La historia detrás de YO, una app ridículamente interesante

YO
YO app es tan sencilla (por no decir… estúpida) que da curiosidad bajarla y hoy en día está en el Top 5 del App Store de Apple.
Nombre: Yo
País: Israel
Categoría: Mensajería
Problema que resuelve: Evitar las largas conversaciones en cadena que te hacen tener apps como Whatsaap cuando solo quieres notificarle a alguien que estás “pensando en ellos o que te peguen una llamada”.
Plataforma: iOS / Android / Amazon / Windows Phone

Cuando escuché hace unos meses que había una app que lo único que hacía era enviar un “YO” a otra persona, sin conversaciones, sin imágenes, sin intercambio de nada, me sentí un poco ofendida en nombre de los miles de emprendedores que están fajados “guayando la yuca”, como decimos en República Dominicana, para sacar productos que no solo cambien el ecosistema sino la forma de ver y usar la tecnología. Pero si en el 2006 me hubieran dicho que una app que te permite microbloggear en 140 caracteres iba a ser hoy una de las principales redes sociales probablemente me les hubiera reído en la cara.

“YO app es tan sencilla (por no decir… estúpida) que da curiosidad bajarla y hoy en día está en el Top 5 del App Store de Apple”.

Pero, ¿de dónde salió esta idea? ¿cómo alguien se despertó un día diciendo: “quiero una app de mensajería con la cual solo me pueda comunicar con una palabra…”? Pues aquí les cuento un poco de qué va el asunto.

Según publica Business Insider, Moshe Hogeg tenía una necesidad: una app con la cual pudiera enviarle un “push” a su esposa y amigos, pero que solamente fuera eso, que no diera paso a conversaciones largas como las que tenía que tener por cualquier otra app de mensajería. La visualizaba sencilla, con botones grandes y que solo hiciera una tarea. Pero por más que le pedía el favor a Or Arbel este se negaba a gastar su tiempo en algo que consideraba precisamente una pérdida de tiempo, una app que nadie iba a utilizar por ser una estupidez, un tipo de mensajería que se podía considerar muda.

Yo appFinalmente Hogeg utilizando su papel de jefe dio la orden de desarrollo de la app y ocho horas después Arbel terminaba “YO”. Pero al ser un app tan peculiar se encontraron dos problemas: el primero, en Mobli se dedicaban a construir tecnologías serias, por lo que les daba vergüenza publicar la app bajo su nombre y segundo: cuando la lanzaron en abril, justo en el día de los inocentes, el App Store rechazó publicarla, el motivo: la app no tenía ningún tipo de sustancia. Hogeg y Arbel la defendieron ante Apple haciendo énfasis en las ventajas que conlleva la simpleza de la aplicación y al final Apple accedió.

Hogeg compartió la app con su esposa y unos amigos y Arbel la dio a conocer dentro de los empleados de Mobli pero aunque les solicitó que no la compartieran YO fue un virus difícil de contener y en menos de un mes veinte mil personas en Tel Aviv ya estaban con la fiebre de YO. En el mes de mayo el blogger tecnológico Robert Scoble visitó a Hogeg el cual le mostró YO, su respuesta: “La app más estúpida y adictiva que jamás había visto”. Ese mismo mes, Robert compartió el link a la app en su blog y a los pocos días los principales fondos de venture capital de Silicon Valley le estaban mandando correos a Hogeg.

Una inversión con la que cualquiera sueña

YO se coloca esta semana entre las 5 aplicaciones más descargadas del App Store en los Estados Unidos y tiene más de 1 millón de dólares en inversión, negándose a recibir más por considerar que no es necesario, pero al no tener un gran equipo detrás de esta app y al ser algo tan sencillo ¿para qué es el dinero? Hogeg dice que es para darle una oportunidad a la app, con esta inversión comprobarán si puede ser un éxito a gran escala.

Luego de indagar más hasta la he descaragado, y aunque solo tengo un amigo y se usa en forma de broma tener YO es más una chulería que otra cosa… pero esto valida las teorías que tenemos en Pulsosocial sobre la creación de apps:

“Si resuelves una necesidad propia lo más probable es que muchas personas tengan esa necesidad”. 

Y la ventaja es que aunque no funcione al menos resolviste tu problema; la otra es lanzar productos globales y creer que todo es posible, así como YO miles de nuevas apps van a surgir sin significado alguno y probablemente levantarán más capital que aquellas cuyo significado es obvio.

 

Acerca del autor

Jessica Mercedes

Jessica Mercedes

Jessica Mercedes is an expert in Technical & Executive Recruiting and Public Relations for startups both in Latin America and in the U.S. Jessica serves as managing director of PulsoSocial and Coderise.org. PulsoSocial is Latin America's #1 media outlet on tech and entrepreneurship, and Coderise.org empowers kids in developing nations through code. As part of PulsoSocial and it's new platform Kernel, Jessica is in charge of matching global tech companies with the top executive and engineering talent in Latin America.