Créditos 2.0: Startups que cambian la forma de obtener financiamiento

tree
En América Latina, hay varios casos de startups que están modificando los términos clásicos de préstamo y crédito por el medio online.

Internet está incidiendo en los mecanismos de acceder al dinero. Como es natural, al principio surgen emprendimientos que replican los modelos de negocios tradicionales, pero con el tiempo van apareciendo nuevos modelos, que integran la lógica de internet desde el comienzo. En América Latina, hay varios casos de startups que están modificando los términos clásicos de préstamo.

Los bancos en internet

El desarrollo de los canales online de los bancos no ha ido al mismo ritmo que los avances de la tecnología y de la cada vez mayor penetración de internet. Salvo excepciones, la experiencia del usuario dentro de los sitios de los bancos se siente anticuada.

Además, la forma de captar nuevos clientes que deseen obtener un crédito o conseguir una tarjeta suele transformarse en un trámite extenso y engorroso. Por lo general, el usuario se enfrenta a formularios que no han sido optimizados.

En otras palabras, la experiencia que ofrecen los bancos es una réplica digital de la misma experiencia que dan en cualquiera de sus agencias.

Intermediarios online

Varias empresas han aprovechado el rezago de los bancos en esta materia, y han comenzado a ofrecer servicios como intermediarios entre los usuarios y las empresas que ofrecen créditos. Tal es el caso de Crediclick (Argentina) y de Rápido y Fácil (Uruguay, con expansión a Perú y Colombia).

Otras han incorporado la habilidad de comparar diferentes opciones, tales como El Mejor Trato (Argentina, Brasil, Colombia y México), Comparabien (de Perú, en expansión hacia Brasil, Chile, Colombia, México) o Comparamejor (Colombia). Estos sitios, además, suelen incluir otras opciones, como la comparación de seguros, tarjetas y otros servicios.

Este tipo de emprendimiento aprovecha el lenguaje de internet y le aportan valor al usuario al permitirle conocer de antemano costos, características y requisitos de los productos. Sin embargo, estos ejemplos continúan trabajando con actores tradicionales del mercado de financiamiento. Es por eso que es momento de conocer herramientas pensadas de, desde y para internet.

Financiamiento 2.0

Lenddo

El caso de Lenddo es un ejemplo cabal. Se trata de una herramienta que ofrece créditos a usuarios en internet, pero con la particularidad de que el scoring se realiza tomando en cuenta la reputación del usuario y sus conexiones en las redes sociales. Es decir que este método se desentiende de las prácticas de scoring tradicional (Datacrédito, en Colombia; el Buró de Crédito en México) y crea su propio algoritmo, en función de la reputación online de cada usuario. Cada usuario puede ir creando su red de confianza y sumando puntos para ir mejorando su reputación. Esta startup surgió en Filipinas y se ha expandido hacia Colombia y México.

Afluenta y Cumplo

Afluenta es una plataforma de préstamos online entre personas. El funcionamiento es sencillo. Actualmente trabaja en el mercado argentino.

Por un lado, el solicitante completa un formulario en el que especifica el monto que necesita y el plazo y la tasa que desearía. Por otra, Afluenta le presenta esta solicitud a inversores, quienes compiten en una subasta. Quien ofrezca las mejores condiciones será quien ganará.

Un procedimiento similar es el que está detrás de Cumplo.cl, una de las startups con mayor difusión en el último tiempo, gracias a menciones de Mashable y The Next Web. Esta empresa trabaja en Chile.

Estas startups adaptan los procesos que popularizaron Prosper y Lending Club en Estados Unidos, y Zopa en Inglaterra; y que desafían la lógica vertical de los bancos y proponen un trato horizontal entre las partes, en sintonía con los tiempos que corren.