Eso que te hace único, la clave para ser un emprendedor exitoso

Think postive
Al identificar las habilidades que nos hacen únicos, podemos centrarnos en potencializarlas y aplicarlas en el desarrollo de nuestra gestión profesional.

*Por Esmeralda Alarcon y Manuel Miguel Hernandez

Cuando tenemos conciencia de que algo es real, puede llegar a serlo; y esta facultad superior es la que nos permite saber si tenemos una vida satisfactoria o no. Para lograrlo, es fundamental contar con un equilibrio con nosotros mismos y con nuestro medio “ambiente”; para desarrollar nuestra pasión y talentos y aplicarlos, con efectividad, en todos los ámbitos de nuestra vida para lograr el éxito.

Al identificar las habilidades con las que fluimos y que nos hacen únicos, podemos centrarnos en potencializarlas y aplicarlas en el desarrollo de nuestra gestión profesional logrando un desempeño superior.

Testimonio:

“Soy un apasionado del difícil e inexacto arte de conducir a otras personas hacia el logro de sus objetivos “mi propia definición de Management”. Creo que poder ver más allá de mis limitaciones es la virtud que me permite guiar a otros y ejercer el rol de facilitador de equipos, para llevarlos a lograr el éxito” – Adrián Chiogna, experto en Optimización y Mejoramiento de Procesos en Pymes y Grupos Empresariales – Argentina.

Evidentemente, la unicidad de la persona y el enfoque (“focusing”) de los recursos disponibles a su alcance, son la garantía de que podrá dar lo mejor de sí misma.

Hay que ser cautelosos y no dejarse llevar por otros criterios; como por ejemplo, lo que está de moda, lo que nos proporciona un poco más de dinero, lo que nos resulta más cómodo, etc. Estos valores son cambiantes e imprevisibles, y no los podemos controlar nosotros mismos, y acaban resultándonos perjudiciales.

Las capacidades para ser un Emprendedor exitoso han de ser desarrolladas, por cada emprendedor, de forma personal y constante. El verdadero emprendedor considera todos sus proyectos de forma positiva, así que para él no existe nunca el concepto “fracaso”, sino que, sea cuál sea el resultado obtenido, él lo considera una “adquisición de experiencia” que le permite estar cada vez mejor capacitado. Los desafíos, implican que el emprendedor no puede considerarse nunca como preparado. Sus capacidades necesitan ser afinadas, depuradas, y hasta ¡abandonadas!

Según la neuropsicóloga Ph.D., Katerine Bezinger, las preferencias de estilo de pensamiento relacionadas con la creatividad, el pensamiento estratégico, orientación al logro de metas, la capacidad para arriesgar, negociar y resistir, se encuentran y desarrollan con facilidad en los estilos de pensamiento frontales; convirtiéndose estas capacidades en claves para el éxito del emprendedor.

El ser conscientes de lo que somos, nuestras capacidades, nos permite alinearlas con la personalidad, valores y lo que hacemos especialmente bien, para fijar nuestros objetivos, sueños; trabajar con pasión y disciplina y lograr con armonía lo que nos proponemos, aportando lo mejor de nosotros mismos a los demás, “brillando nuestra Propia Marca”.

El éxito ha de llegar porque los stakeholders en mi proyecto confíen en mí, para lograrlo el Emprendedor ha de “dar” antes lo bueno que hay en él, para poder después “recibir” de los demás.

“El éxito consiste en dar lo mejor a sí mismo y a los demás”.

*Esmeralda Alarcon es administradora de empresas, especialista en gerencia del talento humano y formación Integral en negocios; es la fundadora y gerente de consultoría en LatinCom.

Manuel Miguel Hernandez es máster en administración y dirección de empresas (ESADE, Barcelona). Entrenador, consultor y coach de negocios y facilitador de LatinCom.

[Fuente imagen destacada]