FullNota: la experiencia de emprender en la industria musical desde Venezuela

FullNota
“En Venezuela todo está por hacerse, esa es la gran ventaja, entonces ¡hazlo!..", dice Melkis Obispo, músico profesional y CEO de FullNota.

Habría que pensar el momento en que las aplicaciones para pedir comida a domicilio en Argentina, las de taxi en Colombia o los portales para buscar vivienda en Chile apenas comenzaban: en esos mercados todo estaba por hacer. 

Pues bien, eso es precisamente lo que está pasando en Venezuela y más exactamente en la industria musical, que como vemos, a nivel global ha venido apalancándose en lo digital para reinventarse.

“En Venezuela todo está por hacerse, esa es la gran ventaja, entonces ¡hazlo!, no te detengas, comienza a ofrecerlo que de seguro aquí hace falta, es nuestro pensamiento y si alguien ya lo hizo entonces mejóralo pero Venezuela es un país de oportunidades porque hay crisis”, me dice Melkis Obispo, músico profesional y CEO de FullNota, cuando le pregunto cuál es la ventaja de emprender desde ese país.

Y como todo está por hacerse, podría decirse que FullNota es el primer portal para la venta de música en línea de Venezuela. “Iniciamos este proyecto con la finalidad de acercar a los músicos del país a su público en Venezuela, primera fase, y de Latinoamérica en períodos sucesivos, con sus potenciales clientes, melómanos y coleccionistas”, asegura Obispo.

Junto con el músico Juan Arias y el melómano Ronald Meléndez, los otros dos socios del emprendimiento, el equipo de FullNota sabe lo difícil que es darse a conocer en el mundo de la música, sonar en la radio y comercializar su trabajo si no se está asociado a una poderosa empresa disquera. Sin embargo, también saben que la realidad de este tiempo es emplear recursos digitales, mucho más cuando las grabaciones independientes son muy difíciles de localizar dado los problemas de distribución y comercialización.

“Nos establecimos en 2013 en un momento en que conseguir discos de buenos artistas en la web era una necesidad. Nuestro objetivo es hacer de la compra y disfrute de la música una experiencia sencilla, agradable económica y rápida”, explica Obispo y agrega que, para el artista esto significa abaratar costos de distribución y reproducción lo cual representa un producto más económico con la misma calidad de un cd master (disco matriz).

_DSC6990
El equipo emprendedor de FullNota.

Pero ¿por qué apostarle a la descarga de música en un mundo donde el streaming está mandando la parada? Deezer, Spotify, Grooveshark… “La gente es más feliz con lo que tiene en su poder que con lo que le alquilas”, sentencia Obispo. La idea está entonces en que tener algo permite que lo puedas usar cuando quieras y donde quieras y no estar limitado a un sitio web para poder escucharlo. No desestimamos el negocio del streaming porque de hecho está en nuestros objetivos combinar los dos modelos de negocio. Sabemos que hay un público que gusta de escuchar tipo radio”, agrega.

Desde el punto de vista técnico el portal ofrece la posibilidad de adquirir música, tanto un CD completo o por canciones. El usuario sólo requiere de un computador o celular. De la misma forma, “el músico o productor que desee vender su material sólo necesita subirlo al portal”, expresa Ronald Meléndez, director web. Un aspecto muy importante es que todos los derechos de autor y propiedad intelectual están completamente respetados y garantizados.

Cultura digital y emprendedora

Aunque esté todo por hacer, en Venezuela todavía hay miedo a comprar por Internet “ya que te pueden timar, al igual que al artista”. Por eso, una de las tareas en el día a día de FullNota es trabajar para romper esos miedos e ir generando más confianza.

Se trata de una cultura digital que inequívocamente está relacionada con la de emprender: los emprendedores de FullNota sienten que “hace falta más apoyo al emprendedor, gente que se dedique a ayudar a los que tienen grandes ideas a plasmarlas”.

Y aunque les ha hecho falta tener más apoyo, eso no ha sido un impedimento para seguir adelante. La apuesta ha sido por un modelo de negocio que se basa en el pago por descarga de música digital de artistas independientes aún no reconocidos, pero al que suman otros elementos como la publicidad y el premio a los usuarios por recomendación. Estamos basando nuestro modelo en la recomendación porque estamos confiados en que la gente compra lo que sus amigos le recomiendan, como una película, un buen café o una estilista”, explica Obispo.

Al preguntarle a Obispo por la oportunidad de mercado que puede tener FullNota, su primera referencia es a que el e-commerce terminó en 2013 con un crecimiento del 28,5% en Latinoamérica. Y explica: “Venezuela no se escapa de estos números. Aunque sabemos que las cifras no nos favorecen en gran medida, estamos optimistas de hacer negocios en la etapa baja de la tendencia con la confianza de que esta va a subir”.

Un primer año silencioso y exitoso

La inversión inicial de este proyecto ha sido en su mayoría de tiempo, traducido en calidad, ingenio y creatividad. “Sentarnos por horas detrás de un computador y darle forma a las ideas ha sido nuestro compromiso como desarrolladores”, afirma Juan Arias, director administrativo de Fullnot.

Si hablamos de dinero, la suma inicial no pasó de los US$400, el cupo autorizado por la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) para compras en línea, “porque solo nos avocamos a conseguir en Internet lo realmente necesario para terminar de darle formas a nuestra plataforma”. Hasta el momento los recursos han salido de sus propios salarios.

“Nuestro primer año fue un año de pruebas, ensayo y error, un año piloto donde descubrimos que no estábamos muy alejados de la realidad. La gente quiere adquirir los trabajos musicales de sus artistas desde cualquier parte del país sin pararse de su computador”, asevera Obispo. Es por ello que sus ventas en términos generales fueron exitosas, tomando en cuenta que sólo el artista hizo publicidad y la empresa se encontraba en bajo perfil hasta este año, en el que está haciendo su lanzamiento oficial.

En el primer año más de 50 artistas pudieron vender más de 60 discos, canciones y EP’s en distintos sitios del país sin hacer gran esfuerzo de movilización. El catálogo cuenta actualmente con más de 1.500 canciones.

“Estas cifras pudieran parecer bajas, pero realmente no lo son, tomando en cuenta que somos una empresa nueva que se ha dedicado en su primera etapa sólo a trabajar en el aspecto técnico”, dice Meléndez.

El año 2014 se perfila con grandes retos y el cumplimiento de importantes sueños para este emprendimiento con sello venezolano. Además de alcanzar las mil descargas mensuales y posicionarse en el mercado nacional, ya están preparando el lanzamiento de FullNota Colombia y para el segundo semestre se espera el de FullNota Ecuador.

Si quieres probar FullNota ingresa aquí.