Mathilde Collin: Soy una mujer CEO y eso no cambia nada

Mathilde-Collin-620x270
La cofundadora y CEO de Frontapp dice que hay que hacer hincapié en el éxito de las mujeres CEO's en lugar de la feminidad de los CEO's exitosos.

Mathilde Collin es la cofundadora y CEO de Frontapp, una aplicación de correo electrónico colaborativo. Durante el último año ella ha estado haciendo el trabajo básico y usual de un CEO: manejar un equipo, desarrollar un producto, levantar fondos y lidiar con el día a día de una startup tecnológica. Pero es una mujer y eso, en nuestra sociedad, todavía puede generar un montón de preguntas por la creencia de que “tu sabes, siempre es más difícil para las mujeres ¿cierto?”, dice irónicamente.

En un post publicado en The Wall Street Journal, Collin ilustra perfectamente cómo el mundo se ha creído que ser una CEO es de alguna manera más difícil que ser un CEO:

“Cuando la gente me pregunta: “Entonces, ¿qué se siente ser CEO?” la mayoría de ellos me están preguntando “Entonces, qué se siente ser CEO y mujer?” Y a menudo esperan que les diga lo difícil que es. Eso es lo que la gente quiere leer y escuchar, pero esto simplemente no es como me siento”.

Por supuesto, hay desventajas. Como que la mujer tenga que trabajar un poco más duro para ganarse la credibilidad de las personas y que la gente la escuche, o las reuniones de ventas donde será el punto de atención más que el producto.

Y también grandes ventajas. Collin apunta a la facilidad de obtener coberturas de prensa, por ejemplo, o el que las ventas se puedan cerrar más rápido.

Sin embargo, advierte, esos pros y contras son detalles menores que no van a hacer o quebrar una compañía. La parte difícil es entregar un producto que a la gente le encante, cumplir con las metas de crecimiento y tener dinero en el banco.

“Mi punto es: es difícil ser un CEO, y punto. Masculino o femenino. Cada uno de nosotros tenemos nuestras propias ventajas y desventajas, y deberíamos tratar de jugar el mejor partido con las cartas que nos han repartido. Yo sólo recomendaría no exagerar la etiqueta “mujer” aunque pueda ser contraproducente. Quieres que la gente te imagine como el CEO, no como la “mujer CEO”.

Mujeres inspiradas por otras mujeres

En la actualidad las mujeres sólo ocupan el 5,1% de los cargos CEO en la lista Fortune 1000, cita Collin, y aunque ella no es la única que piensa que ese número debería ser mayor está en desacuerdo con la mayoría de opiniones del porqué y de cómo hacerlo mejor.

“Estoy aburrida de la retórica “Deberíamos tener más mujeres ejecutivas porque traen la feminidad, alegría, calor, etc.” Es sexista y simplemente algo erróneo. Necesitamos mujeres CEO’s porque las mujeres son tan talentosas como los hombres pueden ser, y se necesita gente con talento para construir grandes empresas. Para mí, esa es la única razón valiosa”.

Enfatiza en el hecho de que repasar las diferencias entre ejecutivos, hombres y mujeres, una y otra vez no va a cambiar nada. Y pone el ejemplo de que a Rihanna no se le pregunta ¿Cómo se siente ser una mujer cantante?

“Si queremos tomar en serio el empoderamiento de las mujeres para que se conviertan en CEO’s o consigan empleos de alta dirección, el punto de partida es que las mujeres CEO potenciales sean inspiradas por otras mujeres”.

Y concluye diciendo que lo que ellas (ustedes) necesitan es más modelos de CEO’s exitosos que también sean mujeres. 

“Tenemos que empezar haciendo hincapié en el éxito de las mujeres CEO’s en lugar de la feminidad de los CEO’s exitosos”.

[Fuente imagen destacada]