WhatsApp, por ejemplo, ha sido buena inversión.

“Al principio algunos pensaron que Facebook estaba loco, pero ahora le dan la razón. La red social tiene que ganar una batalla hacia el futuro  con las fotos. Tiene que ser el lugar en el que la gente pone sus fotos y por eso compraron a Instagram. WhatsApp es una de las aplicaciones en las que más se mueven imágenes”.

Estas empresas le apuestan al futuro. Google con Nest quiere entrar a jugar en el ‘Internet de las Cosas’, por ejemplo, y Amazon con Twich (US$970 millones) busca un espacio en el mercado de los videojuegos. El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, dijo que su apuesta ahora es por la realidad virtual y los videos 360°.

¿Dónde está la burbuja?

A principios de este mes, el índice Nasdaq (que reúne algunas de las principales acciones tecnológicas) superó la barrera de los 5.000 puntos, cifra que no se veía desde hace 15 años cuando estalló la ‘burbuja de las .com’. En ese entonces las empresas tecnológicas aumentaron estrepitosamente su valoración en bolsa y luego ‘cayeron como cocos’, lo que desencadenó el cierre o fusión de varias de ellas.

Ante los recientes resultados del índice, se empezó a hablar de una nueva burbuja. Sin embargo, la presidenta de Nasdaq, Adena Friedman, le salió al paso a las críticas, al señalar que “hay una razón para las valoraciones que estas compañías están recibiendo” y está basada en la oportunidad de crecimiento a nivel mundial.

Adolfo Lázaro, socio de Bulltick Capital Markets, explicó que la situación actual es totalmente diferente a la del 2000, pues el riesgo no lo toman los inversionistas privados, sino los institucionales como los fondos de capital de riesgo.

“Yo difiero de la visión de que la burbuja se esté viendo en el Nasdaq, la verdad es que empresas privadas que todavía no salen a bolsa tienen unas valuaciones astronómicas y eso probablemente sí es una burbuja”, explicó. Es decir, la sobrevaloración se está viendo en las empresas que están levantando capital con inversionistas privados.

Actualmente, las valoraciones son altas y han subido a un ritmo vertiginoso. De acuerdo con cifras de  Dow Jones VentureSource y el Wall Street Journal, el número de startups valoradas en más de US$1.000 millones pasó de 42 en enero del año pasado a 74 en este año y compañías como Uber, que en la primera mitad de 2014 costaba US$17.000 millones, ahora está avaluada en US$42.500 millones.

Dentro del grupo, están aplicaciones como Pinterest  (US$11.000 millones), un servicio para postear fotos e imágenes; Dropbox (US$10.000 millones), para el almacenamiento en la nube, o Spotify (US$4.000 millones), con el streaming de música.

Carlos Castañeda, director Wayra Colombia, confía en que los ejercicios de valoración son más acordes a la realidad del mercado ahora que en 2000. “Estas apuestas se hacen a futuro, sobre las capacidades de generación de dinero de las empresas, a partir de los usuarios que tienen”, explicó.

Lo que llama la atención es que en el top de las 10 aplicaciones, la relación entre la valoración y el financiamiento real supera las 15 veces. Por ejemplo, Snapchat, la aplicación en la que los mensajes se pueden ver por corto tiempo, está avaluada en US$15.000 millones, pero su financiación real llega a US$815 millones, es decir que la valoración es 18 veces superior a su dinero.

Riesgos de no estar en bolsa y no tener claro el negocio

Mark Cuban, uno de los inversionistas más importantes de Estados Unidos, escribió en un blog en Business Insider, que la burbuja actual es peor que la del 2000 porque las empresas no cotizan en la bolsa y se están haciendo grandes inversiones en aplicaciones que en realidad no se sabe cómo ganarán dinero. Adolfo Lázaro manifestó que si las personas del común tuvieran acceso a la inversión en estas startups habría preocupación, pues en muchos casos no hay suficiente sustento para el aumento de las valoraciones. La República

apps3401-1000