¿Qué tipo de CIO’s saldrán de los Millennials?

Millennials
A medida que los Millennials inundan los lugares de trabajo y suben escalones corporativos, eventualmente asumirán posiciones de liderazgo en marketing, recursos humanos, finanzas, ventas y TI.

A medida que los Millennials inundan los lugares de trabajo, suben escalones corporativos y se extienden a lo largo de las cuatro esquinas de una empresa, eventualmente asumirán posiciones de liderazgo en marketing, recursos humanos, finanzas, ventas y TI. Irán ganando más influencia dentro de una organización, además de poder de realizar compras de tecnología.

Lea: Millennials, desde adentro

¿Qué tipo de decisiones van a tomar?

En generaciones pasadas, las marcas tenían importancia más que nada. El viejo adagio, “Nunca nadie fue despedido por comprar IBM”, salvó la carrera de muchos CIO’s. Pobre de aquel CIO que puso su fe en una startup repentina y salió quemado cuando la startup no pudo seguir cumpliendo con sus promesas. Pero a los Millennials no les importan las marcas agotadas o el riesgo que implican las startups. De hecho, les gusta la energía de las startups conducidas por gente joven como ellos mismos, de acuerdo a la asociación de la industria de TI CompTIA, la cual ha estado haciendo seguimiento del comportamiento de los Millennials en el lugar de trabajo.

Trátelos bien

Ellos probablemente busquen distintos proveedores si piensan que alguien está trasnochado, si sienten que no están obteniendo ideas creativas, señala Todd Thibodeaux, presidente y CEO de CompTIA. Si alguien no se está esforzando, si no son tratados de la manera en que desean ser tratados, se mudarán. Eso no es solo para los productos que compran, sino para los trabajos en los que están.

Los Millennials –nacidos entre inicios de la década de 1980 y el inicio de los años 2000-, representan la fuerte cifra de 80 millones, de acuerdo a CompTIA. Para el 2025, los Millennials constituirán el 75% de la fuerza laboral en los EE.UU., a medida que un 40% de los trabajadores de TI se retire en los próximos 10 a 12 años.

Con el propósito de entender los futuros hábitos de compras de los Millennials tecnológicos y cómo ven a las marcas, simplemente analice su enfoque a los bienes de consumo. Los Millennials han sido bombardeados con marcas en publicidad de correo electrónico, redes sociales y apps móviles, así como en las tradicionales radio y televisión, donde los de la generación X aprendieron sobre marcas principalmente de unos cuantos proveedores que podían solventar comerciales en televisión. 

Esto puede haber ocasionado que los Millennials desconfíen de las grandes marcas, porque sienten que esas compañías solo tienen un objetivo supremo, señala Thibodeaux. O quizás esto juega dentro de su sentido innato de desear probar cosas nuevas, y de ver qué clase de cosas fabulosas pueden encontrar… Continuarán buscando cosas que son ejecutadas por gente que ellos piensan que tienen sus mejores intereses en el corazón.

¿Las decisiones de TI se llevarán a la comunidad?

Dado el impacto de las redes sociales en la vida de los Millennials, se puede apostar a que ellos confíen en recomendaciones de sus pares, así como en referencias y reseñas cuando se trata de evaluar decisiones de compra, tanto personales como profesionales. Ellos pueden ver que se forma una multitud alrededor de algo y desean saltar hacia allá y ver cómo luce, agrega Thibodeaux.

Las marcas más viejas pueden aprender una cosa o dos de Red Bull, señala Thibodeaux, quien agrega que ha hecho un gran trabajo al posicionarse en la mentalidad de los Millennials y capturar su atención. Por ejemplo, Red Bull patrocina actividades de deportes extremos que los Millennials disfrutan, y auspicia investigaciones sobre la médula espinal, dando la impresión de que está devolviendo algo. Las empresas deberían promocionar sus actividades filantrópicas más, recomienda Thibodeaux.

Fuera de los deportes extremos, los Millennials tienden a tomar riesgos en sus trabajos, lo cual pone de relieve su voluntad de al menos mirar de cerca a las startups sobre las marcas tradicionales. En consecuencia, las empresas deberán cambiar su tolerancia al riesgo y aprender a manejar los errores inevitables en compras tecnológicas.

Esta es una generación que suplicará perdón cuando algo vaya mal, pero no pedirá permiso, finaliza Thibodeaux.

Tom Kaneshige, CIO (EE.UU.) vía CIO América Latina