Alguien tiene que decirlo: los becarios no son community managers

CM_Juan-A-BAutista
Tampoco son los que hoy deben estar al frente de las redes sociales corporativas y mucho menos sobre los que debe reposar la popularidad de una marca.

Hace poco más de cinco años, las redes sociales se impusieron con fuerza en el marketing real. Las marcas, medios y personajes voltearon a ver el efecto Social Media y no dudaron en subirse a la ola, pero ¿qué pasó después? Que el trabajo que conlleva alimentar, escuchar, conversar y replicar los abrumó y dejaron en manos de terceros sus cuentas.

Y sí, esos terceros fueron en la mayoría de los casos becarios. Pasantes que tenían como tarea (no principal) “manejar” las redes sociales y, sin el conocimiento que tenemos hoy en día, interactuar con la audiencia.

No podemos negar que de ahí salieron verdaderas estrellas, júniors que se convirtieron en maestros del entorno digital y la conversación en redes sociales, y que aprendieron a prueba y error sobre las mejores prácticas.

Y entonces, ¿cuál es el sentido de esta columna? Que pese a que nos haya funcionado en un momento de cambio (ya saben, esos días en los que migrábamos de offline a online con cierto resquemor y mucha emoción), los becarios no son community managers, no son los que hoy deben estar al frente de las redes sociales corporativas y mucho menos sobre los que debe reposar la popularidad de una marca.

community-manager1

¿Quién es un community manager?

1. El community manager sabe no sólo generar contenido, sino que sabe hacerlo a partir de lo que su audiencia le pide, es decir que escucha atentamente a sus usuarios y minuto a minuto ajusta su estrategia para ir de la mano con ellos.

2. No teme arriesgarse porque sabe que si comete un error y este se viraliza, tiene un alto porcentaje de poder usarlo a su favor… Ah sí, además tiene lista la campaña de control de crisis.

3. Por más que haya trabajo de escritorio, un community manager sabe que su trabajo está en la calle, en el mismo lugar donde se encuentra su marca conviviendo con sus clientes.

4. Los reportes no son hojas de cálculo con gráficas de pastel, sino análisis cualitativos de lo que en verdad está sucediendo y cómo la marca podría reaccionar a favor.

5. Y sobre todo la pasión. Un community manager no pasa la mitad de la jornada buscando empleo de tiempo completo porque tiene ya uno que ama, que lo apasiona y que se va en el celular con él.

[Fuente imagen destacada J. A. Bautista]

Acerca del autor

Maria Fernanda Martinez

Columnista invitada. Mexicana de corazón, digitalera por convicción. Afincada en Ciudad de México (la ciudad caóticamente más hermosa), es editora líder de CIO América Latina y fundadora de Bugambilia Digital. Sabe de SEO, posicionamiento, content marketing, social media... ¡y cocinar! En Twitter: @FerEstrellas