Ventas-Privadas: con perfil bajo, conquista el nicho de los club de compras en Latam

ventas privadas

Muchos emprendedores de los que poco se sabe a nivel visibilidad, son los que, tras un perfil bajo, suelen llevar a cabo proyectos y negocios que impactan, quizás porque no invierten tiempo en nada más que perfeccionar su idea y mejorar la implementación.

Es el caso de Ventas-Privadas, un emprendimiento encabezado por la pareja del argentino Felipe Herrera Zoppi y la brasileña Livia Moreira Armani, que llegaron a Argentina provenientes de Paris en 2010, con la idea de materializar un concepto muy consolidado en Francia, como lo era el club de compras.

Ese nicho, que los últimos tiempos ha visto surgir competencia por todos lados, vio morir asimismo otros tantos, por lo que el mérito de Ventas-Privadas es aún mayor. En mayo pasado, recibió USD 600 mil de parte del fondeo creado por los fundadores Globant, una inyección de capital que colaboró a que más tarde pudieran anunciar un hito: siendo una empresa con la mitad de empleados y diez veces menos facturación, compraron a su par de Brasil Coquelux, con lo que consolidaron su posición en ese país. Moreira Armani dialogó con PulsoSocial y evaluó el presente de la compañía.

Clarisa Herrera A pesar de tener un recorrido de peso no suelen tener un perfil alto ¿Por qué? 

Felipe Herrera Zoppi y  Livia Moreira Armani
Felipe Herrera Zoppi y Livia Moreira Armani

 

Livia Moreira Armani El perfil bajo viene un poco de Felipe, porque su foco siempre ha sido trabajar, hacer el lugar. No hacemos demasiada prensa, si participamos de E-Commerce Day de la CACE, nuestro Marketing es más boca a boca, incluso más que publicidad en Facebook, como otros competidores. De todas maneras tuvimos el interés de Globant, logramos llamar su atención a pesa de eso.

CH ¿Qué disparó la idea de volver? 

LMA Francia es un país que a nivel ecommerce es muy avanzado, tiene muchos conceptos interesantes y Felipe era muy fanático de Vente-Privee y de todas las páginas relacionadas y quisimos montar ese concepto. La inversión fue propia, cuatro años atrás. De a poco fuimos creciendo, cerrando con las marcas y el concepto se fui instalando. La estrategia era hablar con las marcas, ver si tenían remanentes y vender con los descuentos. Nos tuvimos que adaptar a la realidad de Argentina, con cada proveedor vamos encontrando lo que cierra para ambas partes. Para diferenciarnos un poco de lo que es, o mejor dicho era nuestra competencia apostamos a una variedad de marcas y tipo de productos, nosotros abarcamos todo, no un nicho exclusivo.

CH ¿Cómo comenzaron a darse cuenta de la repercusión? 

LMA Al año que operábamos, Clarin (CMD) nos vino a ver para hacernos una propuesta de compra pero no nos pareció interesante, no quisimos vender. Nos dimos cuenta enseguida que estábamos haciendo algo de interés para las empresas. Con esos fondos propios nos mantuvimos casi 2/3 años y luego entró Globant. Felipe conoció a Martín Migoya, que se interesó mucho en el perfil de Felipe, lo puso en el camino de Endeavor y así llegó la inversión.

CH ¿Cómo modifica la operación el hecho de que entre un player tan grande? 

LMA Hay tipos de inversores. Está el que te da la plata y quiere controlar y obtener resultados y otros que dedican su tiempo a obtener mentoria. Una de las cuestiones por las que aceptamos su dinero fue por la historia emprendedora de ellos y el know how que nos iban a brindar, para escalar, estructurar la empresa, aprender. Son gente muy conectada con el mundo del ecommerce, nos dieron posibilidades de crecer y expandirnos. Luego llegó la posibilidad de adquirir Coquelux.

CH Comprar una par en Brasil es realmente un hito ¿cómo lo lograron? 

LMA Su CEO, francés, tuvo la misma idea que nosotros de abrir un club de compras más focalizado al lujo y moda. Nosotros queríamos ir a Brasil y pensamos en opciones: crear de cero o allí o adquirir una empresa. Decidimos entrar en contacto con ellos y nos dimos cuenta que no estaban yendo bien sus cosas, la empresas no caminaba. Nosotros fuimos detectando los problemas que tenían y viendo cómo podíamos reemplazar sus sistemas por los nuestros, todo durante el due diligence. Fue increíble la confianza que nos brindaron teniendo en cuenta que somos una empresa mucho más pequeña. Ellos facturaban 10 veces más con el doble de empleados. Con la idea de optimizar sus operaciones, los convencimos y el negocio mejoró. Cerramos el contrato de compra en 2013 y hoy somos propietarios de ellos, una empresa más chica y argentina.

CH ¿Crees que el concepto de club cerrado ya no es más funcional? 

LMA Sí. Antes éramos un club cerrado pero como han surgido muchos e-commerce paralelos, más cuponeras, retailers como Dafiti, la estrategia de cerrar la página ya no funcionaba tanto. La gente quiere mirar lo que hay primero, como una vidriera; si le interesa, sigue los pasos de compra. Ya no funciona cerrar la página, excepto Vente- Privee que lo sigue haciendo.

CH ¿Qué balance haces de la experiencia con los estudiantes del MIT que les ofrecieron consultoría? 

LMA Fue extraordinario. Este tipo de iniciativas siempre son fabulosas. Los estudiantes vienen a estudiar con mucha seriedad. Antes de llegar incluso realizamos call con los estudiantes, definimos los temas, uno de ellos que se enfoquen en Coquelux, para saber qué teníamos que hacer para vender más y qué podemos hacer en Argentina con otros negocios verticales. Hacen un estudio final, te dejan las recomendaciones, es una consultoría de alto nivel. Nos encantaría repetirlo.

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa