Como aprendí a amar la Nube

drstrangelove
Sea cuál sea tu posición ante las tecnologías de la nube, no se puede escapar al hecho que la cloud computing tiene la atención de todo el mundo.

Sea cuál sea tu posición ante  las tecnologías de la nube, no se puede escapar al hecho que la cloud computing tiene la atención de todo el mundo.

Algunos ejecutivos de negocios lo ven como una oportunidad para reestructurar financieramente sus gastos de TI.  Otros se enfocan en el riesgo que implica poner su data en las manos de un tercero. Mientras los hay quienes lo ven como una oportunidad para enfocarse en su negocio principal sin tener que preocuparse por si la infraestructura del equipo será capaz de hacer el trabajo.

Mientras los equipos de TI deben asegurar que los sistemas son seguros y que los datos están asegurados, es irónico que, al centrarse demasiado en los riesgos de cortes y fugas, muchos CIOs se están exponiendo tanto ellos como a sus empleadores, a un riesgo mucho mayor: el riesgo de perder las oportunidades que presentan las nuevas tecnologías emergentes de cloud computing.

Las personas que proporcionen el mayor valor a su empleador serán los que se aproximen a la nube preguntándose “¿qué podemos ahora logramos que antes era inconcebible?”

Mientras hay muchos argumentos que distraen sobre qué constituye la nube, la característica principal que la diferencia de los enfoques más tradicionales es que la nube ofrece la libertad de ser notable: la libertad para que un negocio se enfoque en lo que mejor sabe hacer.

Los enfoques tradicionales de TI ven la adquisición de equipo especializado para cada proyecto, con cada nuevo sistema que requiere nuevos equipos y la administración. Esto conduce a que incremente cada vez la complejidad de TI, con el departamento de TI trabajando para evitar que las cosas se salgan de control.

En muchos casos, esto ha llevado a una percepción de que el departamento de TI es el problema, y muchos presupuestos de TI se están desplazando a la comercialización como resultado. Bajo un modelo de nube, TI debe evolucionar para convertirse en una reserva en la cual los nuevos equipos se obtienen al instante, y en una plataforma de apoyo sean cual sean las demandas que el negocio o el mercado exige,  adaptándose para satisfacer las cambiantes demandas. Mientras que los enfoques tradicionales añaden complejidad, la nube proporciona la libertad para centrarse en los imperativos del negocio.

Los líderes de TI quienes aceptan la cloud computing como un facilitador no serán vistos como obstáculos por los departamentos de marketing y ventas. Sobre todo cuando se adoptan enfoques Open Cloud como OpenStack, que superan los proveedores de tecnología y permiten alojamiento de datos en la empresa, fuera de las instalaciones, o una mezcla de los dos.

La computación en nube permite a las empresas aprovechar las relaciones que sus clientes tienen entre sí. Por el precio de un café, las empresas son capaces de experimentar con las nuevas tecnologías rentando equipos para las pocas horas que se necesitan para probar una idea. Pueden actualizar continuamente su presencia en la web en respuesta a los constantes cambios en los patrones de comportamiento. Pueden seguir adelante con una iniciativa sabiendo que si excede más allá de sus expectativas, la plataforma puede crecer para adaptarse a ella, y luego encogerse cuando el trabajo está hecho. Pueden escalar mientras se mantiene una relación especial con cada cliente individual. Se pueden identificar tendencias y hacer predicciones basadas en el análisis de cantidades sin precedentes de datos. Sus empleados pueden colaborar, encontrar información y responder a los acontecimientos y demandas de los clientes con mucha más agilidad que nunca.

Los CEOs necesitan entender que las oportunidades para sobresalir nunca han sido mejores. Ellos pueden ayudar a que sus empresas tengan éxito en la capitalización, dejando claro a sus CIOs que ya no es suficiente con asegurar que los sistemas operativos están operando y que los datos están seguros.

La computación en nube abre oportunidades para la igualdad de condiciones como nunca antes, y CEOs necesitan avisar a sus CIOs de que tienen que ser los primeros en llegar a la próxima ola de innovación o habrá más riesgo que solo sus puestos de trabajo.