Ana Carla Fonseca: “La creatividad es el activo más diferencial de una economía”

Crédito-Eddu-Ferraccioli
Esta brasilera, directora de Garimpo de Soluções, entiende la economía creativa como la transformación de la creatividad de las personas en recursos económicos.

Lo primero que dice Ana Carla Fonseca sobre la economía creativa es que hay dos formas de entender lo que significa. 

Y rápidamente la define con una frase simple que apunta a la transformación de la creatividad de las personas en recursos económicos, es decir, al cómo aplicar la creatividad en productos, servicios y propuestas que tengan valor monetario, un valor reconocido por alguien que quiera pagar por ellos.

Esta brasilera que habla muy bien el español y quien desde 2003 es socia directora de Garimpo de Soluções, empresa pionera en la economía creativa que genera conocimientos y desarrolla proyectos en economía, ciudades y empresas en los sectores cultural y creativo, sabe de la importancia de aplicar la creatividad: “Me parece muy importante esto porque mucha gente tiene talento, formación y capacitación, fue incubada, etc. pero falta algo para que pueda tener más posibilidades de ser exitosa en el mercado”.

Pero para entender la economía creativa Ana dice que es importante entender su contexto, de dónde salió: “No es casualidad que un concepto como el de economía creativa haya surgido a mediados de los noventa en una convergencia de varios factores como la globalización y una mayor presencia de los medios y las tecnologías digitales”.

Dice Ana que como respuesta a ese binomio entre la globalización y lo digital, surgió “una mayor competitividad de todo y una aceleración del ciclo de vida de los productos y servicios”, además de “una estandarización de los productos y servicios que se ve claramente, por ejemplo, en la telefonía móvil, las tarjetas de crédito, los productos bancarios, etc.”.

Ana enfatiza en la impresionante facilidad con la que hoy es posible transferir dinero e incluso transferirlo al extranjero, cosas que antes eran muy difíciles y burocráticas. “Esos cambios provocaron un shock en la economía”, dice y apunta a que antes era fundamental para la competitividad de la economía que un país tuviera mucho dinero pero hoy aunque un ciudadano no tenga esos recursos existen inversionistas de afuera, por ejemplo, a los que se puede aplicar.

Lo mismo ocurre con la tecnología pues “vemos toda una concentración de una empresa que compra otra y otra y otra, una startup que es exitosa en dos minutos y resulta comprable por otra, entonces todo eso ha sido muy acelerado”.

Por último, en este párrafo Ana explica la importancia de la economía creativa:

“Todos los recursos que antes era vistos como fundamentales para la competitividad hoy se fugan con una facilidad impresionante, de modo que el único recurso económico que quizás no es tan fácilmente transferible y que claramente no es negociable es la creatividad. Y por eso la creatividad que siempre fue un recurso económico importante ahora se convierte en el activo más diferencial de una economía”. 

Ana Carla Fonseca dictará la charla de apertura del IV Encuentro del Laboratorio Nacional de Emprendimiento C3+d: Creación, Cultura y Contenidos digitales que se llevará a cabo hoy en la ciudad de Bogotá a las 6:00 p.m. hora local. Si quieres asistir a la charla inscríbete en este enlace.