Start-Up Chile lanza fondo de seguimiento por US$63 M para impulsar el crecimiento local

shutterstock_68520652
El programa estatal acaba de anunciar una iniciativa que busca atacar uno de los mayores problemas que también tienen la mayoría de ecosistemas de la región.

Start-Up Chile, el programa estatal para desarrollar el ecosistema de emprendimiento en Chile, acaba de anunciar una iniciativa que busca atacar uno de los mayores problemas que también tienen la mayoría de países latinoamericanos: la dificultad de encontrar capital en etapa temprana para sostener negocios que aún no son rentables.

Y es que una de las características de los inversionistas de capital de riesgo en la región es que tienden a apostar por empresas jóvenes pero solo cuando obtienen una demostración real de tracción, y eso es algo fácilmente comprobable simplemente con mirar lo que ha venido ocurriendo. El problema es que las startups -muchas de las cuales son extranjeras- tienden a salir del país luego de terminar el programa y buscan montar sus operaciones en Estados Unidos o Europa donde puede ser más fácil levantar recursos. De hecho, solo el 15% de los emprendedores extranjeros que llegaban a Chile seguía viviendo en el país después de que se cumplían los seis meses de incubación.

Para resolver este problema y como una de las modificaciones que buscan maximiazar el impacto local del programa, Start-Up Chile ha creado un nuevo fondo de US$63 millones, llamado Scale, destinado a las startups más exitosas. Sebastián Vidal, director ejecutivo de Start-Up Chile, lo explicó así:

“Creamos un fondo de seguimiento, el primero que busca darle vida al ´valle de la muerte´. Va dirigido a las companías que tuvieron el mejor progerso durante estos seis meses, pero que también les haga sentido crecer desde Chile hacia el mundo. A esos proyectos, que van a aser como un 10% de los que recibimos anualmente, les vamos a entregar ese fondo¨.

A través de este fondo, Start-Up Chile ofrecerá CLP$60 millones -cerca de US$100.000 al cambio actual- en nueva financiación. Pero además de tener que demostrar la robustez en sus tasas de crecimiento, las startups deberán aportar un monto para hacerse a estos recursos: los US$100.000 representan el 70% de la financiación total y el emprendedor deberá aportar el 30% restante.

“Las nuevas empresas tienen que resolver la manera de encontrar ese capital, ese 30%”, le dijo Vidal a TechCrunch. “La gente en la industria con la que hemos hablado están muy cómodos con ese modelo”.

Por otro lado, las startups también deberán iniciar sus operaciones en el país, permanecer por lo menos un año -luego de los primeros seis meses del programa- y convertirse en mentores de tres emprendimientos que apenas estén comenzando.

“Creo que en los próximos dos o tres años vamos a empezar a ver empresa tecnológicas mucho más consolidadas y eso va a evidenciar que el ecosistema funciona. Va a haber un aumento en la retención del emprendedor internacional y una disminución del éxodo nacional”, le explicó el director ejecutivo a el diario El Mercurio.

[Fuente imagen destacada]