Menu Superior

Fuga de talento emprendedor en Bolivia: ¿Cómo fortalecer el ecosistema de startups?

Es doblemente más valorado cuando un grupo reducido de personas trata de pelear por lo que quiere, aún en las condiciones de mayor adversidad. A primera vista, Bolivia no es un país con experiencia emprendedora ni tiene un ecosistema de startups fortalecido, pero aún cuando las condiciones de inversión, apoyo e infraestructura emprendedora no ayudan, un grupo de jóvenes emprendedores han hecho (y aún pelean) por tener un ecosistema tecnológico cada vez más robusto.

El problema, cómo muchas veces ocurre, es ver que el contexto no ayuda. La partida de muchos emprendedores bolivianos en busca de nuevos rumbos que puedan hacer realidad sus proyectos es un problema que el naciente nodo emprendedor de ese país está sufriendo, según relata en primera persona el emprendedor boliviano Rene Polo, quien poco tiempo atrás contaba su experiencia emprendedora a propósito de PulsoInstitute y que en ésta oportunidad fue convocado para analizar en profundidad por qué es imposible retener el talento más promisorio de Bolivia.   

Hoy se podría decir que hay una “fuga de talento tecnológico” en Bolivia ¿es así en tu visión?

Rene Polo

Rene Polo

Hoy muchos emprendedores que quieren lanzar sus proyectos no encuentran los recursos para ser exitosos. Hay emprendedores de alto perfil como Mauro Trigo y Daniel Ponce (creadores de la app CityHeroes y Amerpages) que se han dedicado a ayudar a otros startups y a otros espacios donde se fomenta el emprendimiento, básicamente porque tuvieron la posibilidad de estar en San Francisco y meterse en lo que es un ecosistema de startups consistente. Yo puedo afirmarlo porque me he vuelto muy cercano a ellos por haber ganado el Startup Weekend (la primera edición, impulsada por UCATEC), fueron los que me impulsaron a seguir. Fui siguiendo sus indicaciones y sugerencias pero me fui dando cuenta que el interés de la gente -por más buena que fuera la idea- no se despertaba.

¿Te refieres a falta de inversión, a falta de espacios que potencien el espíritu emprendedor?

Te cuento un ejemplo. Me uní a ellos y formamos CochaValley, una comunidad para apoyarnos en las ideas de los demás y potenciarnos. A los inversores, empresarios, jamás les interesó del todo la cuestión porque sabían que no iban a tener una retribución en un corto plazo. Nosotros teníamos la idea de un espacio de co working para que pudieran generarse sinergias y feedback. Durante un par de meses todos estuvimos muy entusiasmados pero no recibíamos nada de retroalimentación económica, ni de apoyo, se fue devaluando al punto de que todos los miembros de CochaValley se dieron cuenta que era más barato hacerlo solo y no en equipo porque básicamente no había un espacio disponible. La UCATEC sí nos dio la opción de estar en sus aulas pero el poco apoyo del contexto fue llevando a que los miembros siguieran cada uno solo.

Con un escenario así ¿qué opciones les quedan a los emprendedores? 

Los startups de Trigo y Ponce era muy interesantes, también el de Álvaro Molina en mi caso yo estoy haciendo un sistema web virtual de educación online para Latam, Andrea Puente tiene otra buena idea de academia para niños, todos ellos eran miembros de CochaValley pero por ese poco apoyo desistieron. Trigo y Pone recurrieron a Start Up Chile y formaron parte de una de sus ediciones, luego de eso postularon para Brasil y fueron aceptados. Hace un año y medio yo estuve en San Francisco y obtuve apoyo e interés, Andrea está queriendo irse a Brasil, yo quiero irme a San Francisco.

Entiendo que en tu caso puntual has hecho esfuerzos para buscar recursos que potencien el ecosistema 

Sí. El BID lanzó un evento un hackathon con el que tuvimos el segundo lugar en Latam, esto nos llevó a Panamá a Latinosan que era el evento de sanidad y agua potable de Latam. De suerte pasé por Colombia y decidí quedarme para ver cómo estaba el emprendimiento en Bogotá, quería entender cómo podían ayudarme las redes de networking para cómo hacer para potenciar el ecosistema acá en Bolivia. Me junté con gente, volví a hablar con la comunidad, con el ejemplo que en Bogotá tomó 15 quince años volverse un ecosistema más sólido. Pero las personas interesadas en emprendimiento no tenían ni dinero ni tiempo para gastar ya que eso no se considera como una inversión, acá no nos dan dinero ni escuchan. Todo lo que aprendí traté de aplicarlo, la universidad (UCATEC) me apoyó para contar mi experiencia a los alumnos, la ventaja de tener los contactos de San Francisco, Colombia, Buenos Aires. Encontrar personas dispuestas a dar tiempo, inversión en capital humano es muy difícil. Fui con el mismo propósito a La Paz y Santa Cruz, para tratar de incentivar lo más posible.

¿Qué papel tienen las instituciones a la hora de impulsar el ecosistema? 

Al gobierno no le interesa apoyar a un ecosistema, una iniciativa como Apps.co por ejemplo eso no existe aquí. Nic.bo (la entidad que otorga dominios web) cobra entre USD 180 y 200 por el dominio, entonces los emprendedores no prefieren usar un .bo bajo ningún aspecto cuando puedes comprar un .co en USD 8.99. No hay incentivo desde ningún lugar. Ahora con éste boom de lo que es emprendimiento, la intervención de la universidad ha despertado que otras universidades hablen de emprendimiento también, creo que se está moviendo el ecosistema a un futuro más emprendedor en las que irán despertando las posibilidades de invertir por parte de las empresas. Hay cuestiones de contratación laboral que hace complicado a un startup tener un staff también.

Si pudieras ensayar un poco de futurología, ¿qué ves por delante para el país? ¿hay posibilidad de despertar el espíritu emprendedor allí? 

A 5/10 años se notará más que la gente hable de emprendimiento por sí sola. Por ejemplo el primer Google I/O Extended se llevará a cabo en unas semanas, tienes que explicarles por qué les sirve, eso no pasa en otros países. Hay que darles ejemplos de los beneficios. Me imagino que unos años sin necesidad de explicación empezarán a sentir la necesidad por si mismos.