América Latina aumentó en 13% su oferta de gobierno electrónico

gobierno electrónico
Chile y Colombia lideran el ránking regional mientras que México, Panamá, Barbados, El Salvador, Costa Rica, Bahamas y Guatemala están por encima del promedio mundial de crecimiento.

América Latina y el Caribe tuvieron un aumento de un 13% en la oferta de portales oficiales de gobierno electrónico entre 2010 y 2012, pero mantienen una oferta menor a todas las demás regiones del mundo, exceptuando África.

Las cifras, presentadas en un seminario organizado por el Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social ILPES en diciembre pasado, ponen a Chile como el país de la región más avanzado en el tema en la posición 39 del ranking mundial.

Del ranking 2012 de desarrollo del gobierno electrónico, elaborado con cifras del Programa de Administración Pública de Naciones Unidas, el único país americano entre los diez más avanzados a nivel mundial en la materia es Estados Unidos, en el quinto lugar. La lista la lideran la República de Corea, Holanda, el Reino Unido y Dinamarca.

A nivel americano, el ranking está encabezado por Estados Unidos, Canadá, Chile y Colombia. No obstante, destaca el comunicado del ILPES, países como México, Panamá, Barbados, El Salvador, Costa Rica, Bahamas y Guatemala están por sobre el promedio mundial de crecimiento en esta área.

Jonas Rabinovitch, consejero principal de la rama de gobierno electrónico de la División de Administración Pública y Gestión del Desarrollo, del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas, presentó el panorama del desarrollo de gobierno electrónico en la región y expuso que existe una tendencia en la región a un aumento en la preponderancia de las oficinas de gobierno electrónico en el marco institucional del Estado, lo que evidencia la seriedad con que los países están tomando el tema. Además detalló que las tendencias de uso y tecnologías pasan por el gobierno abierto, datos abiertos, participación electrónica, servicios multicanales y atención a grupos vulnerables y con discapacidades.

Chile y otras experiencias latinoamericanas

La experiencia chilena fue presentada por Andrés Bustamante, del Ministerio Secretaría General de la Presidencia de Chile, quien expuso que la República de Corea fue el modelo a imitar por sus autoridades. En la actualidad, el Gobierno chileno tiene un 75% de cobertura territorial de gobierno electrónico, con 200 puntos de atención, el sistema de ‘ventanilla única’ de ChileAtiende y múltiples canales como sitios web, centros de llamados, Internet móvil y atención vía redes sociales. La meta fijada en agosto de 2012 es digitalizar en dos años el 60% de los trámites públicos.

Otras experiencias internacionales expuestas en el seminario estuvieron relacionadas con gestión pública basada en resultados. El consultor Sergio Gómez Partida presentó el caso del estado mexicano de Jalisco, que comenzó recientemente a emplear este sistema de administración de recursos públicos, mientras que por Perú la representante de la Dirección General de Presupuesto Público de ese país, Gabriela Carrasco, expuso los resultados positivos que se dieron como una mejora en la fiscalización y evaluabilidad del gasto público y la oportuna detección de duplicidades en planes y presupuestos.

En cuanto a la planificación participativa, los especialistas brasileños Rodolfo Cascão Inácio y Fátima Abreu presentaron el caso de la ciudad de Belo Horizonte, que lleva diez años de experiencia en involucrar a los ciudadanos en la planificación de políticas y actividades públicas en ámbitos como salud, seguridad y transporte público. Por su parte, Yamhidlla Bica narró el caso de ‘Piensa Providencia’, primera experiencia de la actual administración de la comuna chilena de Providencia en la creación de un plan de desarrollo a 2021 con participación de los vecinos. También fueron presentadas las experiencias de Argentina, Bolivia y el Distrito Federal de México por Diego Vesciunas, del Ministerio de Planificación argentino, el consultor Vladimir Aveller y Lourdes Marquina, investigadora de la Universidad Autónoma de Ciudad de México, respectivamente.

[Fuente imagen destacada]