Datos científicos cambian el papel de los desarrolladores

datos
Anant Jhingran, una de las luminarias que ayudaron a desarrollar Watson de IBM, dice que así como el Big Data se está convirtiendo en la corriente principal, los científicos de datos deben comenzar a pensar en su rol que permita a los desarrolladores entregar valor de negocio a los usuarios finales en las líneas de negocio.

Anant Jhingran no es fan del término ‘científico de datos’. 

Actualmente es el vicepresidente de productos de la empresa especializada en gestión de API Apigee y anteriormente se desempeñó como vicepresidente y director de tecnología de Información de Gestión en IBM, donde desarrolló el sistema Watson, un sistema de computación cognitiva que acompañó a las supercomputadoras IBM.

“Durante los últimos años he estado practicando lo que realmente significa el permitir una gran escuela de los desarrolladores, crear aplicaciones mejores y más inteligentes”, dice Jhingran.

“Me he dado cuenta que el científico que trabaja con datos, tiene que pasar de ser el nerd a convertirse en quien resuelve los problemas muy difíciles; es decir de ser el facilitador de la creación de aplicaciones a ser la cabeza de los desarrolladores”.

“He visto la transformación en mí mismo”, añade Jhingran. “He pasado de ser un desarrollador común y corriente de datos, que se centró en la solución de problemas difíciles. Ver el éxito que he obtenido es la razón que me motiva a que otras personas también lo obtengan”.

No me llame un ‘Científico de datos’

Jhingran dice que su malestar se centra “cuando se crea un aura que caracteriza como inabordables a los  científicos de datos. También, en mi mente, se da una salida fácil para los desarrolladores, y es decir que los datos son muy volubles y trabajar con ellos es difícil”.

Este sentimiento es parte de un cambio importante que según Jhingran está sucediendo en el campo de la ciencia de datos hoy en día, como la capacidad de utilizar datos grandes que se vuelve más dominante en la empresa y una ventaja competitiva clave para las organizaciones capaces de hacer uso de análisis de operaciones y análisis de inteligencia de negocios.

Ese cambio es que los científicos de datos son magos que ya no operan detrás de una cortina; que están empezando a trabajar mano a mano con los desarrolladores para ofrecer un valor empresarial a los usuarios finales.

“Todas las empresas de éxito ven que el análisis de apalancamiento está en una línea superior masiva, que además mejora los resultados, y los que no lo ven o no lo entienden es porque ellos han hecho estas cosas la corriente principal”, dice.

“Realmente tiene que ser en ese nivel de importancia lo que hace que esto tenga éxito. Obviamente la tecnología es importante y el científico de datos tiene que evolucionar con ésta. Si estamos de acuerdo con el hecho de que grandes datos se van a la corriente principal, en mi mente hay una entidad que se sienta entre la obra del científico de datos y el usuario final, y es el desarrollador”.

Pensar como un desarrollador

“Los desarrolladores son los nuevos hacedores de reyes”, añade. “Están en el puesto de más valor del negocio, mediante la creación de aplicaciones. El científico de datos tiene que tener un nuevo modo de pensar, y no se trata sólo de resolver los grandes problemas de manera aislada ya. La mentalidad tiene que ser: ¿Cómo habilito a estos desarrolladores?”.

Por su parte, Jhingran dice que está trabajando para impulsar esa forma de pensar en Apigee. Los científicos de datos ya no están en equipos o en grupos aparte de los demás. En cambio, ahora se sientan con los desarrolladores en las líneas de negocio.

“Hicimos que estos científicos de datos en realidad se sienten en los equipos de trabajo con los desarrolladores”, dice. “Viven y respiran sus problemas. Eso ha hecho una gran diferencia en la comprensión de los científicos de datos, que su trabajo es permitir a la gente tener éxito”.

El resultado es que el análisis científico de los datos ahora está habilitando productos que facilitan el acceso a los APIs, que los desarrolladores pueden aprovechar para hacer funcionar sus aplicaciones.

“Todo sucede, porque los científicos de datos no sólo han hecho el trabajo duro en los problemas difíciles, sino que avanzan a la siguiente milla para que los desarrolladores continúen su trabajo”, dice.

Sin embargo, señala que los desarrolladores, como los científicos de datos, tienen que cambiar su mentalidad cultural, más si van a ofrecer el mejor valor a los usuarios finales.

“Los desarrolladores han pensado típicamente en sí mismos al desarrollar la programación, ya sea la interfaz de usuario o la aplicación o la lógica del negocio”, dice Jhingran. “Siempre que se habla de datos, se habla de éstos como algo persistente, en comparación con la analítica. Creemos firmemente que el desarrollador del futuro no será un revelador de la habilidad individual, más bien será capaz de jugar con las necesidades de datos para convertirse en un habilitador muy importante”.

“El desarrollador del futuro” –dice-  “tendrá que ser multifacético, capaz de construir una aplicación en la mañana, y luego construir una API en apoyo de esa aplicación. Más tarde ese día, ese mismo desarrollador debe ser capaz de probar la aplicación para determinar si se está creando un beneficio”.

“En cinco años, los desarrolladores tienen que ser lo más cómodo jugando con los datos como están con la lógica del negocio y la lógica de la interfaz de usuario”, añade.

CIO. com | Por Thor Olavsrud vía CIO América Latina