Solo existirá un Silicon Valley

shutterstock_180558677
César Salazar, partner de 500 Startups, explica por qué no es conveniente hablar de construir el "Silicon Valley Mexicano" o el "Silicon Valley Colombiano".

[Agradecemos a César Salazar de 500 Startups por compartir su post con los lectores de Pulsosocial]

En los últimos meses he viajado y observado de cerca lo que ocurre en ciudades como México, Bogotá, Santiago, Buenos Aires y Madrid. Han sido visitas magníficas y he logrado conectar con decenas de emprendedores e inversores de primera. Sin embargo, recurrentemente me encuentro con una situación que considero bastante dañina. La mayoría de la gente en estos ecosistemas de innovación está frustrada porque aún están lejos de siquiera parecerse a Silicon Valley.

La idea de poder replicar el éxito del Área de la Bahía de San Francisco es una que constantemente se menciona en foros, prensa y conversaciones cotidianas. Principalmente aquellos que no han visitado la zona, asumen que se puede copiar y que los esfuerzos deben estar enfocados a construir el “Silicon Valley Mexicano” o el “Silicon Valley Colombiano”. Sin embargo, no podrían estar más errados.

(Lea: Por qué Silicon Valley no es nuestra respuesta (y sí lo es Bollywood))

Roma no se construyó en un día

Es importante subrayar que Silicon Valley es un accidente. Para entenderlo hace falta mucho más que mirar a la Universidad de Stanford, los fondos de venture capital de Sand Hill Road o las instalaciones de desarrollo de tecnología militar de mediados del siglo pasado.

Para verdaderamente comprender Silicon Valley debemos regresar más de 150 años en la historia. Todo comenzó cuando ocurrió la gran migración de pioneros hacia la costa oeste. Como quizá lo hayamos visto en las películas, familias enteras arriesgaron sus vidas durante meses para llegar a una especie de tierra prometida; una región en la que supuestamente podrían asentarse y encontrar oro.

La mentalidad era fascinante. La gente cruzaba miles de kilómetros sobre caminos improvisados, con acceso limitado a agua y comida, bajo la amenaza de enfrentarse con nativos americanos sólo por la oportunidad de una nueva vida. Al llegar, muchos se dedicaban a la actividad por excelencia: la minería. Si tenían suerte tendrían que picar literalmente cientos de rocas con la posibilidad de encontrar una sola veta de oro. Sin embargo, en el evento positivo se justificaba el esfuerzo de todos aquellos intentos fallidos.

Si volteamos a ver la dinámica de industrias como la cinematográfica en Hollywod o la tecnológica en Silicon Valley, podemos apreciar cómo intentar cosas improbables en búsqueda de un resultado fuera de proporciones es una idea consistente tanto en el sur como en el norte de California.

La mentalidad pionera sobrevivió a través de más de un siglo y alcanzó a impactar la cultura de los primeros desarrolladores de computadoras de tubos al vacío y transistores. Más aún, dicha cultura se volvió tan característica que después atraería a los mejores del mundo reforzando así los conceptos más básicos.

Por si esto fuera poco, en la década de los sesenta la ciudad de San Francisco vivió uno de los movimientos sociales más importantes de la historia. En sus calles y parques comenzaron a reunirse grandes grupos de representantes del movimiento hippie. Los ideales de apertura, libertad y vida en comunidad de este grupo marcaron fuertemente la cultura de la zona. En parte, es gracias a estas ideas que en Silicon Valley se vive un ambiente de colaboración tan único, y que daría vida a ideas como el software libre y de código abierto, las desconferencias o los hackathons.

(Lea: Un consejo en primera persona: “Silicon Valley ya no es el mejor lugar para iniciar tu negocio”)

Florencia también fue única

Esta no es la primera vez en la historia que ocurre un fenómeno similar. Si regresamos algunos milenios podemos pensar en ciudades como Mesopotamia, Atenas, Roma, Constantinopla, Florencia, París o Londres. Cada una de estas ciudades en algún momento fue el epicentro intelectual de nuestra civilización.

Es interesante ver cómo en cada caso, la ciudad eje, además de gozar de un poderío económico y militar, era representativo de los grandes desarrollos intelectuales de la época. En otras palabras, cada una de estas ciudades tenía acceso al multiplicador intelectual más importante de la era y atraía a las mejores mentes a participar en las obras más ambiciosas.

En el caso de Mesopotamia fue la escritura, en el de Florencia fueron el comercio y el arte, y en el caso de Londres fue la industrialización iniciada por la máquina de vapor. Cada una de estas ciudades gozó durante un tiempo de la atención del resto del mundo. Miles de artistas migraban a Florencia para encontrarse con lo maestros toda vez que el arte era la fuerza que movía al mundo durante el renacimiento. Así mismo, a finales del siglo XIX, Londres era el lugar donde los ingenieros y científicos querían estar. El acceso a maquinaria y mano de obra calificada era una promesa única que marcó el paso del desarrollo de la civilización durante casi un siglo.

Es de esperarse que Silicon Valley ocupe el centro ideológico de nuestra civilización. Sin embargo, esto no será así para siempre.

Lo anterior, sólo para recalcar el papel que juega hoy Silicon Valley en la historia. Es más que evidente que las tecnologías de información y particularmente Internet están marcando el paso hoy en día. Estos multiplicadores intelectuales representan las mayores oportunidades de desarrollo y es de esperarse que Silicon Valley ocupe el centro ideológico de nuestra civilización.

Sin embargo, esto no será así para siempre. Internet un día será tan común como la energía eléctrica o la escritura y el mundo girará en torno a otras ideas.

Todos los caminos llevan a Roma

No quiero pasar por algo otro elemento importante en esta historia. Silicon Valley no representa la realidad de los Estados Unidos y tampoco está formado demográficamente por gente nacida en California. Debido a su tremenda fuerza de gravedad, la región atrae a muchas de las personas más talentosas y ambiciosas de nuestra generación. Un día en Silicon Valley significa convivir no sólo con gente proveniente de todo el país sino de todo el mundo. Son muy raras las nacionalidades, acentos e ideologías que no están representadas.

La región es de lo más diversa y heterogénea, cosa que resulta en el hecho de que no hay una sóla mentalidad de Silicon Valley, sino una mezcla de ideas que generan como consecuencia un altísimo grado de innovación.

Donde fueres haz lo que vieres

En conclusión, no todo es aceptar que Silicon Valley nunca podrá ser replicado. Si bien esta estructura social es un fenómeno único de la región, también es importante reconocer que Silicon Valley puede ser un estado mental. Existen valores y actitudes personales que bien pueden ser aprendidas.

La cultura de “pay it forward”, la ambición de transformar el mundo, la tolerancia al fracaso y el flujo abierto de conocimiento no tienen por que quedarse atrapadas en el Norte de California.

De hecho, es posible que el entendimiento de estos elementos esté nivelando el terreno de juego a nivel global y termine abriendo la oportunidad de resolver problemas complejos para muchos más.

Fuente imagen destacada