Los bootcamps inmersivos de programación están transformando la educación

shutterstock_132457238
Estudiantes, fundadores no técnicos y cualquier persona que quiera aprender a programar están ante esta nueva tendencia que comienza a darse en Latam.

banner_mir

[Artículo patrocinado por MakeItReal Camp]

Aprender a programar o aprender a “echar código” no es algo exclusivo de un desarrollador y tampoco es una actividad que en una startup deba ser subcontratada. Y si no, que lo diga Steve Blank, el creador de la metodología Customer Development:

“Una startup no se trata sólo acerca de la idea, se trata de probar y luego implementar la idea. Un equipo fundador sin estas habilidades es probable que muera a su llegada”.

Así que estudiantes, desarrolladores, fundadores no técnicos y cualquier persona que quiera aprender a programar para encontrar un mejor empleo o crear empresa, están ante esta nueva tendencia que ha surgido en Estados Unidos y que comienza a tomarse a Latinoamérica.

Los bootcamps –campos de entrenamiento- inmersivos de programación ofrecen programas diseñados para entrenar desarrolladores en tecnologías de punta. Estos programas tienen una duración promedio de 9 a 12 semanas, y cuestan entre US$10K y US$17K.

Pero ¿por qué se les llama bootcamps inmersivos? Hay una razón y es que los estudiantes de estos cursos trabajan entre 80 y 100 horas a la semana, aprendiendo y escribiendo código bajo la guía de programadores experimentados. Existen otro tipo de iniciativas que denominan simplemente como bootcaamps -no inmersivos- a sus cursos de tiempo parcial.

Según un estudio de Course Report, el crecimiento de los bootcamps en EE. UU. en 2014 será de 280%, para un estimado de casi 6,000 estudiantes, comparado con los 2,178 de 2013. Además, se estima que los egresados de estos bootcamps salen a ganar, en promedio, más de $75,000 dórales al año, y han aumentado sus ingresos en un 44%. Un claro indicio de la alternativa a la educación tradicional.

shutterstock_94247980

Los bootcamps están ayudando a suplir la creciente demanda de programadores en Estados Unidos y surgen en un momento en que muchos egresados de universidades están sufriendo por encontrar trabajos que paguen lo suficiente para cubrir los altos préstamos educativos.

Los gigantes de la educación no son ajenos a esta nueva tendencia. Recientemente Kaplan, el líder en la industria de preparación para diferentes exámenes, ha adquirido Dev Bootcamp, uno de los bootcamps más reconocidos en Estados Unidos.

El modelo se está expandiendo rápidamente. IronHack en España y Make it Real en Colombia han sido pioneros de esta tendencia en Europa y Lationamérica, respectivamente.

“La demanda por programadores sigue creciendo, y cada vez son más las empresas extranjeras que están llegando a buscar programadores que conozcan tecnologías y lenguajes de punta”, afirma Germán Escobar, creador de Make it Real. “Uno esperaría que las universidades estuviesen creando ese talento, pero desafortunadamente eso no está ocurriendo”, agrega.