Dominicana Tech direcciona el emprendimiento tecnológico del país caribeño

shutterstock_185338061
Lanzada por el ex presidente Leonel Fernández, la iniciativa busca convertir a República Dominicana en "un centro global de innovación y economía del conocimiento”.

La República Dominicana es un país que no se caracteriza precisamente por ser un centro de emprendimiento tecnológico reconocido como cuando uno se refiere naturalmente a Argentina, México o Chile, por ejemplo.

Pocas veces escuchamos de lo que pudiera estar pasando allí y aunque existan iniciativas relacionadas con el emprendimiento y la innovación aún no han tenido la visibilidad o importancia para observarlas desde una perspectiva regional o internacional.

Pero eso puede comenzar a cambiar gracias una iniciativa holística que pretende integrar esas “piezas sueltas”, potenciar las capacidades que puede ofrecer en materia de tecnología y posicionarse como un país inteligente.

Bajo el nombre de Dominicana Tech se engloba un proyecto concebido con el objetivo de apoyar el talento juvenil de este país del Caribe, especialmente el de los emprendedores tecnológicos. Hablamos, a grandes rasgos, de una iniciativa que involucra a empresas, universidades y entidades del gobierno pero que está centrada en tres instituciones: la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode); la asociación de empresas del ClusterSoft; y el Parque Cibernético Santo Domingo.

La iniciativa fue lanzada por Leonel Fernández, ex presidente de la República Dominicana y presidente de Funglode, a comienzos del mes de mayo en el marco de la celebración de la Semana Tecnológica Miami 2014, de eMerge Américas.

Y algo muy diciente de que su lanzamiento hubiera sido en los Estados Unidos es que uno de los puntos clave del proyecto está precisamente en la ‘exportación’ del talento dominicano a los ecosistemas de emprendimiento norteamericanos y en la entrada de compañías locales a estados como el de la Florida.

Leonel Fernández Dominicana Tech
Leonel Fernández, ex presidente de la República Dominicana y presidente de Funglode.

“Nuestro enfoque es impulsar a la República Dominicana como una verdadera nación capacitada, creativa, a la vanguardia de la tecnología, que atraiga y promueva plataformas educativas y políticas de clase mundial, infraestructuras modernas y financiamiento adecuado”, puntualizó el ex presidente en el discurso de lanzamiento en eMerge Americas.

Dominicana Tech prevé la penetración de algunas empresas participantes tanto en Silicon Valley como en la costa este, de la mano del New Jersey Institute of Technology y por supuesto en el sur, en Florida.

“Estamos preparándonos para hacer un especie de desembarco soft allá, en el sentido de que no nos estrellemos; ya hemos convenido llegar allá, tenemos un consultor argentino, Daniel Tkach, que está trabajando con nosotros, él nos está ofreciendo algunas orientaciones importantes sobre el mercado, cómo funciona, etc.”, explicó Eddy Martínez, presidente del Parque Cibernético Santo Domingo, en una entrevista con PulsoSocial. En conclusión, se trata de “ponernos en igualdad de condiciones para competir en esos mercados”, agregó.

La unión de dos mundos

Pero de la mano con ese “desembarco” la iniciativa también le apuesta a un punto neurálgico de los ecosistemas de emprendimiento en Latinoamérica: la integración de la economía tradicional y la economía digital. Así lo explica Martínez: “No hemos llegado a la madurez de contar con un sistema donde los emprendedores sientan en particular aspectos como el apoyo financiero, eso no se ha podido lograr. De ahí surge en cierta medida el movimiento de Dominicana Tech, la unión de dos mundos, el de la economía tradicional y sus diferentes sectores, esos empresarios exitosos que tienen que encontrarse con ese gran mundo de los emprendedores tecnológicos. Ese es el gran eje de Dominicana Tech, fomentar el encuentro de esos dos mundos porque actualmente están separados, es un instrumento de cambio en la cultura, de la forma de ver el mundo”.

En ese propósito Martínez explicó que están llevando diferentes iniciativas como talleres donde se está fomentando que la gente se conozca y también la construcción de un fondo de inversión, que para este primer año se ha propuesto tener los primeros DOP$100 millones de pesos –cerca de US$3 millones al cambio actual-, para en 2015 llevarlo a los US$10 millones y posicionar a República Dominicana como un país tecnológicamente avanzado.

Al respecto, cabe destacar una cifra citada por el propio ex presidente Fernández que dice que en 2013 las ventas del país en materia de productos y servicios tecnológicos superaron los US$400 millones, “eso significa que por ese renglón pudimos recibir ingresos mayores que los obtenidos con la exportación de productos tradicionales como el café, el  tabaco o el cacao”.

Dominicana Tech también le apuesta a integrar el nivel educativo, donde 16 universidades que se han sumado al sistema del Parque Cibernético ya cuentan con centros de innovación y emprendimiento, además de Emprende, la primera incubadora de negocios del país que ha asistido a numerosos emprendedores dominicanos.

La República Dominicana no acaba de montarse al tren del emprendimiento y la innovación al que diversos países latinoamericanos ya se subieron hace rato. No. Pero por supuesto que Dominicana Tech es seguramente ese proyecto abarcador que le hacía falta para convertirla “en un centro global de innovación y economía del conocimiento”, de acuerdo con Leonel Fernández.

[Fuente imagen destacada – Shutterstock]