House of Cards y un político despiadado: Cinco frases perfectas para emprendedores

kevin
¿Qué puede aportarle Frank Underwood, el personaje principal de la exitosa y original serie de Netflix, a los emprendedores?

La exclusiva y exitosa serie original de Netflix, el servicio online de series y películas por suscripción, ha dado en el clavo con un retorcido drama de avaricia, sexo y corrupción en el trasfondo político de los Estados Unidos.

En la voz del político Frank Underwood, interpretado por el ganador de dos premios Oscar, Kevin Spacey, y muchas veces a través de “guiños al espectador”, House of Cards nos muestra su personalidad manipuladora y vengativa que siempre está en la búsqueda del poder.

Aunque los emprendedores no se desenvuelven en un escenario de intrigas, corrupción y poder desmedido, sí lo hacen en un contexto de influencias (otros emprendedores, mentores, clientes e inversionistas) y relaciones de poder (sobre su target y potenciales inversionistas).

Mientras que Frank Underwood mueve sigilosamente los hilos de los congresistas norteamericanos a su antojo, los emprendedores deben tejer una serie de conexiones y relaciones con diferentes actores a su alrededor que dictarán en parte el éxito de sus proyectos.

Más allá de que el protagonista de la serie nos pueda enseñar a manipular a las personas que pueden influenciar para bien un emprendimiento, lo cierto es que sus ingeniosas frases pueden ser aprovechadas por los emprendedores que buscan conquistar a las personas para que se conviertan en sus clientes:

“Hay dos clases de dolor, el dolor que te hace fuerte y el dolor inútil, ese dolor que solo provoca sufrimiento. No tengo paciencia por las cosas inútiles”.

Los emprendedores deben aprender a saber cuáles son esas cosas que duelen y que merecen una preocupación y cuáles no. El ejemplo perfecto puede ir más allá de la preocupación y convertirse en una ocupación: mientras te quedas ajustando los detalles de tu producto y no lo lanzas al mercado, todavía nadie lo conoce y, así pienses que es bueno, no sabes si es bueno para quien lo va a utilizar. ¿Cuál es tu verdadera preocupación? ¿Estás sufriendo por algo que no vale la pena?

“Vaya pérdida de talento. Él eligió el dinero en lugar del poder, un error que en este pueblo casi todos cometen. Dinero es la gran mansión en Sarasota que empieza a caerse a pedazos luego de diez años. Poder es el viejo edificio de roca que resiste por siglos”.

En este caso podríamos tomar al “poder” como la capacidad de desarrollar un emprendimiento que se sostenga sobre la base de un negocio sólido -antes de pensar en el dinero-, algo que permite la economía digital. Nik Bermanpartner en Kaszek Ventures, uno de los fondos de inversión más activos de Latinoamérica, lo ilustra mejor: Muchas veces se pierde el foco a la hora de salir a buscar dinero, y se olvida que la única razón por la cual uno va a conseguirlo, es por tener un negocio sano y en crecimiento. Es clave siempre recordar esto, y enfocarse en el negocio ante todo. Si las cosas van bien, el capital vendrá solo”. Entonces, ¿dónde crees que está el poder?

House of Cards

“La proximidad al poder engaña a algunos a creer que lo ostentan. Yo pongo fin a esa clase de pensamiento antes de que empiece”.

Si tomamos “la proximidad al poder” como la cercanía a una ronda de financiamiento o la posible asociación con un inversionista, puede convertirse en una visión sesgada. Nada más peligroso que creer que porque ya se tiene el respaldo económico el emprendimiento saldrá a flote por sí solo.

La generosidad también es una forma de poder”. 

Un aspecto tal vez cultural que ha permeado el pensamiento de los emprendedores latinoamericanos se cierne muchas veces sobre compartir el conocimiento. A muchos se les olvida que lo importante de una idea no es ella en sí misma sino su ejecución, la capacidad de llevarla a la realidad. Y si un emprendedor que ha tenido alguna experiencia exitosa es generoso y la comparte, lo cierto es que eso se puede convertir en una forma de poder, no solo porque puede comenzar a ser un “emprendedor referente” sino porque su proyecto tendrá mucho más eco.

Siempre está bien que te deban favores”. 

No se trata de hacer favores para que luego puedas cobrarlos, al mejor estilo del inolvidable Vito Corleone, ‘El Padrino’, sino de entender que entre más conexiones haya entre los actores del emprendimiento en una ciudad, un país o en Latinoamérica, más posibilidades habrá de que en algún momento esas conexiones se conviertan en favores que te devuelvan. Nuevamente se trata de compartir los conocimientos y la experiencia.

[Fuente imagen destacada]