Para Stanford, un equipo 100% tecnológico es la mejor opción para una startup

equipo

En PulsoSocial hemos abierto recientemente el debate ¿enfoque técnico o enfoque comercial? ¿Qué importa más para una startup? Pero ahora, un nuevo estudio muestra que –distinto a lo que se ha pensado tradicionalmente- diversas habilidades de negocio no son siempre sinónimo de éxito en el mundo de las startups. Mientras las diferencias de habilidades al interior de los equipos importan algunas veces, los investigadores en cuestión encontraron que un equipo focalizado 100% en tecnología es casi siempre la mejor opción.

El estudio en cuestión, The Contingent Effects of Top Management Teams on Venture Performance liderado por el profesor Chuck Eesley del Department of Management Science and Engineering de la Universidad de Stanford muestra que un equipo focalizado en lo técnico puede llegar ser más efectivo en sus ambiciones respecto del mercado, desde el diseño y el prototipado hasta el lanzamiento del producto.

Por el otro lado, los equipos más diversos en cuanto a habilidades están mejor preparados para competir contra empresas más maduras, con áreas fuertes y establecidas como marketing, operaciones, ventas, ingeniería, etc.

Eesley, quien pertenece al Stanford Technology Ventures Program, ayuda a los estudiantes a desarrollar habilidades emprendedoras y dirige cursos y estudios vinculados a formación tech-venture: “Los resultados del estudio son útiles para cualquiera que quiera lanzar una compañía en Silicon Valley o donde sea. Los emprendedores quieren pensar atentamente cómo combinar las habilidades y los backgrounds de la gente que reclutan como co founders con la estrategia y el core de la industria de la startup” aclara.

Los investigadores midieron el éxito de las firmas teniendo en cuenta los casos en que las compañías tuvieron éxito, “éxito” es entendido como una adquisición o salida a bolsa. Uno de sus hallazgos fue que en un “ambiente cooperativo” un equipo focalizado en tecnología tenía un 12.8% mayor chance de una salida exitosa.

Los resultados son en base a una encuesta de más de 2067 startups fondeadas por MIT en diversos verticales. Los investigadores examinaron los equipos de cada empresa, cómo utilizaron los recursos y el clima de negocios a su alrededor. Tuvieron en cuenta indicadores como ser edad, experiencia y educación, pero no tuvieron en cuenta ni género ni etnia.

Eesley estima que existen dos clases de ambientes de negocios donde las startups se desenvuelven: los cooperativos y los competitivos.

En un ambiente cooperativo, las startups se asocian que firmas establecidas y consolidadas para que sus productos y servicios lleguen al mercado (como cuando una pequeña compañía de biotecnología es adquirida por una gran compañía farmacéutica).

En un ambiente competitivo, las startups dan batalla con las grandes compañías en vez de asociarse con ellas para llegar al mercado, es el caso de la industria del software.

En los casos en la que las startups tienen su diferencial no en la innovación tecnológica sino en otros factores de mercado como por ejemplo la segmentación, entonces sí es más común que compitan con players establecidos. En esos casos, según Eesley, un equipo con diversas skills es más eficiente.

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa