6 hábitos exitosos que todo freelancer debe conocer

7878279184_0d4aa074de_z
Conoce los aspectos fundamentales que te ofrece el homeworking y cómo sacarles el mayor rédito para ser un freelancer de éxito.

Un punto de inflexión obligatorio a la hora de pensar al homeworking como una oportunidad real de involucrarse exitosamente en el competitivo mundo laboral es la transición generacional que se sucedió a principios de los años 80.

Aquellas personas nacidas luego de 1980 son para la socióloga estadounidense Kathleen Shaputis quienes hoy en día llevan adelante todas las tareas del sector productivo de una empresa e impregnan a la misma su nueva visión del mundo y del trabajo.

Esta sinergia se produce cuando los estándares de la sociedad así como los valores inherentes a la misma cambian su eje de rotación y comienzan a vislumbrase cambios progresivos y superadores.

La generación Y, también conocida como “Millennials”, o “Generación del Milenio”, justamente nació con el apogeo de Internet, las secuelas del neo liberalismo y las crisis laborales a nivel mundial, como así también un rompimiento en ciertos parámetros sociales preestablecidos como la edad para independizarse del hogar familiar, las relaciones de pareja, la apertura mental hacia dogmas impuestas y las nuevas formas de relacionarse entre pares.

De esta manera se entiende con claridad como la modalidad freelance no sólo es una tendencia de moda, sino que constituye la identidad cultural de los nativos digitales y los pilares de contratación laboral que se suscitarán en los años y décadas venideras.

Con la irrupción de las nuevas tecnologías digitales, el auge de las redes sociales y una sociedad hiper conectada, la tendencia del teletrabajo o homeworking crece de manera aplastante en Estados Unidos y en gran parte de Europa. Se estima que en el país del norte más de 30 millones de trabajadores pertenecen a compañías cuya filosofía de trabajo es a distancia o semi presencial. En el viejo continente por otra parte, son cada vez más los casos exitosos de marketers, publicistas, comunicadores sociales o diseñadores gráficos –entre muchas otras actividades-, que han encontrado su nicho en el desarrollo de su marca personal, tercerización de tareas, asesoría o coaching para innumerables empresas de diversas industrias.

teletrabajo2Dentro de las ventajas más obvias destacan la posibilidad de trabajar sin un horario fijo, evitar los dramas de oficina y no tener que gastar tiempo ni recursos en trasladarse rutinariamente hasta el lugar laboral. Pero como todo paraíso tiene su manzano, convertirse en un freelancer y poder desarrollar una carrera exitosa depende de ciertas claves fundamentales que marcarán el pulso del crecimiento así como la proyección profesional futura.

Ya sea que te encuentres en la búsqueda de un cambio laboral que te permita explorar al máximo tus habilidades o bien que estés en la tediosa tarea de enviar constantemente tu currículum sin obtener los resultados esperados, la opción del teletrabajo se convierte en una atractiva manera de repensar tu futuro profesional.

Hábitos eficaces para desenvolverse como un freelancer de éxito:

1. Diferencia tu espacio

La idea de trabajar desde la comodidad del sillón mientras se desayuna tranquilamente es muy tentadora y por demás de gratificante, pero con el correr de los meses no contar con un espacio delimitado para trabajar y otro diferente para relajarse se torna contraproducente para la productividad laboral y la salud mental.

Es por ello, que sin necesidad de invertir las primeras ganancias en diseñar una oficina en el hogar, es importante contar con un ambiente dedicado exclusivamente para atender cuestiones laborales que se encuentre lejano de posibles focos de distracción como TV, ruidos, radio, consolas, etc.

Una alternativa diferente, pero útil en el caso de aquellas personas que convivan con otros miembros de la familia o prefieran salir de su casa ni bien se despiertan, es elegir algún barcito de la ciudad que cuente con buena conexión de Internet, y que no sea demasiado concurrido o ruidoso para poder realizar allí reuniones, llamadas y las tareas del día.

2. Establece un horario de trabajo

La típica jornada de lunes a viernes de 9 a 18 horas se desprende de los horarios fabriles posteriormente flexibilizados, que permitían a los dueños de las fábricas crear, ensamblar y enviar las piezas establecidas. Con el correr de los años, la esencia de un horario fijo de trabajo permaneció y se perpetuó meramente por una cuestión de orden.

Trabajar en modalidad homeworking permite elegir y moldear los horarios de trabajo de acuerdo a la actividad que se realice, pero es prioritario delimitar de antemano qué tiempo se utilizará para las tareas profesionales, y cuál se destinará para el resto de las actividades personales.

Por ejemplo, aquel que tenga a su cargo escribir artículos o literatura, o quien diseñe logos, páginas web o cualquier actividad que requiera creatividad y concentración, bien puede sentirse cómodo y más pleno trabajando hasta altas horas de la madrugada, donde se silencian los ruidos y las luces se apagan. Por otra parte, tener clientes o proyectos en el exterior donde la diferencia horaria es marcada también es un factor a tener en cuenta para establecer la mejor rutina laboral.

Crear el momento de mayor desempeño e inspiración varía según los hábitos de cada persona, pero para poder crecer en el mercado del teletrabajo es necesario pautar una jornada laboral que permita el orden y la concreción de objetivos delimitados.

3. Que tu vida social no caiga en picada

El homeworking para que sea exitoso requiere eficiencia, tiempo, dedicación y mucho entusiasmo y dinamismo. Pero una vez que los proyectos se van sumando y los clientes se vuelven fijos, es muy común que el teletrabajador termine contestando mails a toda hora, atendiendo llamadas de último momento justo antes de salir a hacer alguna actividad, o bien se vuelva una persona aislada y encerrada siempre en los mismos pensamientos.

6472493913_ab907e0432_b
Foto: Thomas Leuthard.

La oficina otorga, entre algunas virtudes, la posibilidad de esparcimiento, lugares comunes donde conversar, reír y generar salidas grupales fuera del horario laboral, y el enriquecimiento del trabajo cooperativo entre pares. El freelancer, por el contrario, centra su sociabilización en chats, llamadas por Skype o breves reuniones con los clientes que suelen ser concretas y sin mucho lugar para distenderse.

Para preservar la vida social, un freelancer puede favorecerse de sus horarios desmarcados asistiendo a jornadas, seminarios y congresos que le permitan establecer relaciones interpersonales, o bien puede realizar aquellos cursos, salidas o viajes que debido a las exigencias de la relación de dependencia quedaban truncos en el casillero del debe.

4. Invierte en tecnología

En la actualidad el mercado ofrece múltiples y variados dispositivos que pueden ayudar a capitalizar y administrar el tiempo de la mejor manera para lograr una productividad alta y potenciar la carrera profesional.

Desde notebooks, tablets, smartphones e infinidad de aplicaciones hasta una silla ergonómica y un headset con buena acústica, la tecnología es la principal aliada de quien quiera convertirse en un profesional freelance.

5. Delimitación de metas a corto y largo plazo

Abalanzarse hacia la persecución de los sueños, las ansias de independencia y el control de los horarios y el ritmo laboral es sin lugar a dudas el motor inicial que todo freelancer debe poseer, pero al mismo tiempo es necesario contar con un plan estructurado que permita sortear posibles obstáculos que se presenten: como clientes que no pagan a término o directamente no pagan nunca, vencimientos de alquiler, tarjetas o impuestos que no coinciden con el calendario de pagos de los proyectos, etc.

Asimismo, en una oficina tradicional el programa de aumentos y ascensos se encuentra pautado por las políticas de cada empresa particular, pero en el caso del profesional freelance estas tareas corren por su cuenta, por lo que es imprescindible delimitar objetivos claros y concretos para no dormirse en los laureles, pero tampoco desbordarse de entregas que lo lleven directo a un ataque de nervios.

6. Forja una buena reputación online

La antigua carta de recomendación o los contactos de conocidos que ayudan a conseguir una entrevista o un puesto laboral poco sirven en el mundo freelance. Puesto que muchos proyectos pueden venir del exterior o de otras provincias dentro de un mismo país, es clave contar con un perfil social intachable, permanentemente actualizado, y que muestre con sinceridad y especificidad los servicios que cada uno puede realizar.

LinkedIn, Google Plus, junto a una pagina web responsiva, SEO friendly y si es posible que cuente con un blog donde puedas compartir casos de éxitos de otros clientes, reflexiones o conocimientos sobre el área de trabajo es la mejor manera de resaltar e ir logrando un nombre en el mercado.

“Cuando tengas 80 años, y en un momento tranquilo de reflexión,
narrando sólo para ti la versión más personal de tu historia de vida,
el relato que será más conciso y significativo será la serie de elecciones que hayas hecho.
Al final, somos nuestras elecciones”. Jeff Bezos – Presidente y CEO de Amazon

DonWeb.com

[Fuente imagen destacada]