Día de la Protección de Datos: Un desafío para empresas y ciudadanos digitales

shutterstock_246394843
Es un deber y un derecho de los ciudadanos exigir a las empresas que respeten la privacidad y se adecúen a los más claros estándares de administración de los datos personales de sus clientes.
Por Ángela Maria Camacho
Directora de Asuntos Legales y de Gobierno
Microsoft Latinoamérica
 

La privacidad es un derecho esencial para la protección de los datos de las personas: Nos otorga como seres humanos la capacidad de controlar el acceso a nuestra información y actividades personales, nos presenta con la libertad individual para escoger qué información queremos compartir y con quién. La protección de nuestra privacidad y de nuestros datos se traduce en la posibilidad de tomar decisiones informadas sobre la manera en que se puede usar y compartir nuestra información, especialmente en el entorno digital, y en la forma de adoptar mejores prácticas para nuestras actividades en línea.

Microsoft se suma a la celebración del Día Mundial de la Protección de Datos Personales, apoyando una serie de iniciativas en Latinoamérica, destacando que la protección de los datos de los usuarios y su privacidad, es un pilar esencial de nuestros productos y servicios.

Salvaguardar nuestra privacidad tiene un propósito mucho más profundo de lo que imaginamos y es algo de lo que todos, como usuarios, debemos tomar conciencia y responsabilizarnos.

El verdadero desafío, por supuesto, es que los individuos y la sociedad, juntos, deben redefinir sus expectativas de privacidad en este nuevo mundo, sobre todo porque los intereses de quienes recolectan datos no siempre están alineados con los de los usuarios.

Hoy, como desde 2012, nos unimos al Día de la Protección de Datos para reafirmar nuestro compromiso por:

  • Sensibilizar a los ciudadanos digitales a entender mejor cómo se puede recolectar su información personal y los beneficios y riesgos de compartir sus datos personales; así como a inspirarlos a manejar más activamente sus vidas en línea.
  • Exhortar a las empresas a ser transparentes respecto de a cómo recopilan, utilizan y comparten información personal y comunicar con claridad los niveles de privacidad que ofrecen y sus controles de seguridad.

Es un deber y un derecho de los ciudadanos exigir a las empresas que respeten la privacidad y se adecúen a los más claros estándares de administración de los datos personales de sus clientes. En el caso de Microsoft, los datos son y serán siempre de los usuarios, siendo parte de nuestra labor el actuar como el mejor custodio de los mismos. Este es un compromiso que reafirmamos de forma constante, con ejemplos tales como la adhesión al nuevo estándar internacional ISO 27018 para la privacidad en la nube y a la “Promesa de Proveedores de Servicio a Escuelas K-12 para Salvaguardar la Privacidad de los Estudiantes”.

El nuevo estándar ISO 27018 establece controles muy estrictos a los proveedores de computación en la nube para proteger la privacidad de los usuarios, tales como la obligación de informarles el lugar donde sus datos se encuentran alojados, cómo se utilizan, notificar en caso de incidentes que comprometan sus datos y asumir el compromiso de no utilizar los mismos para fines publicitarios sin el consentimiento del usuario. Microsoft ya cumple estos controles con Azure, uno de nuestros principales servicios de nube empresarial.

Como parte del avance académico en nuestras sociedades, la introducción de la tecnología en las escuelas ha dado lugar a la creación y recopilación de muchos más datos sobre los estudiantes que antes, dando origen a nuevas preocupaciones en materia de seguridad y privacidad –en particular cuando se trata de menores de edad-. Esto obliga a padres, profesores y familiares a tomar medidas para que los estudiantes y los menores en general puedan aprovechar Internet evitando los riesgos a los que frecuentemente pueden verse sometidos, tales como: Exposición a comunidades dañinas. Actividades riesgosas, como divulgación de fotos y divulgación de información personal que podría comprometer su seguridad personal.

Bajo la “Promesa de Proveedores de Servicio a Escuelas K-12 para Salvaguardar la Privacidad de los Estudiantes”, el compromiso es seguir un conjunto de principios para proteger la privacidad de la información de los estudiantes, garantizando que el acceso a esta información sea limitada, se mantenga en privado, y se le dé un uso apropiado. Microsoft fue uno de los primeros firmantes de este importante compromiso apoyando decididamente el respecto a los datos de los alumnos.

En Microsoft estamos convencidos que los avances tecnológicos no tienen que ser a costa de sacrificar nuestra información personal y estamos seguros de que podremos seguir compartiendo fotos, almacenando archivos o trabajando de manera colaborativa si avanzamos sobre estándares comunes para la industria de tecnología. Mediante la comprensión de lo que significa vivir híper-conectados y en un mundo rico en datos, podremos construir y mejorar principios eficaces que nos permitan proteger efectivamente la privacidad individual, a la vez que disfrutamos de los beneficios que las nuevas tecnologías nos aportan como personas y miembros de una sociedad más equilibrada e incluyente.

Fuente original

[Fuente imagen destacada]