Crowdfunding, otro camino para poner tu startup bajo el radar de los inversionistas

Processed with VSCOcam with f2 preset
El financiamiento colectivo puede ser más que una fuente para apoyar económicamente tu startup después de agotar el círculo familiar y social.

Me parece que hemos hablado hasta saciarnos del crowdfunding… Que puede ser una fuente para apoyar económicamente tu startup después de agotar el círculo familiar y social, que allí te puedes dar a conocer, ampliar el espectro de a quién podría gustarle tu producto o servicio, etc.

Un ejemplo que rápidamente se me viene a la cabeza de los beneficios del financiamiento colectivo, más allá de conseguir que un montón de personas aporten unos dólares a tu esfuerzo, es el de Oculus VR. Digamos que Facebook esperó pacientemente para que la compañía líder de realidad virtual fuera “testeada” en su campaña en Kickstarter y cuando se dio cuenta de su inminente éxito -mientras también levantaba financiación-, Mark Zuckerberg decidió comprarla por US$2.000 millones.

La gran mayoría de personas que apoyaron con sus “granitos de arena’ a Oculus VR quedaron decepcionadas porque la mayor red social del mundo viniera y les arrebatara lo que en parte ellos habían ayudado a hacer crecer, además del hecho de que no iban a obtener acciones ni nada por el estilo en la operación. Prácticamente, la campaña en Kickstarter “le susurró” al oido a Zuckerberg: “A Oculus lo aprueba la gente”.

Pero el crowdfunding no solo sirve para que venga una gigante de tecnología y te compre.

Sonny Vu, CEO de Misfit Wearables, usó a IndieGoGo, otro de los grandes sitios de crowdfunding, para probar el terreno de lo que se convertiría en uno de los proyectos más exitosos de todos los tiempos en ese sitio. Según recoge Business Insider, él le acredita a Indiegogo el atraer los pedidos internacionales y ayudar a la compañía a darse cuenta de que su mayor potencial estaba en el extranjero. Vu dijo que las ventas no estadounidenses representan ahora el 70% de los ingresos de Misfit, con un estimado de 24% proveniente de China en el primer trimestre de este año.

“Los datos del mercado y la tracción de los consumidores es exactamente lo que los potenciales partidarios quieren ver”, dijo Slava Rubin, CEO de IndieGoGo, fundada en 2008. Señaló también que las startups a menudo ven un impulso en el interés de nuevos patrocinadores de capital privado después de la cotización en Indiegogo.

Es así que un año después de poner a Shine, su producto, en el sitio, Misfit levantó una ronda de US$15,2 millones liderada por Horizons Ventures, un ejemplo de que “todo el proceso de ser un emprendedor está colapsando” ya que los creadores están encontrando que los planes de negocio, los estudios de mercado y otras medidas para el desarrollo de un empresa funcional pueden ser captados por una campaña de crowdfunding, explica Business Insider.

Oculus VR y Misfit son solo dos ejemplos de lo interesante que puede pasar en una campaña de crowdfunding. En Latinoamérica hemos visto cómo iniciativas como Idea.me están intentando atraer proyectos que aprovechen esto del financiamiento colectivo. Pero, la pregunta es ¿qué es exactamente lo que buscan con una campaña de crowdfunding? ¿Están aprovechando todo el potencial de este mecanismo? ¿Simplemente necesitan algo de dinero para no dejar morir sus productos? ¿O están explorando más posiblidades?

El tema, desde el ámbito regional, será la materia prima de un nuevo post.

[Fuente imagen destacada]

Etiquetas