Ante inminente “legalización” de Uber en Colombia, taxistas amenazan con bloqueos

uber2
Según el Ministerio de Transporte colombiano, a finales de julio se publicaría el decreto que autorizaría el funcionamiento del servicio de taxis blancos promovido por Uber.

La irrupción de servicios basados en nuevas tecnologías en mercados que no están preparados para ello -desde el punto de vista regulatorio-, plantea un marco en el que el negocio tradicional busca no sucumbir ante las propuestas innovadoras que directa o indirectamente se convierten en su competencia.

Una de estas industrias disruptivas que ha sabido aprovechar los beneficios de las nuevas tecnologías para los ciudadanos es el transporte. Uber, la reconocida compañía estadounidense cuyo servicio conecta a vehículos privados con pasajeros a través de una aplicación móvil, ha tenido que librar batallas principalmente contra los gremios de taxistas en distintas partes del mundo.

En Colombia, donde comenzó a operar en septiembre de 2013 en Bogotá, había tenido un escenario relativamente tranquilo pero a medida que se hizo más visible los gremios de taxis en la capital comenzaron a verla con otros ojos. (Innovación y desarrollo económico, la apuesta de Uber para Bogotá)

En mayo pasado, por ejemplo, los taxis amarillos llevaron a cabo protestas con un ‘plan tortuga’ como rechazo a los llamados ‘taxis blancos’, que son los que operan con la aplicación de Uber.

Ahora, con el anuncio del Ministerio de Transporte de que a finales de julio se publicaría el decreto que autorizaría el funcionamiento del servicio de taxis blancos promovido por Uber, los gremios de taxistas parece que van a dar la pelea.

Nicolás Estupiñán, viceministro de Transporte, comentó hoy en diálogo con la emisora Blu Radio, tal y como publica El Espectador, las generalidades de la medida: “Reconociendo que la comunidad exige un servicio diferente y por eso nace Uber, tendría unas condiciones diferentes de servicio, características particulares para los vehículos y conductores y por lo tanto tendrían una tarifa especial”, expresó el funcionario.

El decreto avalaría el servicio prestado por Uber, basado en transporte con valor agregado como el pago con tarjeta de crédito, y desde agosto los taxis blancos que utiliza la compañía convivirían con el servicio tradicional de taxis amarillos. “Es un servicio con unos vehículos diferentes, con unas tarifas diferentes y con unos niveles de servicio diferentes”, reiteró Estupiñán.

La respuesta de los taxistas

La reacción por parte del gremio no se hizo esperar y Hugo Ospina, presidente de la Asociación de Taxis de Bogotá, aseguró que “Vamos a bloquear el país, todas las vías nacionales, vamos a defender nuestro patrimonio a capa y espada”, según publicó Citytv. La “parálisis” convocada por los taxistas están programadas para el 30 de julio.

Por otro lado, Ernesto Sandoval, representante de empresas de taxis ante Fenalco (Federación Nacional de Comerciantes), le dijo a Citytv que la decisión se toma porque se incumplió un compromiso claro y puntual sobre el tema de Uber, que no iba para adelante.