Mark Zuckerberg en México y Colombia: ¿’selfies’ o Internet para la pobreza?

e131d946eb4e56933e372d211515ace9_L
En México el presidente Peña Nieto se conformó con una foto al lado de Zuckerberg, mientras que en Colombia hubo un acuerdo para conectar a los usuarios.

Desde que tomó posesión como ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia (MinTIC), Diego Molano Vega adoptó el discurso de que Internet reduce la pobreza y genera empleos. A través del Plan Vive Digital busca conectar la base de la pirámide, es decir, a los más pobres. Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, lanzó en Colombia la aplicación Internet.org, como estrategia para conectar a los colombianos sin acceso a Internet. Zuckerberg se entrevistó con el presidente Juan Manuel Santos y con el ministro Molano para convertir a Colombia en el primer país latinoamericano en adoptar Internet.org después de Ruanda, Tanzania y Kenia.

A Facebook le conviene que haya más usuarios a Internet porque incrementa su base de suscriptores a la red social, lo cual se convierte en un atractivo para los anunciantes; Facebook tenía mil 120 millones de usuarios en el mundo (3T14) y aspira llevar Internet a las dos terceras partes del mundo que no tienen conectividad, es decir, 5 mil millones de personas. La publicidad móvil de Facebook ya representa 66% de los ingresos al tercer trimestre de 2014; subsidiar el acceso a Internet representa una oportunidad de mayores ingresos.

Colombia también quiere masificar Internet, alcanzar las metas de su política pública y dinamizar la economía. A finales de 2010, recién iniciado el mandato del presidente Santos, Colombia tenía 3 millones de usuarios de banda ancha; la cifra ha crecido 315.54% a 9.7 millones de suscriptores a septiembre de 2014.

Tanto Zuckerberg como Molano saben que las redes requieren contenidos, por lo que Internet.org proveerá acceso gratuito a 16 aplicaciones, entre ellas Facebook, Messenger y Wikipedia. Pero también saben que la asequibilidad y que los usuarios no saben qué hacer en Internet son las principales barreras para que la población se conecte.

El acuerdo de Internet.org fue con el operador Tigo que al tercer trimestre de 2014 tenía una participación en el mercado móvil de 16.22%, según el Boletín trimestral de las TIC. Tigo es superado por Claro de América Móvil (54.66%) y Movistar de Telefónica (23.48%). El costo de conectarse a Internet.org y sus 16 aplicaciones será financiado por Facebook en teléfonos celulares de gama baja.

De esta manera, Zuckerberg aminora las críticas que se le plantean, en el sentido de que aplicaciones como Facebook o Whatsapp utilizan la infraestructura de telecomunicaciones y consumen datos pero no contribuyen con la inversión necesaria para el despliegue de redes de banda ancha. Y es que 85% de la población mundial tiene cobertura de telefonía celular pero sólo 30% tiene acceso a Internet.

Al mismo tiempo, Facebook desata otra discusión, la de la neutralidad de la red, con aplicaciones gratuitas; este tema es de actualidad tanto en Estados Unidos como en Europa, donde Facebook y otras empresas de Internet ha encontrado resistencias regulatorias.

Antes de Colombia, Zuckerberg también visitó México el 5 de septiembre de 2014. Fue invitado por la Fundación Telmex para el evento México Siglo XXI. Asimismo se entrevistó con el presidente Enrique Peña Nieto y se tomaron una selfie. Sin embargo, el gobierno mexicano no concretó ningún acuerdo con Facebook para conectar a 60 millones de mexicanos a través de Internet.org, a pesar de que la reforma en materia de telecomunicaciones de 2013 menciona que “el Estado garantizará a la población su integración a la Sociedad de la Información y el Conocimiento, mediante política de inclusión digital universal con metas anuales y sexenales”. En cambio, Telcel sí anunció nuevos planes comerciales con redes sociales ilimitadas, incluidas Facebook y Whatsapp, ambas propiedad de Zuckerberg.

En materia de políticas públicas de conectividad existe una diferencia abismal entre Colombia y México.

Para empezar, México ha carecido de un “predicador” de las TIC como lo es Diego Molano. El ministro TIC de Colombia logró traspasar el umbral de la reelección de Juan Manuel Santos y conservó su cargo, algo que no lograron, por ejemplo, Jaime Guerrero en Ecuador o Paulo Bernardo en Brasil, a pesar de que sus presidentes continúan en el poder: Rafael Correa y Dilma Rousseff, respectivamente. Durante el sexenio de Felipe Calderón, el país transitó por tres secretarios de Comunicaciones y Transportes y cuatro subsecretarios de Comunicaciones. A diferencia del país suramericano, en México no ha existido continuidad en las políticas públicas.

Tampoco ha existido un discurso político al más alto nivel a favor de la conectividad. Mientras Colombia está convencida de que Internet puede reducir la pobreza y ha centrado sus esfuerzos en licitar espectro y desplegar redes de fibra óptica que hoy conectan a 98% de los municipios, México limitó el impacto de la nueva Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión a la competencia en el mercado y la eliminación de la larga distancia nacional.

Hay una diferencia notable entre conectar personas y reducir tarifas.

Las comparaciones siempre resultan odiosas pero desde 2010 Colombia puso en marcha su Plan Vive Digital y ya está en ejecución la versión 2.0 hacia 2018; en cambio, México anunció hasta diciembre de 2013 la Estrategia Digital Nacional, la cual sigue sin ofrecer indicadores y no ha informado resultado alguno.

El Plan Vive Digital se propuso llegar a 8.8 millones de conexiones de banda ancha en 2014 y lo logró. Sus críticos aducen que la meta del gobierno fue poco ambiciosa pero se alcanzó. El Programa Sectorial de Comunicaciones y Transportes 2007-2012 de México planeaba llegar a 22 millones de usuarios de banda ancha, pero terminó el sexenio con 11.29 millones. Aspiraba a 70 usuarios de Internet por cada 100 habitantes en 2012, y concluyó con 39.8.

El Programa Sectorial de Comunicaciones y Transportes 2013-2018 del gobierno peñista señala que la meta a 2018 es que 50% de los hogares tengan Internet de banda ancha y 65% de la población acceda a Internet. Pero estas cifras contrastan con lo aprobado en la reforma constitucional. La Carta Magna dice que la política de inclusión digital universal “tendrá, entre otras metas, que por lo menos 70 por ciento de todos los hogares y 85 por ciento de todas las micros, pequeñas y medianas empresas a nivel nacional, cuenten con accesos con una velocidad real para descarga de información de conformidad con el promedio registrado en los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)”.

Según el OECD Communications Outlook 2013, México tenía en 2012 una velocidad promedio de Internet de 5.12 Mbps, mientras que el promedio de los países de la OCDE era de 44.44 Mbps. En el mismo año, Chile tenía una velocidad promedio de 25.71 Mbps.

En México el presidente Peña Nieto se conformó con una foto al lado de Zuckerberg, mientras que en Colombia hubo un acuerdo para conectar a los usuarios. En ambos casos, Facebook busca redituar sus plataformas, pero pareciera que sólo Colombia busca alcanzar sus metas de política pública.

mediatelecom

[Fuente imagen destacada]