Cómo funciona Blackbox, la puerta de entrada para startups decididas a conquistar Silicon Valley

blackbox
Conquistar el mercado de US no es sencillo, pero un grupo de conocidos referentes del ecosistema de Silicon Valley brindan una puerta de entrada para las startups decididas a conquistar ese mercado

Para 2011, el argentino Agustín Badano ostentaba un buen balance para su startup Intiza, un software cloud que ayuda a las PYMES a gestionar las cobranzas y que tenía clientes en 15 países de habla hispana. Era el momento de empezar a captar clientes en US. “Queríamos abrir el mercado de allá por eso viajamos. Blackbox nos ayudó mucho” cuenta a PulsoSocial.

Definida casi como un “reality show”, en la experiencia de Blackbox unas diez compañías de todas partes del mundo se reúnen dos veces al año en una mansión de Palo Alto con el objetivo de entrenarse durante dos intensivas semanas en la cultura de SV y en todo lo necesario para entrar en el mercado de ese país y obtener herramientas qué proyecten globales sus productos.

“Mi participación fue en la edición de 2012. En general son 10 founders de 10 startups. En ese momento uno de los speakers que vino a hablar fue Dave McClure, con la intención de darnos consejos y contar su experiencia. Al terminar su charla me quedé conversando con él unos minutos y terminó invirtiendo en nuestra empresa, es un poco la dinámica que se termina dando al estar ahí” cuenta el emprendedor, que también se convirtió en embajador del programa así como el peruano Pedro Neira, CEO y co founder de Mi Media Manzana, Matías Fontecilla, co founder de BenchBanking y embajador de Chile y el argentino Gastón Irigoyen, que representa a Irlanda con su startup Guidecentral.

Agustín Badano
Agustín Badano

Badano explica que el grupo de personas que fundó el programa está muy bien conectado con el sistema de Silicon Valley:

“Toda la vida trabajaron ahí, fundaron startups y conocen a todos los jugadores. Uno de los founder incluso era un headhunter para startups, buscaba CTO´s por ejemplo, o sea un gran conocimiento de todo lo relacionado con ellas” comenta.

Se refiere concretamente a Fadi Bishara, quien lidera el grupo. Por más de 15 años se ha dedicado a encontrar capital humano y conseguir capitales alrededor del mundo, así como también guiar talento y ejercer el rol de advisor para startups de todo el globo.

Antes del programa, Fadi fundó techVenture, donde ayudó a dar los primeros pasos a más de 100 startups en early stage además de ser speaker y advisor en aceleradoras como SeedCamp, HackFwd, StartupBootcamp, StartupChile y Skolkovo Startup Academy.

Startups, Business +  reality 

“No sé si entra exactamente en la categoría de la aceleradora pero lo que buscan son startups por fuera de Estados Unidos pero que quieran radicarse en Estados Unidos y tratar de actuar como si fuera una puerta de entrada” explica Badano en relación al programa.

Badano explica que la de Blackbox es que los emprendedores puedan entender cómo funciona la cultura de Silicon Valley.

“Hay actividades, meetings o eventos. La cultura de SV es muy abierta en este sentido. La idea es que durante las semanas estés inmerso y puedas entender mejor cuáles son tus chances de radicarte ahí, de recibir financiamiento, montar una empresa allá finalmente. Si bien es un primer contacto, es un primer contacto que vale muchísimo, es gente local ayudándote a ingresar al circuito local” explica.

Desde el programa, explican que habiendo visto decenas de emprendedores de fuera de US llegar y querer dar los primero pasos en ese mercado, se repiten una serie de errores o creencias acerca de cómo funcionan las cosas en Silicon Valley que son la ruina de muchos de los que llegan allí, aún si tienen buenos equipos, buenos productos y gran motivación. Algunos de ellos tienen que ver con:

-Entregar grandes porcentajes de sus compañías por seed capital (porque limita la agilidad y el crecimiento)

-Tomar decisiones rápidas y ágiles no siempre significa que estés desesperado (pero sí entender los tiempos de los negocios)

-Pensar en pequeño no te protege del fracaso

En compensación, el programa ofrece la posibilidad de conectarse con los mejores inversores del mundo, análisis a medida del caso para escalar el producto a nivel global, acceso al ecosistema de mejores mentores de SV, ayuda con el proceso de búsqueda de talento y recursos dentro de US, asesoramiento legal y herramientas tecnológicas.

“Durante las dos semanas llegan que vienen a hablarte de distintos temas, inversores, especialistas en marketing, en operaciones, pero referentes que tienen trayectorias realmente interesantes, los que vienen son pesos pesados de la industria, no es cualquiera el que te habla, es un desfile de referentes permanente” cuenta Badano en primera persona.

El emprendedor señala que al principio el programa era iniciativa propia del grupo, pero estos últimos dos años está esponsoreado por Google Entrepreneurs, quienes colaboran financieramente pero también con un montón de recursos y referentes invitados.

El perfil del emprendedor que aplica al programa es claro:

“No hay aporte de inversión. Si eres un founder interesado en radicarte en Silicon Valley te ayudan a entender cómo funciona. Tienen que ser startups de tipo tecnológico, tiene que haber un producto, algunos clientes, es decir, tracción temprana pero tracción al fin. No quita que no hay alguna excepción pero en general es lo que se busca”

Fundamentalmente, tienen que apostar al mercado de US en su estrategia de negocios:

“No tienes que ya tener clientes en US pero tu producto o servicio tiene que apuntar a ese mercado, tiene que hacer sentido que estés ahí” sentencia.

Tanto desde el programa como el mismo Badano coinciden en que aún la participación de latinoamericanos es escasa. La mayoría son de origen europeo:

“Cuando yo hice el programa era el único latinoamericano. Luego eran 9 startups de otros lados, europeas, asiáticas, africanas, de Europa y Asia hay bastantes, luego viene Latinoamérica. No es que estén cerrados a otros países, de hecho SV está lleno de personas de otros países, ese no es un obstáculo. La cuestión es quizás que no estén apuntando a mercados de US. Si no lo atacas es como que la gente de allá te dice que consideres si hace sentido. Si tu mercado está en Argentina o en algún país puntual de la región por caso, si el producto está en español, es como que la receptividad es muy baja. Tienes inversores en todas las instancias, angels, superangels, micro VC´s, VC´s por lo cual el desafío es estar en sintonía” señala.

El emprendedor cuenta que hay dos convocatorias por año, como acaba de terminar la segunda del año, recién en unos tres meses abrirá la nueva convocatoria.

El mensaje final, según Badano, es pensar en el programa como la introducción o la carta de presentación al mercado.

“Cuando llegas, aún si vas a hacer negocios te compartas como turista, tratas de armar reuniones con los conocidos que están allí, pero es muy frío. Por ejemplo, el programa te brinda abogados especializados en visas, como radicar compañías allí, todp un servicio agregado, incluso después del programa Blackbox te sigue ayudando con presentaciones, con consejos, trasciende la experiencia de las dos semanas” concluye.

 

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa