uSound: desde la Puna argentina, una aplicación social con proyección global

usound

“No se puede hacer acá” “Eso queda para otros emprendedores” “De acá no saldrá nada grande” son algunos de los lugares comunes que tanto Ezequiel Escobar como el equipo de uSound (Alejandro Méndez, Rafael Rodríguez y Enzo Can ) estaban acostumbrados a escuchar por ser oriundos de Jujuy, una provincia de la Argentina que para el lector entienda, se encuentra en el extremo norte del país y se aleja muchísimo de la densidad poblacional y de las ventajas tanto económicas como sociales que puede tener para emprender cualquier otro de los centros urbanos argentinos.

Así todo, estos emprendedores piensan y pensaron en grande constantemente, y ese leit motiv fue lo que los llevó a superar todos los obstáculos y llegar incluso a Rusia para representar a la Argentina en la final de la Imagine Cup de Microsoft, donde quedaron en quinto lugar entre 76 países.

uSound- hoy acelerada por Wayra- es una aplicación que trabaja con una problemática social global como lo es la Hipoacucia y en ese sentido se propone un alcance mundial. La Organización Mundial de la Salud estima que en 2025 existirán 900 millones de hipoacúsicos en el mundo y lo que los emprendedores se propusieron desarrollar una tecnología que pudiera ayudar sobre todo a los jóvenes con esta condición y mejorar por ejemplo sus asistencias a clases.

La aplicación funciona como un audífono digital tomando la capacidad de procesamiento de  los smartphones mediante el uso de auriculares Bluetooth. Concretamente, uSound amplía el rango de frecuencias que tiene cada persona según su condición y permite así mejorar la captación de sonidos del ambiente, al recibir una llamada o al reproducir contenido multimedia.

Clarisa Herrera Emprender no es una opción para muchos ingenieros en Jujuy, ¿qué fue lo que los llevó a ustedes a pensar en grande? 

Ezequiel Escobar Somos cuatro compañeros estudiantes de ingeniería en informática que nos conocimos en la Universidad Católica de Santiago del Estero, en su sede de San Salvador de Jujuy. Venimos de distintos puntos acá de la provincia (la Quiaca, Tilcara, San Salvador, Palpalá) y queríamos emprender porque normalmente lo que pasa acá es que cuando uno se recibe de Ingeniero trabaja para el gobierno o una empresa privada, se limita la capacidad para lo que uno se prepara, terminamos cargando datos o arreglando alguna impresora pero uno estudia 6,7 años de la vida para hacer algo grande, no nos quedábamos conformes con los caminos que se abren acá, queríamos hacer algo global.

CH ¿Cómo llega la idea de hacer un emprendimiento que apuntara a lo social? 

Ezequiel Escobar
Ezequiel Escobar

 

EE Buscábamos algo para hacer y nos proponen desde una materia de la facultad realizar un trabajo de investigación que aproveche la tecnología para solucionar un problema puntual de la sociedad. Nos vino a la mente el caso de un compañero que había abandonado los estudios porque tenía deficiencia en uno de sus oídos y estaba obligado a llegar temprano y ubicarse en los primeros asientos para poder escuchar. Empezamos a pensar entonces qué podíamos hacer desde nuestro lugar y conocimiento de la tecnología para integrar éste tipo de personas.

CH ¿Por qué un smartphone?

EE Nos enfocamos en los smartphones porque son dispositivos masivos y advirtiendo la capacidad de procesamiento que tienen estos dispositivos. Empezamos con el audio a distancia, la aplicación permite que se sincronice con auricular bluetooth entonces puede dejar el teléfono a distancia, en el escritorio del profesor por ejemplo y el teléfono va captando el audio y se lo va enviado entre 15 y 20 metros dependiendo de la calidad del auricular bluetooh.

CH Estimo que para un tipo de problemática vinculada la Salud necesitaron asesoramiento ¿verdad? 

EE Si, mientras seguíamos investigando porque la materia lo que propone es desde lo teórico investigar la cuestión. Lo que necesitábamos hacer era el procesamiento que hace un audífono digital, es lo que fuimos advirtiendo sobre la marcha. Al terminar la carpeta teórica y aprobar la materia fue satisfactorio el proceso de la investigación porque aprendimos a complementarnos con otras áreas como por ejemplo la Medicina. Trabajamos con profesionales expertos en otorrinolaringología o fonoaudiólogos que nos fueron guiando, por lo que entendimos lo que es el oído, la conversión de onda, entre otras cosas.

CH De lo teórico fueron a la acción y a nivel global ¿cómo ocurrió eso? 

EE No nos queríamos quedar en una carpeta teórica porque así no ayudábamos a nadie, queríamos hacer un producto que pudiera ayudar. En el medio nos encontramos con la competencia de Microsoft Imagine Cup que proponía utilizar tecnología de Microsoft para solucionar algún problema social. Aplicamos, defendimos el proyecto, pasamos a la ronda siguiente y de entre 20 proyectos de Argentina y Uruguay ganamos. Ya venir a Buenos Aires para nosotros fue algo muy especial. Luego llegamos a Rusia. El hecho de darnos cuenta que el mundo es más grande de lo que uno cree te abre la cabeza. Allí con otros 76 países, intercambiamos ideas, sensaciones, culturas. De esa competencia logramos una gran exposición, fuimos realmente protagonistas, con gran repercusión. Quedamos entre los 5 mejores del mundo lo que fue increíble para nosotros.

CH Pero aún no se volvía un producto… 

EE Exacto. Volvimos pero si bien fue lindo, no habíamos conseguido lo que buscábamos que era financiarnos para llevar adelante del proyecto. Nos inscribimos en Wayra y quedamos seleccionados entre las 8 de las 500 que se evaluaron. No sólo el dinero que nos dieron ayudó, fundamentalmente lo que nos da es experiencia, hablamos con mentores, mejoramos aspectos que no sólo son lo técnico.

CH ¿Cómo imaginan que tendrá impacto global? 

EE Arrancamos con la idea de hacer un producto global y eso es lo que haremos. Las personas con Hipoacucia no están solo en Argentina o Latinoamérica, están en todos lados. Creo que los contactos que nos dan en Wayra son fundamentales para conseguir lo que queremos.

CH Teniendo en cuenta que atañe una problemática social, ¿cómo piensan monetizarlo? 

EE Desde un principio quisimos que sea accesible para las personas. Un audífono digital tiene un costo de entre USD 2 mil y 5 mil, hay mucha gente que se ve excluida de tenerlo por estos precios. 1 de cada 40 personas en el mundo tiene la posibilidad de tener un audífono. No sólo apuntamos a lo económico, también a lo estético. Proponemos utilizar el smartphone con auriculares estándar que hasta hoy están de moda, entonces es hasta estético. Entramos en contacto con pacientes y usuarios por lo que pensamos que esto tiene que ser masivo y accesible. Consideramos un abono anual de USD 6 que nos permita crecer como empresa.

CH Siendo que el ecosistema emprendedor en Jujuy no está fortalecido y no hay una cultura del emprendimiento ¿por qué piensas que llegaron tal lejos? 

EE A veces contamos sólo la parte linda pero hemos desarrollado otras cosas que no salieron tan bien, pero el otro compañero siempre ha estado apalancándonos. Fallamos un par de veces, pero la clave fue continuar siempre, el secreto es el hambre que tenemos de hacer algo grande y de mostrar que desde Jujuy podemos hacer grandes cosas sin haber nacido en Buenos Aires o haber estudiado en Stanford, rompemos ese auto-condicionamiento de que nosotros no podemos hacerlo y la prueba es quedar en el quinto lugar de entre 76 países en un concurso internacional. En nuestra universidad ya se formaron 3 equipos de chicos que  están haciendo su propio emprendimiento, vemos que contagiamos el entusiasmo, si nosotros pudimos hacerlo muchos otros también pueden.

 

 

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa