Cómo trabaja y qué startups busca Alta Ventures, el fondo mexicano con mira en Latam

mira
El fondo mexicano apuesta a la regionalización de sus inversiones a lo largo de América Latina

Bastante agua ha pasado bajo el puente para Alta Ventures, el fondo de capital de riesgo de origen mexicano liderado por Paul Ahlstrom y Rogelio de los Santos, que en 2012 lanzó su primer fondo USD 70 millones.

Dos años después han realizado inversiones en unas 22 empresas entre las que se encuentran Ondore, Clip, Wanderu y Oja.la y con una apuesta a la regionalización al ampliar su foco fuera de México, con énfasis en Colombia.

“Lo que va del 2014 hemos estado bastante activos haciendo inversiones y haciendo follow on de inversiones ya realizadas en Latam. Mucha actividad en México pero también en Colombia. El enfoque principal del fondo ha sido México pero vemos especialmente Colombia y Argentina aunque también Chile y Perú. Brasil no porque es un mercado diferente y con una dinámica propia para los fondos que están activos. También vemos inversiones en US que tengan un componente latinoamericano o compañías que estando en US tiene a Latam como un mercado importante” explica Diego Serebrisky, Managing Director de Alta Ventures en relación por ejemplo a Mural.ly.

Diego Serebrisky
Diego Serebrisky

La última inversión realizada tiene días de días, se trata de la empresa Kubo.financiero, con base en México que está buscando hacer una plataforma peer to peer de micro créditos productivos.

“La inversión es muy reciente, de tres semanas atrás y estamos muy entusiasmados por las perspectivas de la empresa y del sector.  Tenemos en proceso la inversión en una empresa argentina de Enterprise Software pero aún no se ha hecho efectiva, estamos a unos pocos días de anunciarlo. Esperamos hacer una inversión más en las próximas semanas y con eso completaríamos la actividad del año” indica.

De hecho, el sector de fintech es uno de los que más está llamando la atención del fondo. Serebrisky cuenta que es un vertical que definitivamente les interesa mucho y donde la tecnología tiene la posibilidad de hacer la disrupción del sector financiero bancario, que ha venido trabajando de la misma forma por muchos años:

“En el caso de Latam tiende a ser muy concentrado en determinados países. En países como México, Colombia y Perú tienen una participación del 80% casi del mercado. De manera que la posibilidad de compañías con modelos nuevos que puedan entrar y capturar parte de ese mercado es interesante teniendo en cuenta que los jugadores tienden a ser grandes y poco innovadores” cuenta.

Wearables y IoT son dos áreas de interés pero que aún generan poco movimiento:

“En wearables no hemos hecho inversiones -creo que es un mercado no maduro aunque hay algunos casos de empresas de la región trabajando para afuera- pero sí en Nuve, una compañía que está más vinculada con IoT, más del lado corporativo con una solución para control de robo de combustible y robo de carga en transporte. A través de sensores de relativo bajo costo se tiene control sobre todo lo que pasa en la unidad de transporte en tiempo real. En ese tipo de aplicaciones pensamos que hay mucho potencial” explica.

El trabajo diario 

Para muchos emprendedores es importante saber que la participación de inversores no implica que pierdan el mando de la empresa ni el control sobre las instancias cotidianas.

“Nuestro modelo es apoyar a las empresas a través de la participación en el consejo o board. Si son empresas más consolidadas y tienen la necesidad de tener comités para temas específicos nuestro apoyo es en ese sentido. No nos convertimos en el Management de las empresas sino que tenemos una interacción constante con los emprendedores y el equipo en la forma del board. La interacción es semanal y en algunos casos diario. No son temas tan del día a día como sí estratégicos, negociación de contratos importantes, acceso a clientes y financiación de siguientes rondas, como por ejemplo presentarles inversionistas nuevos” señala.

Según Serebrisky, el fondo busca tickets de inversión en el rango de USD 1 a 5 M que puede ser tanto en una o en más rondas. 

“También hemos hecho algunas rondas de capital semilla en menos de USD 1 M pero ahora estamos enfocados en inversiones más altas de empresas que tengan modelo más probado. El proceso o el tiempo transcurrido entre fichar la empresa y la efectivización de la transacción tiene que ver con cuán nueva sea la empresa, mientras más nueva, más rápido porque hay menos que revisar en el due dilligence, pero en promedio son dos o tres meses, aunque hubo casos donde invertimos más rápido” cuenta.

¿Cuándo es tiempo de empezar a preocuparse por la rentabilidad de la inversión?

“Depende de cada empresa pero en la mayoría de los casos de inversión que hacemos te empiezas a preocupar cuando la compañía no puede generar tracción en el mercado. Tiene un producto, pero el número de clientes para ese producto se estanca y no sigue creciendo. Al final del día lo que el inversionista está buscando es crecimiento y la tasa de crecimiento es de alguna manera un indicador de la valor que la empresa pueda tener” sentencia.

¿Pasos a seguir? Hacer un análisis para ver si hay un mercado para los productos que la empresa tiene en ese momento, o bien identificar cual seria el producto porque el cual los clientes estarían dispuestos a pagar efectivamente.

“En el tipo de inversiones que hacemos en Latam el problema no está en que se hayan quedado estancados con el producto. Por otro lado analizar la viabilidad de un cambio de estrategia o en la manera de vender. En cualquier caso es el momento de sentarse con la empresa y los emprendedores y ver las opciones. La alternativa puede ser buscar un socio estratégico o vender la tecnología a alguien que pueda apalancarla con una base de clientes” agrega.

+ Fondos + aceleradoras, ¿más competencia? 

El surgimiento de fondos intermedios que apuntan al nicho entre seed y fondos de más envergadura ha proliferado en Latam, ¿cómo diferenciarse? Para Serebrisky, predomina el espíritu de colaboración:

“Donde nosotros estamos que es principalmente Series A, salvo Brasil, donde sí hay muchos fondos, no hay muchos fondos, somos pocos. Más que estar compitiendo en muchas inversiones estamos más en una colaboración y eso se da en parte porque algunas de estas empresa van a requerir varias rondas de capital que no necesariamente los puede aportar un solo fondo. La co-inversión en varios fondos son varios pares de ojos viendo la posibilidad y ayudando con conexiones, redes, que dan mucho valor a todo el ecosistema. No vemos que el espíritu de los fondos sea de competencia sí en invertir en las mejores empresas” indica.

Consultado acerca de cómo y dónde buscan oportunidades de inversión, señala que lo hacen en general de forma independiente. “Muchas empresas nos buscan porque nos conocen y también nos contactan de los programas de aceleración, vamos a los demo days, vemos las oportunidades, entonces las fuentes son varias”.

¿Son útiles estos programas? ¿Vale la pena la entrega de equity y/o la experiencia que transitan? Para Serebrisky hay de todo.

“A veces es difícil generalizar, algunos programas de los más consolidados sí tienen una capacidad de identificar a los mejores equipos y los mejores equipos quieren trabajar con ellos por su experiencia, un aporte fundamental en la primera etapa. Lo que me preocupa son algunos programas de aceleración que realmente dan un valor agregado a los emprendedores muy bajo en pocas semanas, el emprendedor no saca mucho de ahí y cuando sale, lo hace incluso peor que antes” enfatiza y agrega: “Por otra parte, muchos de los emprendimientos exitosos de Latam son bootstrapping y lo han hecho por su cuenta sin ayuda de nadie y les funciona muy bien” remata.

 

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa