Derrumbando el mito de lo que “No hay que hacer” a la hora de invertir en startups

117H
Los inversores de capital de riesgo reciben muchos consejos sobre lo que hay y no hay que hacer. David Lee de SV Angel recopiló algunos muy curiosos.

David Lee, el fundador y managing partner de SV Angel, escribió ayer un post en su blog que no puedo dejar pasar.

Dice que cuando comenzó a invertir le dieron un montón de consejos y que la mayoría de la gente tenía las mismas ideas sobre lo que hay que hacer en las inversiones de riesgo: trabajar con grandes fundadores, buscar grandes mercados, blah blah blah…

Pero también recibió consejos sobre lo que no hay que hacer. No hay que:

  • invertir en fundadores casados;
  • invertir en fundadores individuales (es decir, no hay un segundo fundador);
  • invertir en fundadores no técnicos;
  • invertir en fundadores que no puedes guiar;
  • invertir en una empresa donde la persona  a la que se le ocurrió la idea no es la persona que ejecuta la idea;
  • invertir en startups de música;
  • invertir en hardware.

Curioso, ¿no? Pues David tiene una posición al respecto  muy útil para los inversores y pertinente para los emprendedores:

“He aprendido las malas que no hay “No hay que…” en las inversiones de riesgo. Si tomas este consejo literal y categóricamente, puedes perderte las empresas que realmente importan. Estos categóricos “No hay que hacer” son una declaración de cálculo y no de probabilidad, como diría Peter Thiel. Y el capital de riesgo es un ejercicio de probabilidad aplicada, no de cálculo. He aprendido por las malas que cada startup es situacional y que necesitas bloquear tus prejuicios y sesgos preconcebidos para escuchar la historia de cada fundador”.