Argentina en default: ¿El lugar y momento adecuados para la economía Bitcoin?

panic2
Tras entrar Argentina en "default técnico" los obstáculos para trazar pronósticos se conjugan con una oportunidad: ¿Llegó la Economía Bitcoin para quedarse?

Para el medio día de hoy (más específicamente las 12 hs de Argentina), los enviados del gobierno argentino se verán cara a cara nuevamente con el juez Thomas Griesa en una nueva audiencia que el magistrado convocó “de urgencia” para tratar una vez más la situación del país respecto de su decretado default, que ha dejado más polémicas que certezas.

Recopilando los hechos, luego de que el más alto tribunal de Estados Unidos decidiera mantenerse al margen del tenso enfrentamiento de Argentina con los denominados “fondos buitre” o holdouts, donde están en juego alrededor de USD 1500 M en concepto de bonos impagos del 2001, Argentina entró en llamado “default selectivo”.

El default híbrido 

Las polémicas tienen más que ver con el sentido estricto del default en el que unas horas atrás se le decretase al país. Si default se corresponde con un “incumplimiento de pagos” o “insolvencia frente a los compromisos de deuda”, la situación en sí misma dista de 2001, cuanto el país sí entró en default por su incapacidad de hacer frente al pago de su deuda y el escenario era el de un país en quiebra.

Si bien Argentina en éste caso sí ha girado el monto correspondiente para pagar a los bonistas que sí aceptaron ser reestructurados y sí aceptaron los montos acordados en el marco de la negociación, fue el mismo Griesa quien impidió que esos fondos efectivamente llegaran a destino ante el pedido de los holdouts. El resto es historia: los fondos no aceptan los términos de negociación que ofrece Argentina, Argentina no cede, el juez se mantiene al margen, naufragan otras tentativas de negociación que lleva a cabo la banca privada argentina con los fondos –y que muchas versiones indican que hoy continúan- y Argentina se enfrenta a su fecha límite de pago sin haber pagado. El resultado es que se decreta al país en default, más allá de las salvedades indicadas, de hecho la calificadora Standard & Poor’s avala la denominación y coloca a la Argentina en “default selectivo”.

Desde el gobierno argentino tanto la presidenta Cristina Fernández de Kirchner como el ministro de Economía Axel Kicillof hablan de la necesidad de crear un nuevo término para reflejar la situación de un país al que se lo acusa de no cumplir con sus obligaciones cuando sí lo ha hecho (se habló incluso de “Griefault” como término para reflejar un escenario híbrido) y el mismo ministro consideró un sinsentido total decir que el país entró en default además de acusar a Griesa de “parcialidad” a favor de los holdouts. La presidenta, por su parte, dio por cerradas las negociaciones y aseguró que hará uso de toda herramienta legal para poder cumplir con lo pagos de los bonistas reestructurados.

La difícil tarea de arriesgar pronósticos 

¿Qué puede pasar con la inversión? Las imprecisiones para definir la situación argentina más las negociaciones que continúan hacen bastante improbable trazar pronósticos. Políticos locales de primera línea como Mauricio Macri, jefe de gobierno de Buenos Aires, afirma que la situaciónaleja al país del mundo en referencia a lo que implica para la inversión extranjera y la confianza empresaria una categorización de “incumplimiento de pagos” en un escenario donde el dólar se dispara y la situación de cepo cambiario y la restricción de las importaciones se mantiene, aunque con matices. Sergio Massa, uno de los candidatos a pelear la sucesión de Fernández de Kirchner en 2015, estimó días atrás la necesidad de que el  país no pierda acceso a los mercados internacionales y pueda “construir el camino que le permita financiamiento de largo plazo para acceder a mejor infraestructura”. 

¿Qué pueda significar para la industria tecnológica? En el día de ayer, algunos de los principales jugadores del ecosistema tecnológico local se negaron a hablar con PulsoSocial de la situación del país respecto del “default técnico” aunque una vez más, el gran protagonista del año para la industria entró en escena como posible salvador cuando la economía local está una vez más en riesgo: Bitcoin. 

Bitcoin: ¿El salvador? 

Rápido de reflejos, Santiago Siri, emprendedor y uno de los líderes del Partido de la Red expresa en un post su visión negativa contra todo el sistema (holdouts, justicia norteamericana, banca local, pero también gobierno, oposición y periodistas de todos los colores) y afirma que “usar bitcoins puede volver obsoleto absolutamente todo el sistema” mientras insta a que el usuario común sea el que revolucione ese sistema:

“No hay elemento o función de la economía tradicional que no pueda ser reemplazado por este sistema financiero. Y lo único que se necesita para empezar a usarlo es animarse (y en esta etapa también animar a otros)”.

Diego Gutiérrez Zaldívar, Presidente de la Fundación Bitcoin Argentina, señala a PulsoSocial que aunque el default técnico no revista la gravedad de un default por insolvencia sin duda enfriará el flujo de inversión de algunas organizaciones que están obligadas a tener en cuenta los dictámenes de las evaluadoras de riesgo internacionales, algo que con Bitcoin no hubiese ocurrido:

“No obstante hay muchos vehículos de inversión que no tienen esa limitación y que seguirán invirtiendo. Ahora si lo vemos desde la perspectiva del Bitcoin lo interesante es que si Bitcoin hubiera sido la red de pagos internacional por excelencia este default técnico nunca hubiera existido. El Bitcoin por su naturaleza no permite la intervención de terceros en las transferencias ya que las mismas van directo de origen a destino”.

Una vez más Bitcoin cuestiona la competitividad y vigencia del sistema financiero global:

“Un sistema intermediado que no ha sido expuesto a una competencia real en muchos tiempo y que por primera vez se enfrenta a un sistema de transferencia de valor desintermediado, que respeta matemáticamente la voluntad del dueño originario de los fondos y transnacional por naturaleza”, señala.

Desde la Fundación Bitcoin afirman que el nuevo default argentino, donde el pago se realizó pero una orden lo embargó en el camino, es una clara oportunidad para Bitcoin en el mundo.

“Es un caso real donde se demuestra que el dueño de una cuenta bancaria no tiene dominio absoluto sobre el dinero depositado (digitalizado), sino que un Estado (en este caso el de EE.UU.) puede evitar que una transferencia llegue a destino. Las propiedades de Bitcoin hacen que esto sea imposible. Si una entidad contrae una deuda y quiere saldarla sólo requiere firmar digitalmente el envío (sin solicitar permiso alguno), y nada ni nadie puede evitar que esa transferencia de activos digitales llegue a destino. De igual forma, tampoco se puede extraer dinero de la cuenta original sin permiso del poseedor de la misma. Por eso, como medio de transferencia de valor es indiscutiblemente mejor que el sistema tradicional, tanto a nivel individual como ante entidades jurídicas”. 

¿Cuánto demorará a los argentinos descubrir a Bitcoin como un mejor depósito de valor que las monedas tradicionales? “El tiempo dirá, pero cada nueva crisis (debilidad del euro, crisis de las subprimes, etc.) nos otorga un nuevo ejemplo”, reflexiona Gutiérrez Zaldívar.

La historia dice que los argentinos han vivido varios debacles económicos y pérdida de valor de su moneda a lo largo de la historia, por ello tienen la cultura de ahorrar en otras monedas, con el dólar como estandarte. De alguna forma, aunque es el país que más atraído se siente a Bitcoin, falta una cambio cultural que termine de integrarlo y un marco que acompañe, y este puede ser el momento de lograr ambas cosas:

“No creo que el Bitcoin dé solución a los problemas generados por el default técnico ya que los mismos son de carácter institucional y el Bitcoin hoy en la Argentina funciona principalmente en los intercambios a nivel personal pero sin duda que con un marco regulatorio apropiado el Bitcoin podría usarse como alternativa de transferencia de valor internacional en países que sufrieran situaciones similares a la Argentina”, concluye.

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa