Sebastián Vidal de Start-Up Chile: ahora buscan más proyectos chilenos y mayor impacto económico

Start-Up Chile
Antes de que finalice una nueva convocatoria de Start-Up Chile, conversamos con Sebastián Vidal, su nuevo director ejecutivo, sobre los cambios y desafíos del programa.

Antes de que finalice una nueva convocatoria de Start-Up Chile, conversamos con Sebastián Vidal, su nuevo director ejecutivo, sobre los cambios y desafíos del programa.Casi tres años estuvo Horacio Melo a cargo de Start-Up Chile, ahora es Sebastián Vidal el encargado de dirigir el exitoso programa para atraer emprendedores extranjeros al país y cuya undécima convocatoria termina el martes 24 de junio.

Antes, los emprendimientos seleccionados recibían US$40,000, ahora son CLP$20 millones, lo que equivale a unos US$35,000, además de la visa de trabajo por un año y el requisito de quedarse en el país por al menos 6 meses y participar en actividades que fomenten el emprendimiento.

En octubre de 2013, Start-Up Chile realizó un estudio para conocer el estatus de los proyectos que ya pasaron por el programa (Alumni), Sebastián Vidal explica que se seguirá haciendo para identificar cuál es el desempeño de los emprendimientos:

Se detectó que cerca de un 20% de los startups siguieron en Chile, y en base a ese número ahora queremos trabajar para tener más nacionales desarrollando proyectos y generar un impacto económico más grande en Chile y medible en el tiempo.

Según Vidal, se seleccionan “proyectos que vienen a trabajar duro y lograr objetivos”, por eso es positivo medir los “progresos reales de los emprendedores”.

Sebastián Vidal Start-Up Chile
El nuevo director ejecutivo de Start-Up Chile antes fue director asistente del programa.

–¿Podrías contarnos cuáles son las principales novedades para la próxima ronda de Start-Up Chile?
–Vamos a potenciar dos etapas del programa. Primero, desde hace un par de generaciones que venimos entregando el subsidio en dos partes, 10 millones de pesos al principio y 10 millones de pesos a la mitad del periodo. En la segunda entrega seremos más estrictos con el trabajo, los avances y los objetivos que el emprendedor se propuso cumplir. De esta manera, los proyectos que trabajen y cumplan, serán los que seguirán en el programa.

Segundo, el proceso de aceleración formal. Independiente de que Start-Up Chile (SUP) no sea por definición una aceleradora o incubadora, tenemos que asumir que nos parecemos mucho a ello, ya que los emprendedores necesitan herramientas que los apoyen en el camino, más aún los que están empezando. Es por ello que hemos creado ciertas instancias que les permitirán a los emprendedores orientarse, dependiendo de la etapa en la que estén –charlas acerca de temas específicos, red de mentores internacional y nacional, apoyo entre pares y por supuesto la red de alianzas de SUP.

–El vicepresidente ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitrán, ha dicho que se quiere aumentar la presencia de emprendimientos chilenos, ¿cómo piensan hacerlo? ¿Habrá cuotas de emprendedores extranjeros y chilenos?
–Es un objetivo importante que ya se está logrando, la última selección de proyectos chilenos correspondió a un 30%. Este fue un récord con respecto a todas las postulaciones anteriores. Esto posicionó a Chile como el top 1 de proyectos seleccionados. Esta es una buena noticia no sólo por la cantidad, sino que al ser evaluados por una empresa internacional basada en Silicon Valley –Younoodle–, demuestra que la calidad de los emprendimientos nacionales va en aumento.
No habrá cuotas. Lo que haremos será difundir aún más el programa en todo Chile y seguir incentivando con herramientas específicas la creación de emprendedores de calidad que resuelvan problemas reales de la región y del mundo.

–¿Cómo se seguirá fomentando la relación de los participantes del programa con la comunidad?
–Mantendremos los requisitos de actividades sociales que los emprendedores deben cumplir, porque es esto lo que finalmente genera la efervescencia de innovación y emprendimiento que estamos viviendo hoy en el país. También, para que el programa se inserte en el ecosistema nacional durante y después de haber participado en el programa, de manera de que la interacción social también se genere porque se está logrando algo económico (contrataciones, trabajo con empresas nacionales que tienen presencia en Latam, trabajo coordinado con las regiones del país, etc).

–¿El foco de Start-Up Chile sigue en entregar capital en fase temprana y no en el éxito posterior de las empresas o ha cambiado?
–El foco de Start-Up Chile siempre ha estado en crear un impacto cultural en el corto plazo en Chile y un impacto económico en el largo plazo logrando un posicionamiento global del programa, por medio de la atracción de talentos internacionales y nacionales para que logren formar compañías exitosas. Esto, sumado a que los emprendedores consigan incentivar a que el talento local emprenda y piense en grande para crear el polo de innovación y emprendimiento de Latam. Los fondos son un medio. Por lo tanto, todo lo que podamos hacer para aumentar las probabilidades de éxito de estas compañías se está incorporando en la estrategia.

Recuerda que hasta el martes 24 de junio puedes postular para ser parte de la Generación 11 de Start-Up Chile, más detalles sobre los requisitos aquí.

[Crédito Imagen Destacada]