Panamá y un ecosistema de startups con buen presente y futuro promisorio

city panam

Desde que en el año 2000 el Parque Tecnológico y Científico Ciudad del Saber se embarcó en la tarea de fomentar el ecosistema emprendedor en Panamá, el avance del ecosistema fluye a toda marcha apalancado asimismo por el apoyo del FOMIN para la creación de jugadores fundamentales como Venture Club –primer fondo de capital de riesgo ángel- y otras herramientas de fondeo y mentoria que conjuntamente con un cambio de cultura en la escena panameña han incrementado los índices de emprendimientos y deal flow.

Manuel Lorenzo, Gerente de Venture Club y Director del Acelerador de Empresas de la Ciudad del Saber, dialogó con PulsoSocial de deudas pero también logros del escenario emprendedor en Panamá.

El apoyo del FOMIN fue clave para dinamizar el ecosistema ¿qué aspectos se han logrado fortalecer? 

 

Manuel Lorenzo
Manuel Lorenzo

Se crearon varias incubadoras de empresas en las universidades, se creó el primer fondo de capital de riesgo ángel, se logró el diseño de una bolsa de valores paralela para la negociación de acciones de startups y se logró el fortalecimiento del deal flow de proyectos con más alto potencial global y que alimentan la tubería por la que deben pasar estos startups en su camino al crecimiento. Hoy en día ya existen -además del acelerador de empresas de Panamá que fue la primera incubadora de empresas en país fundado en el año 2000 en la Ciudad del Saber- otros elementos en el ecosistema y lo principal es que la mayoría de los eslabones de la cadena de crecimiento están atendido de alguna manera.

¿Por dónde pasan las deudas en tu visión? 

Uno de ellos es el capital semilla desde fondos públicos. Apenas en diciembre, se hizo la primera convocatoria de capital semilla para startups utilizando la metodología de lean startup, pero todavía estamos esperando que se adjudique. Es un vacío que en su mayoría debe llenarse desde el mundo público a no ser que algún fondo de capital de riesgo se integre hacia atrás y cree algún acelerador privado con fondos propios al estilo de NXTP Labs o Y Combinator. Este último punto es algo que se puede conversar y Venture Club está dispuesto a hacer, probablemente se cristalice en los próximos doce meses.

¿Hay un espíritu emprendedor en Panamá? ¿Cómo es el perfil del emprendedor? 

En el año 2009 había un nivel de emprendimiento temprano de 9.6%, muy bajo para la región, más del 60% de ellos era emprendedores por oportunidad y ese indicador en particular estaba entre los dos más importantes de la región.  La tasa resultó con modificaciones entre 2009 y 2012, en 2012 alcanzó los 20.4% y a la vez continuamos manteniendo la tasa de emprendimiento por oportunidad. A eso le sumamos el hecho que el país ha crecido a un ritmo del 8% anual en su PBI en los últimos 7 años y ha habido una disminución interesante del desempleo y de la pobreza, también mejoras en la infraestructura y en la competitividad. Una serie de factores y elementos que más allá de la intuición que nos dice que en Panamá hay un mejor contexto para emprender.

¿Y desde tu rol cercano a las startups cómo ves la evolución de los emprendedores? 

Todo indica que efectivamente esa tasa de emprendimiento es real, se ha triplicado. Hemos percibido que la calidad de las startups ha aumentado significativamente. Hace cinco años los jóvenes de 25 años no emprendían, venían codificados desde la universidad de una forma distinta, hoy vienen de otra manera tanto de afuera del país como de aquí, tienen otro chip respecto del emprendimiento, un cambio cultural que hemos sentido en los últimos dos años. Falta el Estado involucrado en políticas integrales que apoyen el emprendimiento que creemos que con el nuevo gobierno van a tener lugar, tanto fiscales, como creación de incubadoras o fondos, redes de ángeles, la bolsa paralela de negociación de acciones que aún tiene que ser aprobada por ejemplo.

¿Cuál ha sido la actividad del Venture Club en éste tiempo? 

Del 2010 al 2013 se hicieron 5 inversiones y hoy en día estamos levantando un nuevo fondo de USD 10M. En dos meses tendremos el fondo operando y se espera que Venture Club invierta en entre 15 y 20 startups durante los próximos cinco años. Ese primer instrumento de Venture Club lo creamos como una especie de piloto porque 5 empresas no nos crea un portafolio sano pero decidimos hacerlo con apoyo de FOMIN para generar sensibilización en los inversionistas y educación en los emprendedores, como ejemplos para otros startups.

¿Qué foco tienen las startups panameñas? Me refiero a si hay un mercado local interesante o apuntan global como el caso de Mayer Mizrachi. 

Una startup en la que invirtió Venture Club es Degusta, como un Guía Oleo pero que hoy en día se ha extendido, también es un Restorando, también hace reservaciones. Nació pensando en ser global desde Panamá pero empezó en Panamá como piloto y logró la tracción en Panamá y hoy opera en Perú, Venezuela, Colombia, Chile. Panamá es un excelente lugar para hacer un piloto porque al ser un país de 4M de habitantes con todas las características macro económicas mencionadas es un buen escenario para piloto pero dura poco tiempo, las startups deben pensarse globales desde un principio, piloto y luego regionales o globales. Clusters importantes para que las startups exploten son por ejemplo el minero –y enorme inversión ahí- también Panamá es un hub logístico por excelencia y por último es que tenemos el centro financiero más importante de la región y aquí también hay necesidades que pueden ser atendidas por una startup.

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa