¿Qué son las Empresas B y por qué le apuestan a los problemas sociales y ambientales?

Empresas-B
Se trata de un nuevo modelo empresarial, una nueva forma de entender a las empresas, en definitiva, un cambio en su ADN.

Hay algo que es evidente, el mundo pide un cambio de paradigmas, y lo pide YA. Catástrofes naturales, calentamiento global, pobreza (mil millones de personas viven con menos de un dólar por día), desnutrición infantil (448 millones de niños), analfabetismo (876 millones de adultos), desigualdad económica (las 85 personas más ricas del mundo tienen tanta riqueza como las 3.500 millones de personas más pobres) y así podríamos seguir.

En el medio de este escenario de cambios y conflictos, es que nace la idea de generar un nuevo modelo empresarial, una nueva forma de entender a las empresas, un cambio en su ADN; estas son las llamadas Empresas B.

¿Qué son las Empresas B?

Estas nacen en los Estados Unidos en el año 2007, gracias a un movimiento de empresarios que consideraban a la empresa comercial como un medio para resolver problemas sociales y ambientales y no como un fin. Las empresas B son un modelo de organización que integran el propósito de alcanzar ganancias con la obtención de soluciones sociales y ambientales.

Como ellas se definen, buscan ser las mejores empresas para el mundo y no del mundo. Sin renunciar a ser eficientes y buscar tener utilidades, no se olvidan que su primordial objetivo es el bien común.

Estas empresas operan bajo altos estándares sociales, ambientales y de transparencia, obligándose a tomar decisiones no solo enfocadas en sus accionistas o inversores, sino en todo su público de interés, cómo clientes, trabajadores, proveedores, comunidades, el medio ambiente, etc.

Son empresas que utilizan la fuerza del mercado para dar soluciones estructurales a los desequilibrios sociales y ambientales.

Empresas B en Latam

En Latinoamerica el movimiento de las empresas B se expande día a día por Argentina, Chile, Colombia, Uruguay, Brasil. Ya son aproximadamente 70 las certificadas como empresas B.

La forma de ser “B” en Latinoamerica es mediante la obtención de una certificación, que es emitida por B-Lab, ONG de USA que certifica a las empresas B, mediante la interacción de Sistema B, ONG latinoamericana creada como vínculo entre las empresas del continente y B-Lab. Las empresas son certificadas utilizando como herramienta la Evaluación de Impacto B (B Impact Assessment) desarrollada por B-Lab (ver los 6 pasos).

No existe en Latam legislación alguna que regule este tipo de sociedades especiales por el momento, con lo cual, al obtener la certificación, las empresas deberán modificar sus estatutos sociales o bien realizar acuerdos societarios, como reglamentos o acuerdos de accionistas, aplicando ciertas modificaciones, en la medida que sus legislaciones se lo permitan. Los cambios esenciales radican en la incorporación de metas o compromisos sociales y ambientales a sus objetos sociales y la modificación de las facultades de los directores/gerentes/administradores de la sociedad, para que puedan realizar todo lo necesario en pos de conseguir los objetivos antes planteados.

Hacen falta nuevas leyes

El actual sistema utilizado para ser empresas B, no otorga seguridad en la operatoria de la empresa, no brinda seguridad jurídica a sus socios y/o administradores y hasta puede generar conflictos. Al día de hoy, no existen conflictos judiciales en Latinoamérica que involucre a este tipo de empresas, pero el riesgo sigue existiendo. Estos nuevos esquemas legales necesitan que se admitan otros fines que no sean únicamente el lucro directo en su objeto social, aceptando que las ganancias no tengan como fin único, el de ser distribuidas entre los socios, agregando cargas de responsabilidad especial para la alta gerencia, los directores, los accionistas y aun para el órgano de control, cuando existiese uno establecido.

Hoy en día los tribunales latinoamericanos consideran que el lucro de las sociedades es su fin primordial. Los jueces siguen entendiendo que el “interés social” de las empresas es obtener la mayor cantidad de ganancias posibles.

Es por ello que es necesario la creación de un nuevo tipo societario que brinde seguridad jurídica a quienes quieren fomentar y hacer el bien mediante la creación de empresas, que entienden que son parte de un todo y actúan en consecuencia.

[Fuente imagen destacada]

Acerca del autor

Juan Raskovsky

Emprendedor y Abogado asociado en Raskovsky & Asociados - Abogados, estudio dedicado desde hace 30 años al asesoramiento integral de empresas y Startups con base en Buenos Aires, Argentina. Especialista en asesoramiento a emprendedores & VC. Desarrollo de nuevos negocios. Especialista en Derecho Ambiental, graduado de la carrera de Especialización en Derecho Ambiental de la Universidad Católica Argentina. En Twitter: @juanraskovsky