Latam tendrá 350 M de usuarios con acceso a banda ancha inalámbrica en 2015

banda-ancha-móvil
Las empresas de telecomunicaciones realizarán inversiones por US$60.000 millones en los próximos cuatro años con el fin de mejorar la infraestructura móvil.

Las redes sociales, la mensajería instantánea, el auge del video y el uso de aplicaciones tipo OTT están definiendo la década del 2010 como la de la conectividad. Hoy, la máxima preocupación del consumidor en materia de telecomunicaciones es la de estar conectado en todo momento, desde cualquier lugar y en cualquier dispositivo. 

En ese sentido, cabe rescatar una frase de Pablo Bello, secretario de la Asociación Iberoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones (Ahciet): “El cierre de la brecha digital en América Latina será inalámbrico o no será. Nos la estamos jugando”. 

Según cálculos de Alcatel-Lucent difundidos en un comunicado, las empresas de telecomunicaciones en América Latina realizarán inversiones por el orden de los US$60.000 millones en los próximos cuatro años con el fin de mejorar la infraestructura móvil y lograr llevar la conectividad a todos los rincones de la región mejorando la calidad de los servicios que hoy se prestan. Servando Vargas, Director de Mercadeo de la Región CALA de la compañía:

“En el 2015 se alcanzará una penetración del 56%, con 350 millones de latinoamericanos con acceso a banda ancha inalámbrica”.

La banda ancha inalámbrica cuenta con cerca de 200 millones de usuarios a finales del 2013 y una penetración superior al 30% en Latinoamérica; triplica a la fija en términos de conexiones y tiene el poder de impactar el crecimiento de los países en la actualidad. “De acuerdo al Banco Interamericano de Desarrollo, hoy podemos afirmar que por cada 10 puntos porcentuales que crezca la banda ancha  se generan aumentos de hasta del 3% en el PIB y del 2% en materia de productividad”, comenta Servando.

El director de mercadeo de Alcatel-Lucent explica que servicios como Skype en materia de voz, WhatsApp en mensajería instantánea y Netflix en video son los que están creando nuevos hábitos entre los usuarios, aumentando las necesidades de inversión por parte de los operadores y generando importantes contribuciones a los crecimientos económicos de los países de la región.

“Los operadores van a querer recuperar sus inversiones muy pronto pero los usuarios no están dispuestos a pagar más de lo que hoy pagan por sus servicios. Por eso calculamos que a 2015 en Latinoamérica 16 de los 800 millones de suscriptores de telefonía móvil estarán en 4G, es decir, una penetración del 2% en toda la región”, explicó el experto.

De la conectividad y cobertura a la calidad y alcance de los servicios 

Servando Vargas también  llamó la atención de los países de la región con respecto a la necesidad de seguir avanzando en los planes gubernamentales por llevar la conectividad y alcanzar un mayor impacto de las TIC entre toda la población.

“Se ha trabajado de manera importante y con buenos resultados en materia de conectividad y cobertura, debemos pasar a una segunda fase en la que los objetivos primordiales deben ser la calidad y alcance de los servicios”, precisó y apuntó que entre las tecnologías que más impacto tendrán en esta nueva fase se destacan adelantos como los de las small cells (pequeñas celdas que mejoran la calidad de la señal inalámbrica por sectores y que permiten a los operadores mejorar ostensiblemente su servicio); así como las ya citadas GPON y Vectoring.

“Ya no bastará solamente con que la población esté conectada, sino que acceda a banda ancha de calidad para que pueda desarrollar temas como e-learning, e-health, e-commerce,  trabajo a distancia, entre otros. Hay que hacer que las TIC tengan un mayor impacto en la calidad de vida de los latinoamericanos”, concluyó.

[Fuente imagen destacada]