El antes y el después de las puntocom argentinas que cambiaron el negocio de Internet en los 90´s

bandera
Un libro sobre la industria IT argentina destaca la fiebre y el legado de las puntocom, un antes y un después del momento bisagra en la industria de Internet.

La historia de la industria del software y la industria IT argentina ya cuenta con la solidez y la trayectoria suficientes como para ser reconocida en el mundo y ser ejemplo e inspiración para otros países.

“Como cámara formamos parte de Aleti (Federación de Asociaciones de América Latina, Caribe, España, Portugal de entidades de tecnologías de la información y comunicación)  y hoy en día países como Colombia, Perú, México, están tomando nuestros pasos y nuestros ejemplos como industria, hay inclusive un documento de políticas comparadas donde tuvimos la ventaja de ser pioneros” explica Diego Berardo, Vicepresidente de CESSI (Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos de Argentina)

Berardo explica que para tener un presente de exportación de software al mundo y un ecosistema tecnológico que ve y ha visto crecer jóvenes empresas tech fue necesario una sucesión de protagonistas e hitos que han fortalecido a la industria.

“En 50, 60 años ha habido pioneros, arrancando con Manuel Sadosky, Clementina, el proyecto de la Universidad de Ingeniería pasando por el rol que jugaron todas las empresas consultoras, la asociatividad, el nacimiento de la CESSI. Esa estructura de empresas, profesionales e individuos permitió que se gestara un marco regulatorio que hiciera de Argentina un jugador destacado. Desde el punto de vista de la creatividad, iniciativa nuestra industria es líder en la región y se lo

Diego Berardo
Diego Berardo

debemos a estos protagonistas” destaca.

Con tal motivo, la CESSI presentó un libro que repasa el camino transitado por la Industria contada por sus propios protagonistas.

Su estructura está dividida en capítulos de diferentes etapas de la historia, y cada capítulo cuenta con tres partes: En primer lugar hay un apartado que incluye la historia del sector, luego una sección dedicada a las empresas nacionales y extranjeras y su trayectoria y, finalmente, un sector exclusivo para las universidades. “Logramos una primera edición del libro que nos llevó más de dos años, más de 100 entrevistas, más de 80 empresas que contaron su historia y 25 universidades. La historia es viva, ya tienen dos anexos nuevos y será actualizado en forma constante” comenta.

Berardo cuenta que los primeros años de la cámara fueron difíciles, pero en los 90´s tienen lugar algunos hitos destacables:

“Son los primeros eventos o ferias del sector, luego tuvieron lugar las misiones comerciales que comenzaron a hacer que todos nos conozcamos.  Una fue muy emblemática en el año 1999 a US porque al retornar se sumaron 80 empresas más. Los primeros dos años de la cámara fueron más que nada de cohesionar, los segundos dos años fue empezar a levantar la cabeza y los terceros diez años fue el despegue”

El “Siglo de despegue” refiere a los años 2000 y el marco regulatorio que permitió la apertura del mercado exportador con herramientas como la Ley de Software y la Red Argentina IT lo que llevó a la maduración del sector con casi 100 mil recursos y mil millones de dólares de exportación.

La era ¿dorada? De las puntocom 

Uno de los capítulos del libro destaca de manera puntual el período de la “fiebre” de emprendimiento online que vivió el país a fines de los 90´s. Varios elementos se conjugaron para que una industria naciera en esos años y liderara el proceso en la región.

“El impulso emprendedor de fines de 90´s gestó una camada de empresarios entre los que yo estoy que estamos trabajando en la cámara. Hoy los emprendedores surgen de fuentes diversas, app móviles, seguridad, publicidad, como Globant. Armamos lo que se llama Bridge IT para que los emprendedores del sector se conecten con las empresas y consigan crecer más rápido, no encarado desde la capacitación como hacen otros programas de negocios pero sí desde compartir experiencias” comenta Berardo.

La Argentina fue sin dudas un país líder en lo que refiere a creación de empresas punto com .El libro los describe muy bien. Lo fines de los noventa eran épocas donde el fervor emprendedor de Internet en Argentina estaba en plena ebullición porque parecía que cada argentino tenía una idea de un negocio para la web que iba a ser vendido por millones de dólares.

Ese ámbito fue alimentando el espíritu emprendedor argentino que aún hoy caracteriza esa industria. Sin embargo, eso no eximió de sufrir los embates cuando la “burbuja” se pinchó.

El momento de la Argentina era único, aunque irreal: un dólar barato, y la entrada de multinacionales World Class al país se conjugaron con una infraestructura de redes que necesitaba (y obtuvo) la materia prima necesaria (como la fibra óptica) para lograr una estructura acorde para las telecomunicaciones, con Internet como naciente protagonista.

El libro, refleja muy bien las impresiones que dejaron esos años vertiginosos, una mezcla de aprendizaje de muchos errores con el gen de una industria que empezaba a nacer.

Probablemente, algunas debilidades de carácter de los emprendedores de entonces sumadas a las particularidades de hacer negocios en un medio completamente nuevo se conjugaban con la falta de madurez del negocio: la sucesión de rondas y el dinero que se invertía fluía pero no a tono con la evolución que el negocio necesitaba.

Las pioneras 

Un caso emblemático y polémico de aquellos años fue la compra de Patagon.com por parte del Banco Santander Central Hispano. En marzo de 2000 el banco se quedó con el 75% de las acciones por USD 528 M y valuaba a Patagon en USD 528 M. La web para realizar inversiones en la Bolsa creada por Wenceslao Casares y Constancio Larguía había capitalizado USD 1 M en su primera ronda, USD 8 M luego y USD 53 más tarde.

Pero lo que parecía la historia de éxito que inauguraba la industria en Argentina no fue tan así: no tardaron en llegar las acusaciones cruzadas, principalmente porque los fundadores, quienes seguían al mando y recibieron dinero extra para tener tres bancos funcionando en Argentina, Brasil y México no lograron hacerlo. Más tarde los propios fundadores, en medio de juicios y litigios legales reconocieron falta de timing y de escucha para llevar a cabo lo planeado.

Lo sucedido tuvo malas consecuencias para la industria teniendo en cuenta que muchos emprendedores que los sucedieron se encontraron con problemas para levantar capital en US a raíz de la mala experiencia. Los resonantes problemas con Patagon desalentaban la inversión en el país.

Pero hay más casos. El Sitio fue la primera empresa de Latam en cotizar en Nasdaq, en diciembre de 1999. Llegó a tener una valuación de USD 1600 M y se expandió a Uruguay, México, Colombia, Chile y US.

La plataforma de usuarios mutó a herramienta de producción de videos de tv luego de fusionarse con sus inversores, Grupo Cisneros e Iberoamérica Media Partner y se convirtió en Claxson Interactive Group. Antes que Patagon, El Sitio había logrado recibir USD 44 M por 35% de sus acciones.

Por aquellos años también habían nacido portales como GauchoNet, luego vendido a Telefónica, y Bumeran.com, la consultora de RR.HH online que transformó ese mercado para siempre.

Había un movimiento de inversiones que hacía pensar que era posible construir empresas tecnológicas robustas y rentables.

Para 1998, DeRemate.com y MercadoLibre luchaban por ser el líder en subastas online. En 1999, ML se expandió a toda la región y obtuvo USD 7,6 M que incluyeron entre otros a JP Morgan y más tarde, en 2000, otros USD 46,7 más con inversores de talla global. DeRemate había partido con ronda inicial de fondos de US de USD 14 M y también se había expandido. Eventualmente, en 2005 ML absorbió las operaciones regionales de DR. En 2001, eBay se quedó con el 18% de las operaciones de ML y en 2007 salió a Bolsa, subiendo 57% sus acciones en el primer día. Una historia de éxito que goza de muy buena salud hoy en día.

El otro hito argentino es Despegar.com. Cuando la “burbuja de las punto com” explotó, Despegar estuvo entre el selecto grupo de compañías de los 90´s  que sobrevivió y que desde 1999 cambió el negocio del Turismo en Latinoamérica al ofrecer la posibilidad de generar paquetes de viaje a medida, la opción del pago en cuotas y la inclusión de usuarios que califican los servicios para certificar una compra de calidad. Hoy está presente en 21 países de la región, cuenta con más de 4500 empleados y una base de datos de más de 150 mil hoteles alrededor del mundo y aunque no se concreta, siempre se ha especulado con la salida de la empresa a Bolsa.

Finalmente, entrados los 2000´s llegó Globant y un impecable recorrido coronado con la reciente salida a Bolsa y desarrollos de software creativos y World Class que recorren el mundo.

Fuente consultada y link para descargar libro acá

crédito imagen destacada

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa