Nadie se llevó los US$1.000 que prometía una empresa chilena para que la hackearan

4940392183_66ef50f193_b1
Luego de 200 horas de competencia, ninguno de los 1.275 hackers que aceptaron el reto propuesto por Finvox logró romper sus barreras de seguridad.

Como les contamos a principios de agosto, Finvox -empresa chilena dedicada a crear softwares bancarios- abrió un concurso para poner a prueba la seguridad de algunos productos antes de salir al mercado, ofreciendo una recompensa de US$1,000 a quien lograra vulnerar la plataforma y explicara cómo lo había conseguido.

Pero luego de más de 200 horas de competencia, 1.275 hackers y más de 80 mil consultas a sus servidores, la plataforma bancaria de la empresa no logró ser vulnerada y Finvox cumplió su objetivo. Así lo confirmó Igal Roitman, Gerente de Marketing de la compañía: “Nadie fue capaz de sobrepasar nuestro sistema y encontrar falla alguna que pudiera poner en potencial peligro a nuestros clientes”.

Chile, Inglaterra, Estados Unidos, Alemania y Rusia fueron algunos de los países con mayor presencia en la competencia. Incluso “fuimos contactados por un grupo de hackers que en el pasado había vulnerado los sitios de la NASA y la CIA. Tampoco pudieron hackearnos”, comentó Igal.

Finvox quedó muy satisfecha pues más allá de que ningún hacker haya logrado llevarse el premio es indudable la credibilidad que le otorga el resultado: “El resultado nos da un nivel de credibilidad único en la industria, pues no hay mejor forma de probar la efectividad de nuestro trabajo que ponerlo a prueba con aquellos expertos en traspasar barreras informáticas”, indicó el gerente general, Gabriel Roitman, quien debido al concurso recibió intentos de hackeo en su cuenta personal de Twitter.

Luego de comprobar la expertise de su equipo técnico, Finvox se enfoca en seguir desarrollando software y aplicaciones financieras que cumplan con la misión de la empresa: cercar las finanzas a las personas de forma simple, fácil y segura, impulsando a la banca a dar el salto a la nueva era del consumidor empoderado.

[Fuente imagen destacada]