Minerva, la incubadora de la UNLP y el rol de las universidades en el ecosistema emprendedor

graduacion-universitaria

En el fortalecimiento de los ecosistemas emprendedores más exitosos existe un decidido interés en fortalecer vínculos o puentes de comunicación entre las universidades como usina permanente de talento y las posteriores posibilidades de expansión y visibilidad para los emprendedores.

Muchas veces la formación que brindan las universidades hacen necesario una instancia de “molde” o adecuación de ese talento “en crudo” –muchas veces lleno de entusiasmo y energía- con las necesidades reales del mercado y con las habilidades que ese futuro emprendedor necesita para terminar de darle forma a su proyecto.

En las universidades de América Latina, esos puentes se encuentran en un momento de consolidación y fortalecimiento de cara a facilitar la formación del ecosistema emprendedor. Puntualmente en Argentina, un ejemplo de esto es la reciente conformación de Minerva, una incubadora de emprendimientos y proyectos creativos con enfoque regional en el seno de la Universidad Nacional de Plata, un gigante ubicado en la capital de la Provincia de Buenos Aires que congrega una masa crítica de estudiantes e investigadores de todos los puntos del país.

El convenio lo encabezó el presidente de la UNLP, Raúl Perdomo, y el subsecretario de Política y Gestión de la PYME del ministerio de Industria de la Nación, Andrés Elgarrista entre otros funcionarios y decanos de distintas facultades, autoridades municipales y representantes de la cartera de la Industria nacional.

“Minerva se constituyó en el ámbito de la UNLP teniendo en cuenta el gran potencial de generación de productos y servicios innovadores que existen en diversas áreas del conocimiento en las todas las unidades académicas de esta Universidad” explicaron desde la Dirección de Vinculación Tecnológica (DVT) de esa universidad y agregaron que la incubadora de empresas apunta a fomentar la creación de pequeñas empresas y proyectos que dinamicen las economías locales y regionales.

La educación universitaria en algunos casos aún transita procesos de modernización que no terminan de abrazar el surgimiento de estas instancias medias de fortalecimiento del emprendimiento:

“Nuestra universidad es un gigante, con sus burocracia y sus procesos no hace fácil las iniciativas de éste tipo. Empezamos unos dos años atrás con un plan general, le sumamos un poco de trabajo de campo – todo el tiempo estábamos y estamos tras la organización de actividades emprendedoras como Encuentros de Emprendedores o el Seminario de Emprendedores. En éste último caso tuvimos la capacidad de unir todas las universidades en un seminario que es abierto y libre en la facultad de Ciencias Económicas” explica Nicolás Perazzo a PulsoSocial, Presidente de Minerva y que también dirige LPHub.  El objetivo del Seminario era producir empresas y en dos años lograron lanzar cinco empresas más dos proyectos que van camino a ser empresas.

En el último Encuentro de Emprendedores que organizó el grupo que lidera Perazzo la visita del vicepresidente de la Universidad –Raúl Perdomo, hoy presidente- más la gran convocatoria de universitarios terminaron de dar forma a la idea. “Para éste año nos reunimos con los funcionarios del Ministerio de Industria de la Nación y con Perdomo y cuando vio la cantidad de ofrecimientos que podía haber para la incubadora el proyecto fue aprobado” explica.

La aprobación de Minerva se vincula con el programa INCUBAR del que ya hablamos en PulsoSocial, una iniciativa tendiente a fortalecer el ecosistema de incubadoras de Argentina. “120 mil alumnos, 4600 investigadores divididos en 63 áreas de investigación un potencial de empredendimiento enorme” cuenta Sebastián Nader, Coordinador Técnico PACC / INCUBAR del Ministerio de Industria de la Nación a PulsoSocial.

El nido del emprendedor 

El proyecto INCUBAR ya contabiliza 66 instituciones y 40 se encuentran en camino, entre ellas hay por lo menos 30 universidades:

“Hay muchas que vienen trabajando sobre la cuestión del puente entre universidad y emprendedorismo, pero la mayoría está arrancando o les falta maduración. Para reforzar éste tema se está trabajado desde la Secretaría de Política Universitaria del Ministerio de Educación de la Nación para tratar de alinear y que todas tengan metodologías de trabajo similares pero falta trabajo. A veces cuesta mucho romper con las estructuras y la burocracia dentro de las propias universidades, también son cuestiones culturales” aclara Nader.

La instancia de incubación que propone Minerva se vincula a la génesis del emprendedor. Se trata de emprendedores es sus estadios iniciales e ideas de proyectos que puedan luego alcanzar mayor visibilidad en otras instancias superadoras:

“Inicialmente la incubación incluye mentoria y mucho relevamiento virtual, brindarle conocimiento, nivelar los conocimientos y darles las primeras herramientas para que empiecen a transitar el camino emprendedor y de repente que puedan hacer un acuerdo con alguna otra aceleradora para mayor crecimiento. La idea es prepararlos para que accedan a esos niveles. Van a venir algunos que tienen poca idea, de manera que es un trabajo complicado pero interesante. Podemos vincularlos además con todas las otras facultades, aquellos que tengan alguna necesidad en el plano legal con Derecho, o con Comunicación llegado el caso. La inteligencia es la de anexar todas las facultades para que cada persona tenga su referente en cada uno. El ecosistema es enorme” señala Perazzo.

Para Minerva, se trata de comenzar a evangelizar al emprendedor en el hecho de armar un buen plan de negocios, pivotear un producto -el mercado que piensan puede que no sea exactamente el que pensaron- y generar sociedades sólidas, el concepto de equipo. “Luego de esa nivelación simple vamos a lo más complejo, KPI de tu industria, aprender lo que es lean startup, experiencia de usuario rápida/validar/iterar y ya luego sí un pitch sólido y la presentación ante un posible inversor o advisor, canales más específicos según el proyecto” agrega.

Los fenómenos de descentralización de los ecosistemas son temas recurrentes en PulsoSocial, al respecto Perazzo señala que:

“En todas las regiones con sus particularidades se va creando la necesidad de crear empresas o emprendimientos propios en base a algún caso de éxito local, como si derramasen su influencia en los ecosistemas directa o indirectamente, las buenas prácticas se transmiten, generan conciencia. La llegada de Globant, Accenture, Despegar en el caso de La Plata despertó a todos los que estamos en la industria la realidad del talento que hay. Tiene que haber un proceso para ese talento, genera valor acá aunque luego venga una instancia superadora como NXTP Labs, Wayra, e incluso Silicon Valley” sentencia.

La Plata ostenta una cuestión geográfica de gran impacto para el emprendimiento. “Si bien es un lugar muy pequeño está lleno de personas que van a estudiar allí desde distintos puntos de la Argentina. En cierto sentido y salvando las distancias me recuerda mucho a San Francisco donde hay personas de todos lados del mundo con un mismo objetivo. Tener un proyecto común es una manera de conocer gente y se van generando sinergias” subraya Nader. En la misma línea, Perazzo agrega: “Es hambre de algo, de trascender. Los que vienen de todos lados del país aquí vienen un poco con esa intención de perder la oportunidad que les da la universidad y esos deseos se traducen en proyectos” concluye.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa