5 consejos para levantar 1 millón de dólares en Latinoamérica

seehear
5 consejos para emprendedores y startups que buscan inversión en Latinoamérica.

Antes de dedicarme a la vida emprendedora, trabajaba en finanzas corporativas. Se puede decir que vi un poco de todo:  grandes multinacionales, altamente rentables y de todo tipo de industrias. Luego decidí incursionar en el camino emprendedor.

De la noche a la mañana, pasé a liderar la parte financiera de un emprendimiento, con todo lo que implica: los primeros fondos, aplicando a concursos y competencias en varios países e idiomas, el famoso elevator pitch, con sociedades en 3 países y más de 2.5 millones de dólares recibidos de inversión. Y sin lugar a dudas queda mucho más camino por recorrer: seguir creciendo, seguir empujando e ir en busca de más capital.

En lo que va del viaje, aprendí mucho que creo que puede ser útil para emprendedores que están comenzando o buscando levantar capital en Latinoamérica. Sin lugar a dudas, cada emprendimiento es único con su mercado, sus drivers, su equipo y su producto. Esto es lo que yo les puedo compartir desde la experiencia que tuve en Nubelo: un marketplace de servicios profesionales y empresas. Estos son los 5 consejos que me hubiera gustado recibir cuando estaba comenzando:

1. Ser realista. Son motivadoras las películas de Silicon Valley, las noticias de inversiones millonarias, los exits en un año y emprendedores que se vuelven multimillonarios. Latinoamérica no es Silicon Valley, el mercado no es el mismo, el crecimiento no va a ser el mismo, las instituciones no son las mismas y tampoco los inversores son los mismos. Hay que conocer bien el entorno en el que estamos y prepararnos y actuar acorde. Las inversiones en Latinoamérica en general son menores y esperan mejores resultados, pero hay muy buenas incubadoras y programas para aplicar con tan solo una idea. Como consecuencia, antes de buscar inversión, apliquen a estas incubadoras. Start-Up Chile, Start-Up Brasil, Wayra, HubBOG, NXTP Labs y 500 Mexico City son unos buenos ejemplos. Aportan fondos, capacitaciones y lo más importante exposición y acceso a una red de inversores, emprendedores y mentores. Éste es el mayor activo. Luego de validar la idea, lograr tracción y exposición es el momento de buscar inversión privada.

2. Ser previsor y prepararse. En un startup, la mayoría de las veces las circunstancias no se desarrollan como nosotros esperamos. Lo más probable es que el proceso de levantar capital demore más de lo pensado y las ventas no aumentan como nos gustarían. Si comienzan el proceso cuando lo necesitan, ya es demasiado tarde. Busquen inversión con tiempo, guarden fondos y sean conservadores con sus gastos. Este tiempo que ganen va a ser su aliado, van a estar en una mejor posición para negociar, conseguir mejores valuaciones y mayores montos de inversión.

Antes de dar una presentación, tener una reunión con un inversor o enviar material hay que estar preparados. Practiquen hasta que lo puedan hacer sin pensar, en ese momento crucial en el que lo necesiten lo van a agradecer. Nunca se sabe cuando los nervios les pueda jugar una mala pasada. Hagan una lista de posibles preguntas, busquen opiniones de otros emprendedores, que les hagan las preguntas que no quieren escuchar. Eventualmente se las van a realizar, es mejor saber la respuesta que buscarla a último momento.

3. Pensar como un inversor. Los inversores tienen fondos limitados de los cuales quieren obtener el mayor retorno, con el menor riesgo y en el menor tiempo posible. Su objetivo no es ser accionistas perpetuos. La idea, el producto o servicio, el equipo y el mercado potencial son sumamente importante, sin embargo, les va a interesar como van a utilizar los fondos y que resultados esperan de ellos y en consecuencia como se va a revalorizar la compañía y por ende su inversión. Sepan y prepárense para recibir esta pregunta y desarrollen un plan de acción acorde. No dediquen todos sus esfuerzos en explicar su tecnología, el grado de innovación o las credenciales de su equipo. Una vez que ya captaron su interés, piensen como ellos y adelantarse a sus inquietudes. Esto va a demostrar que sus intereses y el de ellos están alineados.

success

4.  Equipo. Es fundamental contar con un equipo en el que se pueda confiar. Al armar un equipo, analicen quién y qué perfil es necesario para llevar este proceso, buscar capital, llevar la relación con los inversores, ser la cara de su emprendimiento al ambiente inversor y gestionar los nuevos recursos. La realidad es que los primeros años la mayor parte de los startups va a sobrevivir gracias al capital levantado y la gestión del mismo. El flujo de efectivo es lo que mantiene con vida a un negocio, piensen en ello como la sangre que entra y sale del corazón, manteniendo todas las partes del cuerpo con vida y funcionando. No sirve tener el mejor producto, la mejor estrategia de marketing si no cuentan con los fondos y la capacidad para gestionarlos.

5. Perseverar. Antes de tener un sí, van a recibir 50 no. No se desanimen. Si realmente creen en su idea y emprendimiento, hay que ser perseverante. En nuestro caso, recibimos la aprobación de un comité de inversión y luego el deal no progresó. Es difícil, pero al otro día buscamos otras alternativas y trabajamos duro para conseguirlas. El camino es largo y no es fácil para nadie. Les aseguro que todos los emprendedores pasamos por momentos difíciles y nunca van a terminar. ¿Vale la pena? Por supuesto. Pero no hay que bajar los brazos.

Una última reflexión para los que están buscando capital. El objetivo siempre tiene que ser construir la mejor compañía posible, que agregue valor y que logre ser rentable, no levantar capital por la única razón de recibir inversión. Si los startups buscan inversión es porque lo necesitan, porque no pueden crecer con fondos propios. Así que cuando logren recibir inversión, sepan que el camino recién comienza, que no va a ser más fácil que antes y que es el momento de demostrar todo lo que pueden hacer.