Economía Colaborativa: ¿Cómo la confianza y la colaboración están cambiando el mundo?

sharing_bike
La creación de nuevas tecnologías ha empoderado a los individuos para que generen grandes cambios mediante acciones colaborativas que contribuyen a dar soluciones eficaces a problemas locales y globales.

La Economía Colaborativa es un modelo basado en la cooperación ciudadana que busca que gobiernos, empresas y civiles replanteen su lugar en la economía y mercado global, siendo tal vez, uno de los caminos más viables para la transformación y bienestar mundial.

Estamos en una época en la cual el mundo necesita orientar sus dinámicas económicas y sociales hacia prácticas sostenibles que permitan maximizar resultados, ahorrar o reutilizar recursos y asegurar una mejor calidad de vida a las personas, tanto en el ámbito personal como en el colectivo.

La creación de nuevas tecnologías, que facilitan la comunicación, ha empoderado a los individuos para que generen grandes cambios mediante acciones colaborativas que contribuyen a dar soluciones eficaces a problemas locales y globales.

Según Jeremiah Owang, fundador de Crowd Companies, la Economía Colaborativa es la unión de tres ideas: el Maker Movement, la Co-Innovación y la Economía del Compartir. El primero hace referencia a la posibilidad que tiene cada individuo de acceder a herramientas que le permiten crear sus propios productos y contenidos; la Co-Innovación se entiende como el intercambio de información basado en una filosofía de código abierto, y la Economía del Compartir, como la producción y desarrollo de conocimiento como punto de partida para crear nuevos modelos de negocio fundados en la colaboración entre personas.

Para profundizar más en este tema, el equipo de youngmarketing.co y el laboratorio de contenidos de Young Marketing, tras un mes de investigación, desarrollaron un reporte cuyo objetivo es convertirse en una herramienta que aporte conocimiento valioso y a su vez, sea una ventana para observar algunas de las innovaciones más destacadas que están dando forma a este fenómeno.

¿De donde viene la Economía Colaborativa?

Esta es la primera pregunta que se responde en el reporte, mostrando un panorama en el cual la crisis económica del 2008 fue el detonante que motivó a las personas a buscar nuevas formas para obtener los bienes, acceder a los servicios públicos y, entre esos métodos, generar espacios en los que la comunidad pudiera comerciar objetos u oficios con otros individuos como principal prioridad

Gracias a diferentes infraestructuras que garantizan una mejor conectividad y la evolución de diversas plataformas y servicios, no sólo la democratización de la información se hizo más fuerte, también la manera útil y creativa de emplear estos medios como herramientas para facilitar y solucionar problemas mediante distintas formas de crowdsourcing y trabajo colaborativo como factor principal.

La nueva era del trueque

Otra gran característica de la Economía Colaborativa es el surgimiento de una nueva forma de trueque que aprovecha las posibilidades que brinda la tecnología para simplificar y facilitar el proceso de búsqueda de prospectos que puedan estar interesados en algún bien o servicio que usted ofrezca, convirtiendo a este método en una manera efectiva y confiable de efectuar intercambios comerciales.

Ciudadanía colaborativa: el futuro de las ciudades

Ya no basta con ser buenos ciudadanos en términos de cumplir satisfactoriamente con un rol burocrático, sino que se hace cada vez más necesaria una mentalidad orientada a lo común, en donde cada persona sea consciente de lo puede aportar al otro y de lo que puede construir en conjunto con sus pares.

En el documento se exponen distintos roles y acciones emergentes por parte de los ciudadanos que son coherentes con la Economía Colaborativa, tales como: reportería por y para los ciudadanos, crowdfunding ciudadano, vecindarios digitales, cocreación con un fin y ciudadanía unida dialogando con el gobierno.

Negocios colaborativos: del consumo al acceso

Finalmente está -en lo que respecta al reporte- el último componente de la Economía Colaborativa que se centra en la idea de cambiar el foco del consumo de la posesión a la accesibilidad.

La estructura de los negocios colaborativos se basa en la aplicación de nuevas tecnologías para establecer redes de intercambio de alquiler, de subastas o de comunicaciones establecidas alrededor de compartir bienes, espacios o servicios.

Young Marketing invita al lector a adentrarse en la revisión de este documento que promete dejar clara la definición de un movimiento que está cambiando la forma en la que funciona la sociedad, la economía y el gobierno, y que propone la adopción de principios de colaboración que dejan claro por qué trabajar en pro del bien colectivo trae como consecuencia el bienestar individual en todos los aspectos posibles.

Descarga el reporte sobre el futuro de la Economía Colaborativa aquí.

[Fuente imagen destacada]