Solo hay 4 razones por las que las startups no pueden levantar capital

511879296_dd302b1c9c_z
Así lo piensa, Gil Dibner, socio de DFJ Esprit en Londres, basado en los consejos que les da a startups a la hora de hacer el pitch.

Gil Dibner es socio de DFJ Esprit en Londres y gracias a los consejos que les da a startups a la hora de hacer el pitch se ha dado cuenta que levantar fondos se dificulta, en general, por cuatro razones:

1. Los inversores no están preparados para entender tu historia

Esto ocurre, por ejemplo, cuando el fondo solo ha invertido en startups de __________ y tu empresa, en cambio, se dedica a __________.

La solución: Haz tu tarea y simplemente no pierdas tiempo hablando con la gente equivocada.

2. Tu historia es demasiado pequeña

Dependiendo del tamaño del fondo/inversionista al que le estás hablando y su estrategia de inversión, la oportunidad que tu empresa representa puede no ser lo suficientemente grande como para ser una inversión atractiva.

La solución: Asegúrate de coincidir con los inversores en el valor probable de exit de tu compañía y asegúrate de no estar perdiendo algo en la valoración de la oportunidad.

3. No cuentas tu historia de una manera convincente

Si estás convencido de que la oportunidad es lo suficientemente grande pero los inversionistas de capital de riesgo todavía están dudando, podría ser que no estás transmitiendo tus conocimientos sobre el mercado de una manera convincente.

La solución: Paciencia, escucha, humildad e iteración. Ponte en los zapatos del inversionistaPregúntate a ti mismo qué es lo que necesitas escuchar o ver para superar tus dudas e invertir.

4. El narrador no inspira confianza

Es la razón más difícil de reconocer.

La solución: No es fácil, pero no imposible. Concéntrate en la auto-conciencia. Considera la posibilidad de contratar personas con más experiencia que tú mismo para reforzar el equipo. Y considera lo “impensable”: Si esta es la mejor idea que has tenido en mucho tiempo y sabes que es una verdadera máquina de hacer dinero, considera la contratación de un CEO o cofundador para dirigir la empresa.

“A veces, es el inversionista equivocado. A veces, es el fundador equivocado. Y a veces, es la historia equivocada por completo – y ninguna sutileza va a cambiar la forma en que se reciba esa historia”.

Revisa el post completo (en inglés)

[Fuente imagen destacada]