De Ooyala a Wizeline: Bismark Lepe le apuesta a su segundo emprendimiento

Wizeline
A comienzos de mes, Bismarck Lepe, cofundador de Ooyala, lanzó Wizeline. ¿Por qué? "Soy un gran fan de descubrir grandes oportunidades", respondió.

A comienzos de mes, Bismarck Lepe, cofundador de Ooyala, lanzó Wizeline, una plataforma diseñada para ayudar a las empresas a priorizar el desarrollo de productos y recursos. Mientras se mantiene en la ola de su gran éxito en su anterior venture, Lepe decidió dar el salto para probar algo nuevo. ¿Por qué? “Soy un gran fan de descubrir grandes oportunidades“, declaró el emprendedor en una entrevista con PulsoSocial. 

El currículum de Lepe es impresionante, su trayectoria profesional incluye períodos en Elance y Google, así como el lanzamiento de Ooyala. Y lo que ha extraído de sus propias experiencias para desarrollar Wizeline:

“Más y más personas están tomando decisiones orientadas a datos, y creemos que podemos llegar a ser esa plataforma de inteligencia para las decisiones realmente importantes para las empresas. Estamos empezando por la lucha contra una zona bastante importante de un negocio, que es, ‘¿Cómo invertir los recursos de desarrollo para asegurarse de que usted está construyendo los productos adecuados que realmente van a ser un éxito en el mercado?” 

“Como vemos el desafío que estamos tratando de contestar en este momento está muy informado por nuestras experiencias pasadas, al menos la mía personal. La oportunidad para la toma de decisiones de una manera transparente y autónoma no es algo que se está haciendo actualmente en el mercado. Existen herramientas y soluciones de la gestión propiamente de tareas y entregables”, comenta Adam Sewall, Director de Marketing y Alianzas en Wizeline. “Pero realmente no hay plataforma que responda a la pregunta: ¿De todas las cosas que podríamos hacer como empresa para construir productos y entrar en diferentes mercados, cuáles son las más importantes?” 

Aprovechamiento cualitativo y cuantitativo de datos 

El equipo de Wizeline ha desarrollado un algoritmo patentado para ayudar a los gerentes de empresas y tomadores de decisiones a diseñar sus próximos pasos, recopilando la mayor cantidad de puntos de datos como sea posible. Recopila información no sólo de los clientes, sino también -y quizás más importante- de los empleados, los genios silenciosos dentro de una organización que pueden saber mucho y tienen vistas precisas del mercado, pero no necesariamente tienen una voz importante.

Bismarck Lepe

“En el largo plazo, nuestro objetivo es ser capaces de tomar en cuenta muchos factores”, destacó Lepe. “Al principio, estamos tomando en cuenta la retroalimentación cualitativa de las personas de su organización, la retroalimentación cualitativa de todos sus clientes, la información cuantitativa sobre los productos que ha lanzado en el pasado – qué categorías de productos, para móvil, grandes industrias, pequeñas industrias, para hacer las cosas más rápido, para mejorar su relación de facturación-. Todos estos factores juegan en dónde se debe estar dibujando la línea por encima y por debajo”. 

Por supuesto, el algoritmo es tan útil como cuánto entra en él“A medida que el número de personas aumenta y el número de entradas también, los beneficios impulsados ​​por hacer esto de una forma programática suben exponencialmente”, dijo Sewall. “Ayudamos a las empresas a responder a las preguntas cuando no pueden meter a todos en una sala más de conferencias“. 

Aplicaciones inesperadas

Antes de su lanzamiento en abril, Wizeline trabajó en beta privada con más de 100 empresas, muchas de las cuales pertenecen al rubro de software –una medida perfecta para la solución dada la agilidad de la industria y la capacidad de cambiar rápidamente-. “Con el software, hay empresas con las que trabajamos con ese lanzamiento sobre una base diaria, así que hay una escala de tiempo más corta para estas decisiones. Hemos podido ver algunas ideas y cosas realmente interesantes que hemos sido capaces de producir, tanto a nivel interno en nuestro propio calendario de lanzamientos, porque estamos utilizando el producto nosotros mismos, y también con lo que nuestros clientes están haciendo y las cosas que están identificando”, esbozó Sewall. Y a medida que pasa el tiempo, la utilidad y la memoria de la plataforma sólo mejorarán.

Pero la solución de Wizeline se extiende mucho más allá del software. La hipótesis original fue que sería mejor ajustarse a compañías B2B y SaaS, entidades a lo largo de las líneas de Google y Salesforce. Desde su lanzamiento, sin embargo, la compañía ha recibido solicitudes de entrada de una amplia gama de empresas e industrias, desde el comercio minorista a la banca, los medios de comunicación y el cuidado de la salud. 

Lo que estamos encontrando es que todas las empresas son empresas de productos. Y todas las empresas, en cuanto alcanzan un cierto tamaño, tienen este problema de priorizar sus esfuerzos de desarrollo a los tipos adecuados de productos”, explicó Lepe. “En definitiva, lo que queremos ayudar a las empresas a que hagan no es necesariamente reducir residuos, sino que se concentren más su dinero en las cosas que realmente van a tener éxito”.

Diseñado en Silicon Valley, hecho en México 

Toda la operación de ingeniería de Wizeline tiene su sede en Guadalajara, México -al igual que con Ooyala-. Lepe destacó la decisión de ir al sur de la frontera:

“En Ooyala, inicialmente experimentamos con la creación de una oficina en Guadalajara. Y esto después de hacer una búsqueda bastante exhaustiva de los lugares donde tendríamos que establecer nuestro primer equipo de desarrollo remoto. Nos fijamos en Europa del Este, Vietnam, India, en América del Sur miramos a Brasil y Argentina. Y terminamos seleccionando a México en 2009, pero no fue hasta 2010 que en realidad establecimos la oficina en Guadalajara. Y la razón por la que lo hicimos en Guadalajara fue que contratamos a estos dos chicos que estaban aquí en Silicon Valley, tratando de reunir capital para su startup. No tuvieron éxito en la obtención de capital, y yo dije, ‘Hey, ¿por qué no vienen y trabajan en Ooyala?’. Trabajaron en un par de proyectos de marketing, y al final del verano, dije, ‘Hey, hemos estado pensando en la creación de una oficina en México. ¿Por qué ustedes no regresan a Guadalajara y ejecutan una startup con el dinero de Ooyala?”

Dado el éxito de Ooyala en Guadalajara -tiene alrededor de 80 empleados- Lepe tomó la decisión de emular el modelo con Wizeline. Mientras que algunos ingenieros pueden ser contratados eventualmente en Silicon Valley, la mayor parte de su desarrollo es y seguirá tomando lugar en México.

Las ventajas de una segunda experiencia

“Esta es una de las cosas con el Valle, que la gente habla acerca de ser una meritocracia. La realidad es, como en cualquier parte del mundo, que todo se trata de tu red“, comentó Lepe. Y teniendo en cuenta su éxito con Ooyala, se enfrenta a un cierto conjunto de ventajas -y desafíos- con su segundo esfuerzo emprendedor. Pero es tal vez su propio punto de vista lo que ha cambiado más:

“Cuando salimos de Google para comenzar Ooyala, tuvimos un montón de amigos y conocidos que querían invertir. Pero pensé que ya que eran tan cercanos, yo no quería tomar su dinero, porque no quiero arruinar la relación en caso de que no saliera bien. Esta vez, una parte significativa de la serie inicial de los inversores es del equipo de Google. . . Estamos muy seguros de lo que estamos tratando de lograr. Este es un problema muy grande, y creemos que en realidad estamos creando una categoría en términos de lo que estamos haciendo”. 

Esa confianza se pondrá a prueba en las semanas y meses venideros.

Este texto fue traducido y editado al español por Jóse Martin desde su versión original en inglés.