Cuatro razones del por qué un cofundador es valioso para tu startup

tlC8KhNJR0CA2xdomLfx_DSC_0358-2
Lo interesante de tener un cofundador en tu startup es el rol que puede ejercer que permite balancear y hacerle contrapeso a tu visión, por demás subjetiva.

Hay ocasiones en las que una idea extraordinaria nos viene a la mente y pensamos que solo nosotros la podemos llevar adelante.

Más allá de aceptar el consejo que nos puede dar algún emprendedor exitoso o un mentor, lo cierto es que pensar en la figura de un cofundador al que habría que transmitirle e imprimirle nuestra visión podría echar al traste la ejecución. Sin embargo, en ese mismo riesgo puede radicar la clave para desarrollar una startup exitosa.

¿Podría aplicarse el dicho de que “dos son más que uno”? Tal vez sí, tal vez no. Lo interesante de tener un cofundador en tu startup es el rol que puede ejercer y es el de tener a alguien que permita balancear y hacerle contrapeso a tu visión, por demás subjetiva.

David Cummings, un emprendedor serial que ha fundado o cofundado compañías tecnológicas exitosas como Hannon Hill, Pardot y el centro de emprendimiento Atlanta Tech Village, escribió un post recientemente en su blog acerca del valor de un cofundador. Para él, estas son algunas razones del por qué un cofundador es tan valioso:

1. Las startups tienen momentos altos y bajos, por lo que tener un alma gemela en el camino ayuda a equilibrar las cosas.

2. Los cofundadores tienen conjuntos de habilidades complementarias establecidas de tal forma que la startup tiende a tener una experiencia más profunda en una etapa temprana.

3. Muchas de las decisiones en una startup no tienen una respuesta clara, lo que puede resultar en muchas discusiones, a menudo mejor si se hacen con un cofundador.

4. El equilibrio de los estilos de personalidad, alguien que le gusta pensar en grande con alguien que disfruta de atender los detalles, lo convierte en un equipo de mayor éxito.

“Un gran cofundador hace toda la diferencia. Ahora, tener dos, posiblemente tres cofundadores en total, es ideal, pero ten cuidado de tener demasiados en la mesa. Al menos, encuentra un cofundador sólido y ellos añadirán un tremendo valor”.

[Fuente imagen destacada]