Pompilio Roselli: “Msngr fue diseñado para los latinoamericanos”

msngr11
El director general para AL de Myriad Grop, creadora de la plataforma, confía en que tienen la estrategia adecuada para ganar terreno en México y la región.

Competir en el mercado de la mensajería instantánea móvil parece una labor titánica sobre todo si se trata de abrirse paso entre gigantes como Whatsapp, Facebook Chat, Line, Skype o WeChat que acaparan casi la totalidad de este mercado, al menos en México, de acuerdo con The Competitive Intelligence Unit (The CIU).

Myriad Group, una compañía suiza que desarrolla soluciones digitales de telecomunicaciones móviles, lo sabe. Pero la firma creadora de la plataforma Msngr confía en que tiene la estrategia adecuada para ganar terreno en México y América Latina: un enfoque a los usuarios que aún poseen un feature phone, y la oferta de un servicio de mensajería sin costo incluso si el usuario carece de saldo en su línea móvil.

“El mercado tiene opciones muy buenas pero Msngr viene con la propuesta de valor a los usuarios de que cuando no tengan crédito, puedan seguir hablando, cuando no tengan un smartphone, puedan seguir hablando y con la propuesta de los grupos fueron una necesidad de Latinoamérica. Msngr fue diseñado para los latinoamericanos y muy especialmente para México”. – Pompillo Roselli, director general para América Latina de Myriad Grop.

Msngr no es el chico nuevo del barrio. Desde hace tres años la firma forjó alianzas con los principales operadores móviles de la región, América Móvil y Telefónica, para integrar su plataforma de tecnología bajo las marcas Messenger Telcel en México, y Messenger Claro y Movistar Messenger en América Latina.

Desde entonces y hasta la fecha, la plataforma logró reunir 67 millones de usuarios registrados, de los cuales 30 millones provienen de México. Ben Travers, director senior de Producto de Myriad Group asegura que entre el 60% y 70% de ellos son usuarios de feature phones.

“México para nosotros es el principal mercado en Latinoamérica con el histórico que tenemos y creemos mucho en el crecimiento basado en México”, explicó Roselli.

El servicio estaba cerrado a los usuarios de las operadoras con quienes tuvieran la alianza por lo que, por ejemplo, en México sólo estaba disponible para comunicarse entre los usuarios de Telcel.

A mediados de este 2014, Msngr comenzó a ofrecerse a todos los usuarios de telefonía móvil con acceso a Internet, ya sean smartphones Android, o desde el navegador web por lo que es accesible desde feature phones y con la capacidad de enviar imágenes y formar grupos de conversación sin restricción en el número de miembros. En las próximas semanas también liberarán la aplicación para iOS (iPhone) y el sistema operativo Firefox OS.

Y su plataforma también se abrió a los usuarios de todas las compañías de telefonía móvil a nivel mundial, aunque su foco principal es Latinoamérica.

Sin saldo

Si bien Msngr es relanzada como una marca independiente, las alianzas con los operadores aún son fundamentales para lograr su cometido pues permitirán que sus usuarios utilicen este sistema de mensajería aún si no tiene saldo para los usuarios de prepago, un mercado objetivo.

Pero el directivo adelantó que en octubre anunciarán más alianzas de esta naturaleza aunque no especificó con qué operador móvil. En México, además de Telcel, también Telefónica (Movistar y Tuenti), Iusacell, y Virgin Mobile ofrecen servicios de telefonía móvil bajo la modalidad de prepago.

De acuerdo con el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), al primer trimestre del 2014 se registraron 88.8 millones de usuarios en la modalidad de prepago, lo que representó un crecimiento de 3.4% respecto al mismo periodo de 2013, y con una cuota del 84.7% del total del mercado.

Y la entrada de nuevos competidores al mercado de telecomunicaciones móviles en México también abre una oportunidad para crecer su presencia, consideró el directivo.

En los próximos meses, Myriad Group también dará a conocer una estrategia de monetización de Msngr cuyo éxito estará basado en el volumen de usuarios, así como nuevas capacidades que harán frente a sus competidores que integran además el envío de mensajes y hasta videollamada.

Ben Travers, director senior de Producto de Myriad, no descartó incluso que puedan explorar el sector de pagos móviles y transferencias electrónicas de dinero a través de la mensajería, como ya lo analiza Facebook.

Declive del SMS, el móvil

Los servicios de mensajería instantánea “over the top” (OTT) han comido mercado a los mensajes escritos (SMS). Tan sólo en México, en el primer trimestre del año, el envío de SMS registró una caída de 35.3%, respecto al primer trimestre de 2013, para alcanzar un promedio de 144 mensajes enviados por suscripción en el periodo, de acuerdo con el IFT.

El órgano regulador explicó que esta es la cifra más baja registrada desde el segundo trimestre de 2009, luego de que registrara su máximo histórico de 252 SMS en el segundo trimestre de 2012.

“Dicha tendencia a la baja podría atribuirse a la migración de usuarios a los servicios de comunicación vía conectividad de datos (por ejemplo WhatsApp, Skype, Messenger, Line, Telegram, entre otros)”, explicó el IFT.

Esta tendencia está obligando a que las compañías de telecomunicaciones móviles estén buscando alianzas y alternativas para sacar ventaja a los nuevos servicios.

“Ellos ven cómo evoluciona el SMS y quiere ponerse en una situación de que pueda ganar con esto. El operador sabe de esto, por eso le preocupa y quiere participar de esto”, explicó Roselli.

Strategy Analysis calcula que los ingresos provenientes de los SMS a nivel mundial cayeron 4% en el 2013, respecto al año previo al sumar 104,000 millones de dólares. Deloitte estoma además que en el 2013, los servicios de mensajería instantánea mermaron en 32,000 millones de dólares los ingresos provenientes de los SMS.

La firma de consultoría prevé además que en el 2014, aproximadamente 50,000 millones de mensajes serán enviados diariamente a través de plataformas de mensajería instantánea OTT contra 21,000 millones de SMS. El Economista