Solo el 30% de las mujeres en Latam emprende con un objetivo global

mujer-mirando-el-mundo
Así lo concluye un estudio comisionado por el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), miembro del Banco Interamericano de Desarrollo a Ernst&Young.

Así lo concluye un estudio comisionado por el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), miembro del Banco Interamericano de Desarrollo a Ernst&Young.

El estudio abarca 9 países de América Latina y el Caribe y se llevó a cabo mediante entrevistas con emprendedoras, emprendedores, expertos sobre el ecosistema emprendedor, mujeres ejecutivas y encuestas en línea a emprendedores y emprendedoras, con el objetivo de destapar el potencial de las mujeres emprendedoras de alto crecimiento en la región.

Más allá de que sólo el 30% de las emprendedoras en la región inician con el objetivo de convertir sus empresas en internacionales, lo interesante de algunos datos del estudio se centra en la comparación con los hombres. Aquí las conclusiones más destacadas:

→ Las mujeres mencionan el doble de veces que los hombres a su familia como la principal fuente de apoyo. Este apoyo es de tipo financiero, emocional, y relacionado con el cuidado del hogar y de los hijos.

→ 90% de las mujeres y de los hombres emprenden en sectores donde ven claramente una oportunidad de mercado o porque tienen el conocimiento técnico requerido.

→ Respecto al control de la empresa, mientras un 80% de las mujeres son accionistas mayoritarias, sólo un 40% de los hombres lo son.

→ 50% de emprendedores (hombres y mujeres) deben enfrentar la mala percepción del emprendimiento por la sociedad y los medios, además de la mala percepción pública de la riqueza generada por medios propios.

→ 80% de las emprendedoras no perciben discriminación por ser mujeres.

¿Qué las motiva a emprender?*

Estudio FOMIN

Por último, el estudio pone en relieve las necesidades de las mujeres emprendedoras en la región:

♦ Crecimiento de sus empresas más allá del mercado local con ayuda de asesoría estratégica

♦ Acceso a fuentes de financiamiento institucionales

♦ Reconocimiento de la actividad emprendedora como un pilar en la generación de riqueza

♦ Disponibilidad de mentores que entiendan y conecten con las situaciones particulares que vive una emprendedora de alto crecimiento.

♦ Extensión del papel de los hombres en el hogar

♦ Acceso a redes de contacto amplias, efectivas y más allá de sus circuitos de amigos y familiares

♦ “Creer en si mismas, en su potencial”

Accede a la infografía completa publicada por Ellas 2.o en este enlace.

*Emprendedoras (es)  de Alto Crecimiento (AC) son definidos como dueñas (os) de empresas constituidas en la economía formal con al menos 3 años operando y durante los últimos 3 años han presentado tasas de crecimiento de por lo menos 20% ya sea en ingresos o en empleos. Un desempeño por debajo del 20% se considera como de Bajo Crecimiento (BC).

[Fuente imagen destacada]