OkMapIt, la aplicación argentina que ganó un lugar entre las 100 primeras apps para Google Glass

mapit-step3

Andrés Pagliano, Pablo Pérez De Angelis, Gonzalo Buteler, Néstor Bustamante y Gabriel Miretti se conocieron en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) años atrás cuando todos eran estudiantes. Luego, cada uno emprendió su camino por diferentes empresas.

Hace cuatro años decidieron juntarse de nuevo y emprender con LVK Labs. “Le dedicábamos el tiempo que sobraba a nuestros trabajos pero hace dos años que Andrés y yo estamos trabajando full time en el emprendimiento y ahora se sumó Néstor” se apresura a contar Pérez de Angelis.

El primer desarrollo que hicieron fue un juego para Android y iPhone que lo solventaron con un subsidio de Fonsoft Emprendedores, luego estuvieron más de un año trabajando con la Fundación Sadosky y la Facultad de Matemáticas de Astronomía y Física de la UNC  desarrollando una plataforma para chicos de la escuela secundaria donde ellos pueden programar chatbots.

Hoy sin embargo, son reconocidos por crear OkMapIt, unas de las 100 primeras apps en el mundo para Google Glass y la primera de Argentina, que replantea la forma de explorar las ciudades. El producto además, está siendo incubado por Intel Startup Catapult en colaboración con la Secretaria de Pymesy de Desarrollo Emprendedor de la provincia de Córdoba (Argentina).

El mercado de aplicaciones para Glass está en su estadio más germinal. Hasta hace poco, las “glassware” como las designa Google, se reducían a aplicaciones producidas por partners de Google,como Path, Evernote, CNN, New York Times, Twitter, Facebook y Elle y Tumblr.

Los emprendedores, contaron a PulsoSocial la experiencia de desarrollar para el producto estrella de Google, que está llevando la Ciencia Ficción hacia un nuevo nivel de realidad.

CH De Córdoba a Google sin escalas ¿cómo comenzaron a gestar el contacto para ser parte del selecto grupo de desarrolladores de Google? 

Pablo Pérez de Angelis probando los Glass. Crédito imagen: lavoz.com.ar
Pablo Pérez de Angelis probando los Glass. Crédito imagen: lavoz.com.ar

Pablo Pérez de Angelis Asistiendo al Google I/O como parte de la comunidad de desarrolladores de Google. Primero logramos asistir, poder tener el derecho a comprar una entrada. En los eventos uno podía postularse como un explorador de Google Glass, esto en 2012 cuando yo estuve en San Francisco. En 2013 me avisaron que podía formar parte de ese programa, nos incluyeron dentro de los primeros 2000 exploradores del mundo.

CH ¿A qué tipo de actividad tiene acceso un explorador? 

PP Éramos de los pocos que teníamos acceso al prototipo. La idea de ser exploradores es contar nuestra experiencia, contar qué vemos, dar feedback positivo y negativo, qué herramientas necesitamos para desarrollar. Creo que hoy llega a más de 5 mil la comunidad a nivel mundial. Los mismos desarrolladores dentro de Google escuchan y están abiertos a sugerencias, dentro de las actualizaciones que hacen mensualmente casi siempre incluyen nuestras sugerencias.

CH ¿Cómo llega la idea de la aplicación? 

PP OkMapIt nace de una necesidad. A nosotros nos encanta viajar y no nos gusta tener un plan muy armado ni estructurado sino que nos interesa más bien explorar una ciudad, salir, conocer, caminar y dentro de ese caminar tienes un montón de cosas que son oportunidades y que tienes que estar muy atento para darte cuenta. Tener que chequear a cada momento el celular para verificar si hay algo cercano que sea interesante es algo que nadie hace y es muy aburrido, además que distorsiona la experiencia. La experiencia es relajarte, caminar y recorrer la ciudad pero sin perderse de nada.

CH Hay controversia respecto de molestias que puede generar usarlos, a la vista, al equilibrio ¿qué opinan? 

PP Hemos salido de noche con ellos, en la universidad, en la calle. Como cualquier cosa nueva hay una resistencia natural de mucha gente. Cuando las primeras personas empezaron a andar por la calle con el celular me parecía una locura, pensaba que tenían que estar sentados, es un tema de adaptación. Hay personas que tuvieron incomodidad, mareos, pero es un problema de cualquiera que se ponga lentes por ejemplo. No cuesta hacer foco, la tecnología no molesta, no tienes que hacer ningún esfuerzo para enfocar, es muy natural.

CH Pensar una aplicación para Glass difiere de pensarla para otro tipo de dispositivo móvil ¿en qué aspectos hay que hacer hincapié? 

PP Es otra experiencia. Una de las cosas que dice mucha la comunidad de desarrolladores de Google es que no pensemos en un smartphone cuando pensamos en una app para Glass porque es algo que el usuario lleva encima muy cerca, por lo que el tipo de interacción que existe es muy distinta. El Glass está pensado para tener microinteracciones y que sean cuando esa información que llega tiene un valor agregado para el momento que estás viviendo. El New York Times te mantiene la actualización de las noticias de último momento de la última hora por ejemplo. El concepto es traer la tecnología más cerca para sacarla del medio. Ahí vemos lo más importante, frente a tus ojos,  para no tener que chequearlo en el celular.

CH Mucho también se dice de lo que se puede o no hacer con los Glass y de sus distracciones… 

PP Al usarlos tuve acceso a tareas cortas que no exigían de mi completa atención y que no me impedían vivir el momento en el que me encontraba como ser leer tweets o mails que más me interesaban o mandar mensajes. Desde ya que chequeé menos mi celular porque lo importante llegaba mediante notificaciones a mi Glass. Hay que destacar que la pantalla está inactiva la mayor parte del tiempo, no se enciende la pantalla hasta que el usuario lo autoriza, todo depende de la configuración que le realices. La posibilidad de tomar fotos y videos sin ningún tipo de delay es maravillosa.

CH A nivel negocio ¿qué tipo de exposición genera una situación como la de ustedes y la aplicación? 

PP Te plantea desafíos y te da gran exposición. Cuando uno está en una de las empresas más importantes del mundo y tienes acceso a un prototipo tan selecto el impacto es muy grande.

Andrés Pagliano Tenemos además una ventaja estratégica clave: para cuando haya un mercado para éste tipo de aplicaciones nosotros ya lo habremos desarrollado, tendremos un par de productos. No vamos a estar compitiendo contra millones de aplicaciones sino contra un par de cientos quizás, tenemos una oportunidad única. También nos da posibilidad de explorar otras opciones, estamos realizando con un grupo de investigación de Caltech (California Institute of Technology) una aplicación para celulares que calcula el campo resultante del choque de 2 agujeros negros.

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa