Ecuador utilizará el SDE como moneda electrónica propia

electronico-celulares-1
El Sistema de Dinero Electrónico (SDE), primera moneda electrónica apoyada por un Estado, permite de momento pagar algunos taxis en este país.

El Sistema de Dinero Electrónico (SDE), primera moneda electrónica apoyada por un Estado, permite de momento pagar algunos taxis en Ecuador.

Este “experimento”, por así calificarlo, del presidente Rafael Correa, es una muestra más de sus políticas económicas transformadoras, como las de eliminar el Sucre, la antigua moneda oficial y adoptar el dólar como moneda nacional.

“El gobierno de Correa quiere generalizar el empleo de esta nueva divisa, destinada prioritariamente a los más pobres”, escribió Sébastian Seibt en la página web del canal internacional France 24. “Ecuador se convierte así en el primer Estado del mundo que promueve la utilización de una moneda ‘desmaterializada’, gestionada por las autoridades públicas”.

dinero-electronico-ecuadorLas autoridades de Ecuador quieren que el SDE se convierta progresivamente en una forma de pago complementaria del dólar estadounidense, que es la divisa oficial desde 2000. La introducción del SDE ha empezado por los taxis: desde el primer día de febrero de 2015 es posible pagar las carreras en SDE, en todo el país; para ello basta tener abierta una cuenta corriente en el Banco Central ecuatoriano y disponer de un smartphone. A partir del 15 de febrero el sistema se puede utilizar para pagar otros servicios y hacer transferencias entre usuarios del SDE. Para finales de 2015 está previsto que se puedan pagar los impuestos en la nueva moneda.

Al contrario que el “bitcoin” (moneda electrónica muy cuestionada y prohibida en Ecuador desde julio de 2014), el SDE lo gestiona el Banco Central y tiene paridad total con el dólar, es decir que un dólar equivale a un SDE y el cambio variará de acuerdo con las fluctuaciones del billete verde y no circularán más monedas que los dólares existentes en reserva.

Pero “sobre todo, el SDE es un instrumento político. Cuando Rafael Correa presentó el proyecto de moneda electrónica, en enero de 2014, lo definió como una herramienta de justicia social”. Y, según el Banco Central de Ecuador, “en un país donde el 40 % de la población no tiene acceso al sistema bancario, será la herramienta ideal para reducir la exclusión financiera”.

La nueva moneda electrónica va a permitir que los más desfavorecidos puedan abrir una cuenta, sin tener que pagar los gastos de gestión habituales: para ello basta responder a tres preguntas enviadas por sms a través del teléfono móvil, dispositivo con el que cuenta más del 90% de la población del país. “El gobierno tiene prevista también la posibilidad de enviar las preguntas en quechua, lengua que habla una gran mayoría de los ecuatorianos más pobres”.

Según algunos economistas se trataría también de abaratar los gastos del Estado y caminar progresivamente hacia una “desdolarización” del país. Diego Martínez, economista y consejero del presidente Rafael Correa ha dicho en declaraciones al canal estadounidense CNBC que “Ecuador gasta tres millones de dólares cada año en cambiar los viejos dólares usados por billetes nuevos; un coste que se podría reducir considerablemente si la población pagara la mayoría de sus gastos por teléfono”.

Otros, como el economista estadounidense Lawrence White, piensan que el gobierno ecuatoriano persigue acabar con el dólar como divisa oficial: “La única razón económica válida para que el estado cree su propia moneda es la ‘desdolarización’ del país”, ha escrito en el blog Free Banking.

“Queda por saber –escribe el periodista de France 24- si los ecuatorianos acabarán teniendo la misma confianza en el SDE que la que tienen actualmente en el dólar; de momento, 6.000 personas, de una población de 15 millones, han aceptado probar la nueva moneda”. CIO América Latina

Fuente imagen destacada