Paul Graham vs. Mark Suster: el debate sobre el conflicto en Gaza desde la industria tech

israel-palestine-flags
Durante la última semana dos figuras de alto perfil en el ecosistema de startups han participado de forma muy notoria en torno al conflicto palestino-israelí.

Por Michael Carney vía PandoDaily

“En religión y política las creencias y convicciones de la gente se reciben casi siempre de segunda mano y sin examinar, de autoridades que a su vez tampoco han examinado las cuestiones sino que las han recibido de segunda mano de otros no examinadores, cuyas opiniones al respecto no valían ni un centavo de bronce”. – Autobiografía de Mark Twain 

La sabiduría convencional dice que se supone que hay que evitar hablar de política o religión en nuestras conversaciones. Los temas son simplemente demasiado divisorios y personales para muchas personas que participan en el discurso cívico. Pero, ¿en qué momento la supresión de estas cruciales discusiones se convierten al equivalente de un avestruz que entierra la cabeza en la arena esperando que nadie la vea? 

Durante la última semana, que el conflicto palestino-israelí -o como podría describirse más apropiadamente, el conflicto palestino-israelí-Gaza-Hamas-EE. UU.-Arabia Saudita-Irán-judio-árabe-cristiano- ha causado estragos, dos figuras de alto perfil en el ecosistema de startups, Paul Graham, fundador de Y Combinator, y Mark Suster, socio de Upfront Ventures, han participado de forma muy notoria en torno a estas cuestiones. 

Antes de entrar en el debate, permítanme decir que mi punto es no tomar partido. Pero yo creo que es importante hacer la pregunta de ¿cómo, en todo caso, nosotros como industria deberíamos participar sobre geopolítica y, posteriormente, lo que deberíamos esperar de nuestros líderes de la industria en este sentido? Es una cuestión más importante que antes, ya que los capitalistas de riesgo invierten más en lo mercados emergentes tumultuosos, gran parte de la audiencia de consumo de una startup está en el extranjero, y empresas como Tencent y Alibaba se están convirtiendo en financiadores tan poderosos y adquirientes como Google y Facebook. Esta industria no puede operar cada vez más en un vacío geopolítico, ¿puede?

Graham ha estado tuiteando prolíficamente sobre el conflicto, sobre todo en la preocupación por la crisis humanitaria en Gaza. Sus tuits no se han dirigido a alguien en particular, por lo que he visto. Suster, por otro lado, es un ferviente partidario de Israel, y ha tomado el asunto directamente de la posición de Graham -es decir, lo que él ve como la inconsistencia de abogar activamente con respecto a esta crisis sin tener en cuenta otras crisis, posiblemente más grandes alrededor el mundo.

Una muestra de los últimos tuits de Graham: 

 

(Másaquíaquíaquíaquíaquíaquí y aquí.)

Los mensajes de Suster han aparecido sobre todo en su muro personal de Facebook, pero son visibles públicamente. Primero me di cuenta de ellos en un correo electrónico que me envió un amigo en común, como Suster y yo no éramos amigos en Facebook en el momento, ahora sí. Es decir, Suster -que obviamente es un conocedor de tecnología- no hace ningún esfuerzo por contener su crítica detrás de las protecciones de privacidad.

El 30 de julio, Suster escribió:

Así, tan bien escrito. Supongo que Paul Graham no está tuiteando esto. Suspiro. “¿Quién es el verdadero enemigo?

Y ayer escribió:

La parte más triste de la moderna manipulación mediática es que la gente cree lo que quiere creer, independientemente de los hechos o la lógica. Para ver a gente como Paul Graham manipulada por este medio y convertida en una herramienta de los terroristas hace que sea mucho más decepcionante y me inspira a hablar en voz más alta.

Fue la culminación de una serie de mensajes similares que también mencionan a Graham por el nombre o por referencia a la reacción de Silicon Valley de manera más general, a la actual crisis en el Medio Oriente. El día de hoy, Suster explicó sus razones para señalar a Graham, en particular, escribiendo:

Alguien me preguntó por qué estaba dispuesto a citar a Paul Graham en mi feed de Facebook. Dijo que apoyaba mis posiciones sobre Israel, pero no entendía por qué yo citaría específicamente a Paul. Aquí está lo que escribí de nuevo al teclear en mi iPhone desde las vacaciones…

“Escucha. Paul Graham nunca ha tuiteado sobre ningún conflicto mundial. Ni Siria, donde 175.000 personas murieron. Ni Egipto, que reprimió brutalmente a la hermandad musulmana. Ni acerca del terror de ISIS en Irak. Nada acerca de Bahrein, Somalia o las medidas enérgicas chinas contra los disidentes. Nada sobre los inocentes en Ucrania asesinados por Rusia. Así que cuando un líder de tecnología decide tuitear mensajes hostiles acerca de uno y solo un país -Israel-, el país (aún con defectos, también) militarmente más ético en el mundo, sólo se puede concluir que viene de un lugar de doble moral enraizada en el sub-consciente antisemita. El problema es que esto da cobertura aérea a los demás. Y yo no soy religioso ni particularmente activo políticamente. Pero por primera vez en mi vida he tenido una conexión de nuevo a cómo el antisemitismo comenzó el Holocausto”.

Las secciones de comentarios de estos mensajes incluyen una serie de inversores de alto perfil y emprendedores -la mayoría ofreciendo elogios y apoyo- entre ellos,  John Frankel, el más notable fundador de ff Ventures; Dave McClure, el fundador de 500 Startups; Hunter Walk, fundador de Homebrew; Antone Johnson, fundador de Bottom Line Law Group; Net Jacobsson, fundador de SparkLabs, y Yaron Samid, fundador de BillGuard.

Suster no es alguien que se describe generalmente como tímido o de mente cerrada. Es un estilo con el que ha ganado muchos críticos así como amigos. Pero también es alguien con quien siempre se sabe cómo pararse. Yo puedo respetar a cualquiera que sea tan honesto y coherente. Nunca he discutido personalmente cuestiones de política o religión con Suster, pero desde la experiencia anecdótica lo llevo en su palabra de que normalmente no participa activamente en cualquiera de las dos. Como él describe anteriormente, sin embargo, esta cuestión y la reacción de muchos líderes de opinión en su comunidad lo han obligado a hablar públicamente.

Es obvio que Graham, que así mismo habla abiertamente con frecuencia, se siente de forma similar un apasionado de este tema, con un tuit reciente citando la necesidad de hablar en público en lugar de permanecer en silencio:

Así que volvemos a la pregunta original, ¿qué podemos esperar de nuestra industria cuando se trata de geopolítica, y cómo específicamente debemos involucrar a nuestros líderes? ¿Es justo esperar que la gente permanezca en silencio o imparcial simplemente por el riesgo de ofender a otros dentro de la comunidad? Creo que la respuesta claramente es no.

Suster enlazó a un post reciente de David Stern de Clearstone Venture Partners que me pareció esclarecedor sobre el tema. Dice, en parte:

Last week, I removed a post from Facebook. A Christian friend of mine had reminded me that he supported the Jews and Israel in their fight against Hamas, because once the extremists finished with the Jews, the Christians were next. I thought his comments were interesting, so I posted them. Unfortunately, he asked that I remove his name from the post, saying something to the effect that he had a lot of business dealings with the general public and didn’t want to be political on Facebook. Because I like him, I did. But it did get me thinking. This is exactly the time where sitting silently because of political, social, or economic expediency, isn’t acceptable. It is exactly the time where moral clarity should be on display. And it is exactly the time, if you are a right thinking and right feeling human being, to stand up and support Israel.

Incluyo lo anterior no para decir que todo el mundo debe apoyar a Israel, sino simplemente para expresar que la propia opinión (esperemos informada) sobre asuntos de tanta importancia mundial nunca debe ser condenada, independientemente del bando que elijas. Si bien es riesgoso caracterizar un conflicto como más importante o más relevante que otro, voy a decir, simplemente, que creo que el conflicto palestino-israelí es relevante para tantas personas en nuestra industria como casi cualquier otro. Como tal, Suster y Graham merecen el crédito por darle el peso. El desacuerdo no es más que detalles.

Por mucho que Suster y Graham salieran a declarar públicamente sus opiniones polarizantes, es igualmente sorprendente cuántos más líderes en nuestra industria se han mantenido totalmente en silencio mientras la guerra en Israel y Gaza se recrudece (como lo han hecho con otros conflictos en otras partes en el pasado). La pregunta, que voy a dejar abierta, es, ¿es esta la forma en que queremos que nuestros líderes se comporten al permanecer en silencio por miedo a decir algo equivocado, o impopular? ¿O debemos acoger las realidades intrínsecamente problemáticas y violentas del mundo en que vivimos?

[Fuente imagen destacada]