Big Data: mucho ruido y pocas nueces para las empresas argentinas

bla

El punto interesante de Big Data no es la masa crítica de datos sin formato ni estructura que existe en múltiples espacios en la web (texto, videos, links, citas) ni tampoco su velocidad o su variedad, sino la información de valor que se puede extraer de ellos.

A partir de un buen análisis de esos datos  -como lo hablábamos recientemente con Juan Manuel Damia- el negocio puede crear ventajas competitivas a todo su campo de acción: desde anticiparse a crisis de reputación a mejorar la experiencia de usuario, detectar patrones de uso, tomar decisiones con menos margen de error, etc.

En Abril de éste año, la tercera parte del estudio Cisco Connected World Technology Report (CCWTR) reflejaba los resultados de su investigación tras analizar a profesionales de TI de 18 países para analizar los retos, las preocupaciones, el valor estratégico y la preparación de los departamentos de TI a la hora de adoptar proyectos vinculados con Big Data.

Los números para Argentina eran –y en algunos casos siguen siendo- alentadores. El 78% señalaba que Big Data puede ayudar a las empresas y a los países a optimizar la toma de decisiones y la competitividad global. 

¿Qué se necesita? Más de un  tercio de los encuestados (el 38 por ciento) confirman que, aunque tienen una solución para Big Data, necesitan un plan estratégico para aprovechar todas las ventajas de esta tendencia.

Pero aquí el punto: a escala global, más de un tercio de los responsables de TI consultados consideró que el Big Data será una prioridad estratégica para sus compañías en 2013 y en los próximos cinco años. Argentina no fue la excepción, dado que el 89% coincidió en la afirmación.

¿Qué ha pasado en lo que va del 2013 que ya cierra el telón? En Argentina, 01Market junto a CXO Community llevaron a cabo uno de los primeros estudios respecto del ámbito empresarial y Big Data, convocando a CEO´s, Directores y Gerentes de empresas. 

Lejos, muy lejos 

Los resultados de las encuestas no alientan en verdad, reflejan el nivel de desconocimiento sobre la definición y alcance debido a su actual etapa de difusión y la ausencia de herramientas analíticas maduras para la gestión de datos.

-Si bien más de un 65% está al tanto de los alcances de Big Data, el 79,66% de las empresas encuestadas señalaron que no llevaron a cabo estrategias concretas de datos durante el 2013 tanto a nivel interno como externo.

big

-Solo un 15,25% de los encuestados, considerados early adapter -adaptadores tempranos-  ya desarrollan algún método dirigido a datos.

-En cuanto a datos online públicos de Internet, un 50% realiza algún tipo de monitoreo sobre los datos, es decir, comienza a comprenderse la necesidad de éste tipo de acciones. De acuerdo con lo que detalla el informe, ocurre lo propio sobre todo para las empresas que realizan campañas de marketing, publicidad o viralidad en redes sociales  y desean conocer el impacto de las opiniones de los usuarios y  su valor  marca como primer paso.

¿Cuál es la naturaleza de esas herramientas? Son herramientas analíticas de primera generación que se focalizan en seguimiento de comentarios de redes sociales y páginas RSS, la mayor madurez o sofisticación de esas herramientas se espera para un poco más adelante.

-Finalmente, para 2014, un 57% manifiesta que tiene pensado implementar algún proyecto de Big Data, Business Intelligence o Analytics.

big 2

Segunda ola 

Franco Di Masi, Management Technical Specialist de IBM señaló recientemente a la publicación Information Technology que el país se encuentra en una segunda etapa en lo que refiere a Big Data, en coincidencia con el estudio citado: “La primera era que lo conocieran. Ahora ya saben lo que es; llega la etapa de pensar cómo lo pueden usar en sus compañías, cómo pueden extender el negocio”

Asimismo, aseguró, también en coincidencia con lo que opina Juan Damia, que las mayores oportunidades aparecen mayoritariamente en los segmentos de telecomunicaciones y banca.

Por otra parte, Dirk deRoss, referente de Big Data en IBM, afirmó a la publicación que estima que se le presta mucha atención a los medios sociales e insistió en la necesidad de apuntar a otras fuentes de datos complementarias e igualmente valiosas.

“Pero no toda la información de los medios sociales es valiosa. Distinguir lo que es valioso de lo que no lo es resulta un problema dificultoso, abruma a la gente, y hace que dejen de lado a Big Data tempranamente. Pero hay una inmensa cantidad de fuentes de información disponibles. Como, por ejemplo, las iniciativas de Open Data impulsadas por algunos gobiernos. Y allí hay información potencialmente valiosa. No creo en la idea de una cara interna y otra externa. Lo que veo es un solo repositorio. La clave es alimentarse de diferentes fuentes de información” 

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa