Buenos Aires: Así se propone fortalecer el ecosistema emprendedor y traer de regreso al Venture Capital

ba
Buenos Aires consolida un plan de desarrollo y fortalecimiento del ecosistema emprendedor con foco en innovación.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires comunicó que con la idea de fortalecer el ecosistema emprendedor de la ciudad se unirá a aceleradoras de startups con la idea de impulsar ideas de negocios en estadios tempranos.

La iniciativa sin embargo, se enmarca en una Plan General de Innovación y Emprendimiento que está iniciando la ciudad y que implica sumar a los programas para emprendedores que ya venía desarrollando con éxito, actividades y estímulos para emprendedores de alto impacto, entendidos como el verdadero motor de la innovación, en sintonía con lo que pasa en otras urbes del mundo.

“Si hay algo de lo que no caben dudas es que el mundo entero está viendo al emprendedorismo como el motor para el desarrollo económico futuro, y esto es especialmente importante para nuestro país y nuestra región porque desde todas partes se está viendo cómo Latinoamérica avanza en la implementación de programas que apoyan el emprendedorismo, incentivando la capacidad y el talento creativo de las personas. Tenemos una oportunidad espectacular, y es nuestra responsabilidad tomarla con la seriedad que se merece, incorporando este tema como una política de Estado y acompañando su desarrollo con planes educativos que apunten a cambiar la mentalidad de la gente” comenta Enrique Avogadro, subsecretario de Economía Creativa del GCBA respecto del espíritu de la iniciativa.

Los pilares del Plan se vinculan con educación -acercar herramientas de capacitación para cualquier persona que quiera comenzar un proyecto- coworking -la generación de espacios de trabajo colaborativos- networking y redes de contacto y un punto central, financiamiento, en donde se enmarca la alianza con aceleradoras.

Según publica Apertura, la inversión total del programa implica de 28 millones de pesos (unos USD 3,5 millones) para todo el programa. 18 millones de pesos (USD 2,25 millones) beneficiarían a 5 aceleradoras. El encargado de explicar los alcances del plan y el impacto para el ecosistema emprendedor de la ciudad es Mariano Mayer, Director General de Emprendedores at Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Clarisa Herrera La ciudad está cambiando la concepción del ecosistema emprendedor ¿en qué sentidos? 

Mariano Mayer
Mariano Mayer

Mariano Mayer Esto ocurre a partir de un cambio que se está gestando en el marco de la elaboración de un Plan General de Innovación y Emprendimiento para la ciudad de Buenos Aires, que es lo que permitió por ejemplo traer a Buenos Aires a la Singularity University. El plan tiene que ver con la tendencia mundial donde la innovación pasa a ser un eje estratégico para lograr un desarrollo sostenible. Eso se bajó a 4 líneas de trabajo: Educar para el Siglo XXI (capital humano), Emprendedores y Economía Creativa como motor económico, Innovar para la inclusión y Smartcities. Con ese plan ambicioso se advirtió la necesidad que el área de emprendedores de la ciudad esté alineada con la estrategia general, sobre todo porque para ese plan necesitas un ecosistema emprendedor y eso estamos trabajamos.

CH Argentina y el particular Buenos Aires ya tiene un perfil de emprendedores posicionado ¿qué era lo que hacía falta modificar? 

MM Lo primero que hicimos fue un diagnóstico y detectamos cuatro falencias: la primera era una visión un poco sesgada del emprendedor, acotado a lo que es TIC, dejando afuera el emprendedor de impacto social y otros verticales dentro de la economía creativa. Lo segundo era un capital humano en peligro, porque si bien en Buenos Aires nos gusta alardear de la capacidad de nuestros emprendedores, el sistema educativo no logra adaptarse a las nuevas tendencias del mundo. Las nuevas tecnologías plantean un desafío enorme a la educación y al trabajo, se necesitan skills diferentes a los que se tenían antes. Pero además Buenos Aires todavía no funciona como una startup community; es verdad que tiene 15 años de camino recorrido, es verdad que hay iniciativas de universidades pero aún no funciona en todo su potencial, faltan espacios de trabajo colaborativo y además falta acceso a la información de la comunidad. Lo último, es el área de financiamiento. Buenos Aires supo tener el 70% del venture capital de la región previo a la explosión de la burbuja y hoy Argentina el en ranking de la Latin American Venture Capital Association está anteúltima.

CH Dado que estás en contacto con referentes del venture capital en la región ¿qué argumentan como motivo del alejamiento? 

MM Ven un semillero de proyecto interesantes, con un perfil entre los mejores de la región pero falta de marco normativo y obstáculos con los controles de cambio o la restricción de las importaciones, también la seguridad jurídica está entre las mayores preocupaciones. Alguno que otro también tiene la sensación que las startups quizás les falta tener más maduración en cuanto a la visión global. Tenemos que hacer un gran trabajo en ayudarlos a pensar más en grande, global o regional. En algunos casos llega a pesar poco el contexto económico si el perfil de los proyectos es más global.

CH ¿Cómo y de dónde se toma la inspiración para el diseño del plan? 

MM Hicimos benchmark, me fui a Israel a estudiar el ecosistema emprendedor allá, también a Silicon Valley y a Malasia (al Global Entrepreurship Summit). Estas experiencias más las reuniones con distintos referentes del ecosistema ayudaron a delinear el plan.

La marca paraguas que le estamos poniendo al programa para emprendedores se llama Buenos Aires Emprende, antes BAE era una actividad que hacíamos, ahora es el paraguas. En el eje hay un cambio, el emprendedor es el que quiere crear valor.

CH Van a invertir en aceleradoras ¿por qué se toma esta decisión? 

MM Mientras hablamos con los fondos de venture capital de afuera, contando lo que hacemos y eventualmente proponiendo que vuelvan a la Argentina o reciban emprendedores que nosotros les mandemos, estamos empezando por algo local. La idea es una prueba piloto con un programa de capital semilla para efectuar inversión. El modelo es el israelí -que lo fueron copiando otros países- donde el Estado no elige en qué proyectos invertir sino que se apoya en la decisión que toma alguien con más know how (un inversor privado)

CH ¿Por qué el Estado no se involucra? 

MM El Estado en general es malo para eso. Además el privado está poniendo su propio dinero, entonces si bien no te garantiza el éxito sí otro grado de involucramiento. No vamos a comenzar con cualquier inversor privado sino aquel que le de mayor valor agregado y no sólo dinero, por eso nos gustó el formato de aceleradora (que brinda networking, mentoria, etc). Vamos a seleccionar 5 a través de concurso y si esto funciona, haremos un nuevo llamado o invertiremos más dinero. El propósito es doble, por un lado, desarrollar la industria del venture capital local y la cultura inversora y el otro es inyectar fondos al mercado. También hemos armado un observatorio porque lo que queremos hacer es una medición del impacto de las iniciativas y su eficiencia y abrir los datos del programa para que sean visibles para todos.

CH La capacitación es un eje central en el plan ¿cómo piensan impulsarla? 

MM Gracias a un acuerdo con el Ministerio de Educación, dentro de la iniciativa de la nueva escuela secundaria (se están haciendo ahora las primeras pruebas piloto) vamos a incluir emprendedorismo y educación tecnológica. Para la gente que ya ha pasado la escuela tendremos un programa de capacitación (Academia BA Emprende) que hará foco en las soft skills (empatía, resiliencia, aceptación del fracaso, trabajo en equipo, etc) y metodologías ágiles (lean, canvas, design thinking, etc). Además pensamos ir con estos contenidos a la base de la pirámide (zonas más carenciadas de la Ciudad de Buenos Aires).

CH ¿Qué iniciativas existen respecto a la creación de comunidad? 

MM Apuntamos a la creación de una red de espacios de trabajo colaborativo en el contexto de Territorio Creativo (iniciativas privadas y del gobierno) para que haya más laboratorios, co-working spaces, el CMD de hecho se está reconvirtiendo en una gran espacio de trabajo colaborativo y la Red de Emprendedores. Por otro lado estamos diseñando una plataforma de digitalización de todo el ecosistema emprendedor de la ciudad, además estamos con un eje de fomento de los programas de open innovation para que esos vínculos del ecosistema generen sinergias.

 

 

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa